renting

¿Merece la pena tener un vehículo con un renting?

Imagina que pudieses estrenar un coche cada año sin preocuparte por pagar el seguro, las revisiones o el impuesto de circulación. A cambio solo tendrías que pagar una cuota fija todos los meses. ¿Suena bien? Pues ahora deja de imaginar porque esto que te contamos ya existe: se llama renting y, como todo en la vida, tiene ventajas e inconvenientes.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Aunque todos sabemos que lo ideal es ahorrar para pagar la compra de un vehículo al contado, la mayoría de la gente acaba financiándolo, es decir, solicitando un préstamo al banco para poder pagarlo. También los concesionarios ofrecen financiaciones para asegurar la compra en caliente.

¿Qué es el renting?

El renting es una fórmula alternativa de financiación dirigida a personas que no pueden o no quieren pagar su vehículo al contado y que tampoco quieren financiarlo de la forma convencional.

Se trata de una operación de alquiler mediante la cual un intermediario (sociedad de renting) compra el vehículo que has elegido y lo pone a tu disposición a cambio de un alquiler mensual.

El alquiler mínimo suele ser de doce meses, casi nunca menos, y puede alargarse hasta los cuatro o cinco años. Durante el tiempo que dura el contrato no tienes que preocuparte por mantenimiento, reparaciones o seguros… La cuota fija incluye todos esos gastos. Tú solo pagarás el alquiler y el combustible que consuma el vehículo.

En este artículo repasaremos las ventajas y desventajas del renting para que puedas tener una opinión objetiva sobre si es o no una buena idea adquirir un vehículo con esta fórmula.

Ventajas del renting

Estas son las principales ventajas que ofrece el renting de vehículos:

  1. Vehículos para todos los bolsillos. En función de lo que quieras pagar cada mes podrás alquilar un vehículo u otro. El abanico de opciones es enorme.
  2. Pagas una cuota fija y nada más. No hay entrada de dinero ni tampoco pago de intereses. Pagas tu cuota fija de alquiler y te olvidas de todo lo demás.
  3. No tienes que pagar un seguro porque en la cuota que pagas ya está incluida la parte proporcional del importe de la póliza. Normalmente es un seguro a todo riesgo sin franquicia.
  4. Tampoco pagas las revisiones periódicas (como los cambios de aceite), ni las averías o la sustitución de neumáticos. Todo esos gastos también se incluyen en la cuota fija.
  5. Puedes cambiar de coche cada vez que acabes el contrato, por lo que siempre conducirás un vehículo nuevo.
  6. Si al finalizar el contrato quieres seguir con el mismo vehículo puedes estudiar una ampliación o bien comprar el vehículo por el importe previo que acuerdes con el arrendatario.

Parece irresistible, ¿verdad? Sigue leyendo para tener toda la información.

Inconvenientes del renting

No todo son ventajas. El renting de vehículos también tiene importantes inconvenientes:

  1. El coche no es tuyo en ningún momento, sino de la empresa que te lo alquila, por lo que a efectos prácticos es como una deuda que nunca se acaba. Cada mes pagas por el coche pero este nunca va a ser a ser tuyo.
  2. No puedes cancelar el contrato y si lo haces tendrás que pagar una penalización por cancelación anticipada. Ya te avisamos que son caras estas penalizaciones.
  3. No puedes sobrepasar el número de kilómetros establecido en el contrato y si lo haces tienes que pagar una penalización. Eso sí, si no llegas también te abonan la diferencia.
  4. Solo puedes llevar el vehículo a los talleres acordados que te indique la compañía de renting.
  5. No puedes personalizar el coche a tu gusto ni modificar su estado original. No podrás tintar las lunas traseras o elegir el tipo de neumático. Tendrías que pedir permiso a la compañía y esta darle el visto bueno.

Se podría decir que es una fórmula de financiación dirigida a autónomos y empresas, ya que les permite disfrutar de algunas ventajas fiscales.  El particular de a pie, al tratarse de un alquiler convencional, no tiene derecho a ninguna deducción fiscal.

 

¿Buscas una ayuda extra? En Vivus te ofrecemos un micropréstamos online de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!