Vuelve

Cómo tomar el pulso a tu salud financiera en seis pasos

12/9/2022
Autor
Vivus

Tu salud financiera depende de realizar diferentes acciones que, a base de repetirlas, se acaban convirtiendo en hábitos. Lo importante es saber tomarle el pulso de manera adecuada: identificar la forma en que se gasta el dinero,cómo se ahorra o se planifica o el uso que se hace de tarjetas de crédito o préstamos personales. Y valorar si conviene hacer cambios controlando todas estas variables.

Por eso, a continuación, te damos una serie de consejos para tomar el pulso a tu salud financiera. Así, podrás alcanzar tus objetivos financieros de una forma mucho más sencilla y adquirirás ciertos hábitos que serán imprescindibles a largo plazo.

Consejos para tomar el pulso a tu salud financiera

Haz un presupuesto

El presupuesto es un documento esencial para tomarle el pulso a tu salud financiera. Básicamente, es el lugar donde se reflejan todos los ingresos y gastos de un determinado periodo. Con toda esta información, podrás saber cuáles son tus fuentes de ingresos, los gastos básicos y aquellos prescindibles, etc.

La importancia de un presupuesto radica no solo en tener constancia por escrito de todas las partidas de gasto, sino, y sobre todo, por la necesidad de tener un control sobre tus finanzas personales y seguirlo, en la medida de lo posible, al pie de la letra. Si practicas este hábito de forma periódica, tu salud financiera mejorará de forma notable.

Localiza tus gastos

Uno de los ejercicios más sanos para mantener tus finanzas a raya es identificar por dónde se va tu dinero. No se trata de recortar aquellos gastos hormiga que,si bien son también relevantes, no influyen de manera significativa en tu salud financiera.

En realidad, hay que tomar conciencia sobre las principales vías de escape de tus ingresos, y tomar decisiones adecuadas para perder tanto dinero.

Existen algunas fórmulas básicas que evitan que los gastos se te vayan de las manos. Entre ellas, destaca la fórmula del 50/30/20, que básicamente viene a separar los porcentajes de las partidas de gasto en las siguientes rúbricas:

●     El 50% se destina a los gastos básicos y que no se pueden recortar, como los suministros, el pago de las deudas, ropa o alimentación.

●     El 30% se destina a gastos personales, que son prescindibles, fundamentalmente cualquier actividad de ocio, como cine,restaurantes o salidas nocturnas.

●     El 20% restante se destina al ahorro, de manera que una buena parte del presupuesto se fija en ahorro.

Revisa tus deudas y si puedes amortizarlas

Aunque no todas las deudas son malas per se, lo cierto es que algunas de ellas sí que pueden poner en jaque tu salud financiera. En estos casos, debes revisar tus deudas y verificar si alguna de ellas pueden ser susceptibles de ser amortizadas. Para ello, se pueden seguir varios pasos:

●     Hacer un listado de todas las deudas contraídas, con la cantidad pendiente de amortización y los intereses.

●     Ordenarlas en función del tipo de interés de cada una de ellas, colocando en primer lugar aquellas que exijan un mayor desembolso.

●     Ir amortizando, en la medida de lo posible, aquellas deudas que conlleven un mayor pago de intereses. No obstante,también puede ser interesante amortizar por completo las deudas que tengan menor capital pendiente de amortización para ir eliminando deudas pendientes.

Un colchón para tu tranquilidad

Desde el punto de vista de la planificación de tus finanzas personales, los inicios nunca son fáciles, ya que cualquier imprevisto puede poner en jaque tu presupuesto. El motivo es que no tienes margen para gastos no previstos. Por esta razón, tener un colchón financiero es garantía de tranquilidad y libertad financiera.

Para establecer la cantidad adecuada, debes conocer primero tu situación financiera y después hacer una previsión de cuánto puedes aportar. Los expertos recomiendan que este fondo de emergencia esté dotado con, al menos, el equivalente a entre tres y seis meses de gastos personales, dependiendo de tus necesidades e intereses.

Busca fuentes de ingresos adicionales

Aunque no es una tarea sencilla (o, al menos,tan sencilla como recortar tus gastos), siempre puedes obtener fuentes de ingresos alternativas a las tradicionales.

En la actualidad, las nuevas tecnologías permiten obtener ingresos extraordinarios sin apenas inversión inicial. Entre ellas, destacan las siguientes:

●     Impartiendo cursos online. Existen plataformas específicas como Udemy, Wisboo o Teachable que sirven como punto de encuentro entre aquellos que quieren impartir clases y quienes quieren recibirlas.

●     Mediante marketing de afiliados, que no son más que sitios webs que se basan en dar opiniones sobre determinados productos.Después, si un consumidor compra desde la web en la que se publicó la reseña,el usuario recibe una comisión. Algunas plataformas son Amazon Associates, Hostinger o el programa de afiliados de Shopify.

●     Vendiendo fotos y vídeos de stock: si te gusta hacer y editar fotos y vídeos, también puedes conseguir ingresos extraordinarios vendiendo tus imágenes a sitios web de stock, como iStockPhotoo ShutterStock en el caso de las fotos, y VideoHive o Pond5 en caso de los vídeos.

●     Vendiendo productos de segunda mano que ya no utilices. Puedes aprovechar las plataformas de segunda mano disponibles en internet, como Wallapop o MilAnuncios.

Invierte y genera rentas pasivas

La inflación es uno de los elementos más perjudiciales para los ahorradores. Por eso, ahorrar ya no es suficiente; es necesario que el dinero genere una rentabilidad que, al menos, supere los niveles del crecimiento de precios para evitar perder poder adquisitivo.

Esto es especialmente importante a largo plazo, cuando la pérdida de valor de una moneda puede llegar a ser realmente devastadora para tu dinero. 

Al invertir, no solo estás preservando tu capital, sino también estás adquiriendo un hábito muy saludable para tus finanzas personales. Si lo haces alargo plazo y en productos que generen cierta rentabilidad, estarás generando un rendimiento que te permitirá generar rentas pasivas e incluso alcanzar la libertad financiera.

¿Quieres tu primer préstamo ya?

Consigue tus primeros 300€ sin intereses ni comisiones, y devuélvelos en 30 días

Solicita tu crédito ahora

Artículos Relacionados