Ahorrar jugando

Ahorrar jugando: la gamificación al servicio de tu economía

Dicen que para ahorrar basta con no gastar más de lo que se ingresa. El problema es que algo tan aparentemente sencillo como adaptar el nivel de gastos a tus ingresos termina siendo una quimera para millones de personas que no logran ahorrar nada. Para solucionar este problema, juguemos. Sí, has leído bien: vamos a ahorrar jugando.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Cuando convertimos una actividad en un juego con el objetivo de mejorar los resultados en la misma estamos practicando la gamificación. En otras palabras, la gamificación consiste en utilizar mecanismos relacionados con el entorno de los juegos para aumentar la motivación y conseguir resultados más positivos.

Aunque parezca enrevesado, trasladar este concepto al ahorro es muy fácil. Varias son las pautas que puedes adoptar para ahorrar jugando y de esta forma utilizar la gamificación como una herramienta al servicio de tu economía doméstica. Veamos algunos ejemplos.

Ejemplos divertidos para ahorrar jugando

1º. Establece metas sencillas.

Mucha gente que quiere ahorrar se fija metas del tipo “quiero ahorrar 10.000 euros en dos años” o “quiero ahorrar 200.000 euros para mi jubilación”. El problema es que estas metas son difíciles de cuantificar en el día a día. Por ejemplo, para ahorrar 200.000 euros en 35 años, ¿cuánto debes ahorrar cada día? ¿O cada semana?

Es más fácil fijar una meta sencilla que sirva como camino intermedio para alcanzar una meta mucho más compleja. Por ejemplo, “voy a hacer una transferencia de 15 euros cada semana a mi cuenta de ahorro”. Eso generaría un ahorro de 780 euros anuales. O puedes usar el reto de las 52 semanas para ahorrar casi 1.400 euros en el año.

Con metas fáciles de cuantificar la motivación es mayor, por lo que ahorrar es más fácil.

2º. Premia tus logros.

Otra opción para aumentar tu motivación ahorrando es premiarte cuando alcances ciertos logros. Por ejemplo, “cuando acabe el reto de las 52 semanas me iré un fin de semana a una casa rural con mi pareja”. O “cuando ahorre 2.000 euros me compraré esos zapatos que tanto me gustan”.

Lo ideal es que a lo largo del año puedas disfrutar de cómo mínimo tres premios por alcanzar tres logros diferentes. También puedes incluir un premio extraordinario del tipo “cuando ahorre 20.000 euros me voy quince días de vacaciones a Cádiz”.

3º. Usa la tecnología.

Tanto en Android como en iOS existen infinidad de apps diseñadas para ayudarte a ahorrar. Algunos ejemplos son Spendee o Spender, que registran y clasifican tus ingresos y gastos con interfaces intuitivas y muy gráficas; o Arbor, que te permite ahorrar los redondeos de tus compras e incluso aplicar el método de las 52 semanas en tu cuenta corriente.

Existen otras como Digit, que te guarda pequeñas cantidades de dinero para pagar las facturas; Qapital, ideal para autónomos que quieren ahorrar en su día a día; o RetailMeNot, muy útil para ahorrar si sueles utilizar cupones de descuentos.

En todos los casos, el objetivo es ahorrar más y mejor de una forma más divertida y evitando caer en la desidia de tener que privarte de algo para que a final de mes hayas conseguido no gastar el 10 o el 20 % de tus ingresos. ¡Ahorrar jugando is funny!

 

¿Necesitas una ayuda extra? En Vivus tenemos nuestros créditos rapidos  con los que te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para que hagas frente a cualquier imprevisto de forma sencilla. ¡En 10 minuto y sin apenas papeleo!