salir de la ruina

Cómo salir de la ruina y lograr estabilidad económica en 3 pasos

Muchas personas tienen dificultades para llegar a final de mes y sienten que han perdido el control sobre su dinero. Por más ganas que le echan, su inestabilidad económica es cada vez mayor y cada día se hacen la misma pregunta: ¿qué estoy haciendo mal? ¿Es posible salir de la ruina?

Por difícil que pueda parecer, los problemas económicos casi siempre tienen solución. En este artículo hemos preparado una hoja de ruta que, en tres sencillos pasos, le permitirá a cualquier persona salir de la ruina y empezar a tener estabilidad económica.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Salir de la ruina es fácil si sabes cómo hacerlo

1. Crea un mini fondo de emergencias con el que repeler deudas.

Ponte en situación. No tienes ni un solo euro ahorrado y sobrevives como puedes los últimos días de cada mes. Un día cualquier se rompe tu coche y la reparación cuesta 500 euros. No tienes ese dinero. ¿Qué harás para obtenerlo?

¿Tirar de tarjeta de crédito? ¿Solicitar un préstamo personal?

En definitiva, recurrir a las deudas. No tienes más alternativas. El problema es que vas a tener un gasto nuevo cada mes: la cuota a pagar para devolver el dinero prestado. Si tu situación económica era mala antes de la avería del coche, ahora es peor. Y así es imposible salir de la ruina

Para que un imprevisto como este no te pille sin red de seguridad, debes ahorrar 1.000 euros con la mayor brevedad posible.

Este será el primer paso para salir de la ruina y lograr estabilidad económica: ahorrarás mil euros que solo podrás utilizar cuando se presente una emergencia económica. Ese dinero será tu cordón sanitario frente a las deudas.

Pero ¿cómo ahorrar 1.000 euros si no llegas a final de mes?

Pues es más sencillo de lo que crees. Aunque cada persona encontrará su fórmula particular, te damos tres consejos:

Antes de que te des cuenta tendrás los 1.000 euros ahorrados. Para evitar el impulso de gastarlo, deposítalos en una cuenta de ahorros independiente de tu cuenta corriente.

Ya tienes tu mini fondo de emergencias para evitar deudas. Seguimos.

2. Elimina tus deudas.

El siguiente paso para salir de la ruina consiste en acabar una a una con todas las deudas que tengas, salvo la de la hipoteca.

Para conseguirlo te proponemos que uses un método conocido como bola de nieve, pronto entenderás por qué. Este método tiene las siguientes etapas:

  1. Ordena tus deudas de menor a mayor cuantía: ese será el orden en el que las eliminarás.
  2. Centra todos tus esfuerzos en cancelar la deuda más pequeña. Cada mes, ahorra un poco de dinero y destínalo a pagar esta deuda. Se constante y no decaigas.
  3. Cuando la primera deuda esté cancelada, utiliza el dinero que usabas para pagarla en cancelar la segunda deuda. Si, por ejemplo, al cancelar la deuda 1 dejas de pagar 60 euros, ese dinero lo usarás para pagar la deuda 2.
  4. Repite el proceso hasta cancelar todas tus deudas. El efecto bola de nieve será cada vez mayor, por lo que cada vez te costará menos ir cancelando deudas.

Este es el paso más difícil de llevar a cabo, el que más esfuerzo te va a requerir y el que más tiempo va a necesitar. Sin embargo, también es el más importante de todos.

Si lo aplicas, saldrás de la ruina y estarás más cerca de sanear tu economía doméstica.

3. Crea tu fondo de emergencia.

Si todo ha salido bien hasta ahora deberías tener los 1.000 euros del paso 1 en una cuenta de ahorros y ni una sola deuda, solo la hipoteca.

El último paso hacia la estabilidad económica consiste en crear un fondo de emergencias, es decir, en reunir unos ahorros que te den tranquilidad frente a cualquier imprevisto que pueda afectar a tu economía doméstica.

Su importe debería ser suficiente para cubrir entre 4 y 6 meses de tus gastos mensuales totales. Si tus gastos son de 1.000 euros al mes, el fondo de emergencias ha de ser de entre 4 y 6 mil euros.

Como ya no estás endeudado, ahorrar este dinero no será un problema. ¿Cuánto pagabas antes en deudas? ¿300 euros mensuales? Pues eso es lo mínimo que podrás ahorrar cada mes para tu fondo de emergencias. En solo 14 meses tendrás más de 4.000 euros ahorrados.

El resultado de aplicar estos tres pasos es que tus finanzas personales darán un giro de 180 grados. Dejarás de vivir en la mediocridad y casi arruinado y empezarás a tener una economía saneada y sin deudas.

¿Merece la pena el esfuerzo? No tengas duda de que sí.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rapido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!