administrar tu dinero

Cómo crear el sistema perfecto para administrar tu dinero

Si te cuesta horrores sobrevivir a tus gastos en la última semana del mes, no ahorras ni un solo euro y sientes que el dinero desaparece de tu bolsillo sin saber exactamente como, es evidente que necesitas empezar a administrar tu dinero de una forma más efectiva.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Para ahorrar y tener una economía saneada es fundamental disponer de un método que te permita gastar menos dinero del que ingresas. Esto no es nada difícil. De hecho, es mucho más fácil de lo que crees. Tan convencidos estamos en Vivus de lo que afirmamos que vamos a enseñarte a crear el sistema perfecto para administrar tu dinero.

Administrar tu dinero de manera eficiente es fácil si sabes cómo hacerlo

  1. Pon un objetivo financiero en tu vida.

Ha de ser algo cuantificable. Por ejemplo, “quiero cancelar la deuda del coche” o “quiero ahorrar 6.000 euros en un año”. No sirven objetivos del tipo “quiero ganar mucho dinero” o “quiero hacerme rico”.

Afina y concreta al máximo tu meta financiera. Una vez definida, apúntala en algún sitio para recordarla todos los días. Por ejemplo, en un post-it en el frigorífico o como fondo de escritorio de tu ordenador. Esto te ayudará a recordar que quieres empezar a administrar tu dinero de manera correcta.

  1. Identifica y categoriza tus gastos.

Una de las claves para empezar a administrar tu dinero es hacer un listado en el que aparezcan todos y cada uno de tus gastos clasificados en dos categorías: gastos fijos y gastos variables. Los primeros son aquellos cuyo importe conoces de antemano. Por ejemplo, la hipoteca, la cuota del gimnasio o la factura de la fibra óptica.

Por su parte, los gastos variables son aquellos cuyo importe cambia todos los meses, como el gasto en combustible, en alimentación o la factura eléctrica. Aunque es imposible predecir exactamente lo que gastaremos en estas partidas, sí que deberíamos ser capaces de preverlo con un error del +/-20%.

  1. Analiza tus gastos.

Piensa en cuáles de esos gastos que aparecen en tu lista son necesarios y cuáles te impiden alcanzar tu sueño de administrar tu dinero de manera eficiente.

  • ¿La cuota que pagas por la deuda de la tarjeta de crédito te permite vivir mejor o te quita libertad mes a mes?
  • ¿El dinero que gastas en el gimnasio mejora tu calidad de vida o podrías hacer deporte en el exterior respirando aire puro?
  • ¿El alquiler que pagas es justo o crees que demasiado elevado?
  • ¿Podrías gastar menos en telefonía e internet con una tarifa más económica?
  1. Pasa a la acción: reduce y elimina los gastos que te impiden alcanzar tu objetivo.

Puedes empezar por cancelar las deudas que te asfixian, te quitan libertad y te obligan a trabajar para pagarlas.  Mi compañero Remo ya nos explicó en una ocasión cuál era el método definitivo para acabar con las deudas. Es un artículo brillante, así que deberías ponerlo en práctica hoy mismo.

Con el resto de gastos, prioriza. Si un gasto no te aporta valor, elimínalo. Cuando eliminar el gasto no sea posible, redúcelo todo lo que puedas. Todos los gastos variables pueden ser reducidos en mayor o menor medida. A largo plazo, incluso los gastos fijos son revisables y susceptibles de reducción.

  1. Vive ligero, vive feliz.

Encierra bajo llave al consumidor compulsivo que llevas dentro y aprende a vivir ligero. No necesitas salir a cenar fuera todos los fines de semana ni gastar tanto dinero en ocio. Tampoco necesitas comprarte ropa de marca o ese coche tan caro. Has de aprender a vivir con menos para ser feliz.

Para lograrlo, deberías revisar y ajustar periódicamente tu estructura de gastos fijos y variables. No te pedimos que vivas una vida austera o rácana, sino todo lo contrario. Gasta tu dinero en aquello que te haga ser feliz y no en cosas que te esclavizan.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!