herramientas de teletrabajo

7 herramientas de teletrabajo que necesitas para trabajar desde casa

¿Necesitas herramientas de teletrabajo y no sabes cuáles utilizar? El coronavirus ha obligado a muchas personas a trabajar desde casa por primera vez en sus vidas. Por desgracia, España es uno de los países de Europa con menos experiencia en este terreno.

Con este artículo vamos a intentar arrojar un poco de luz recomendándote 7 herramientas (o 7 categorías de herramientas, para ser más precisos) que van a ayudarte, y mucho, a trabajar desde casa.

Lee también: Ventajas e inconvenientes del teletrabajo

Siete herramientas de teletrabajo indispensables para poder trabajar desde casa

 

  1. Correo electrónico.

El correo electrónico es la herramienta más importante de todas y, con toda seguridad, la que más vas a usar mientras teletrabajas. Aunque si lo utilizas mal puede convertirse en un devorador de tu productividad (hay alternativas más eficientes), lo cierto es que hoy por hoy es imprescindible.

El de Gmail es el más utilizado de todos, y no nos extraña. Alternativas como Hotmail o Yahoo, entre otras muchas, no llegan a ser tan eficientes. Además, si tu empresa usa algún cliente de correo electrónico tipo Webmail para los correos corporativos, podrás integrarlo fácilmente en el propio Gmail.

 

  1. Almacenamiento en la nube.

Te guste o no, necesitas una nube en la que guardar tus archivos como herramienta de teletrabajo. Almacenarlos en local (por ejemplo, en el disco duro de tu ordenador o en un pendrive) es innecesariamente peligroso. ¿Y si se rompe? ¿Vas a arriesgarte a perder todo tu trabajo?

Como ya te explicamos en otra ocasión, las mejores alternativas para guardar tus documentos en la nube son Dropbox, Google One, iCloud, Microsoft OneDrive, Amazon Cloud Drive y Mega, aunque hay muchas más.

En nuestra opinión, una de las mejores opciones es Google One, que no es más que la nube de Google, con Drive, Google Fotos y otros servicios extras. Además, es muy barato. Si los 15 GB de almacenamiento gratuito se te quedan pequeños, por 1,99 euros al mes podrás disfrutar de 100 GB.

 

  1. Suite de ofimática.

 Raro será que trabajando desde casa (y delante de un ordenador) no tengas que crear algún documento de texto, una hoja de cálculo o hacer alguna presentación. Por tanto, necesitas sí o sí una suite de ofimática que, preferiblemente, te permita crear estos documentos de forma online y desde tu navegador.

Microsoft Office (con sus programas Word, Excel, Power Point…) ha sido la suite ofimática por excelencia de la mayoría de las empresa del mundo. Sin embargo, con la llegada de internet y, concretamente, de Google, cada vez más negocios se están pasando a Google Drive.

La ventaja número uno de Google Drive es que es gratuito, mientras que Microsoft Office cuesta dinero. Además, puestos a trabajar en la nube y de forma colaborativa con otras personas de la oficina, Drive no tiene competencia. Es sencillamente espectacular.

 

  1. Planificador de tareas.

Un planificador de tareas es una herramienta que te permite hacer un seguimiento de las tareas que tienes pendientes, de las que estás haciendo o de las que ya has realizado. Si quieres poner un poco de orden en tu oficina casera, más vale que te acostumbres a utilizarlo.

Si no quieres salir del entorno Google, una de las mejores opciones es Google Keep. Podrás hacer listas de tareas a tu antojo, clasificarlas por categorías, añadir imágenes y archivos de todo tipo, etc. Además, está perfectamente sincronizado con Gmail y con Drive.

Si prefieres una aplicación de tareas más sencilla y más visual, te recomendamos Taskade. Además de que su interfaz es muy agradable a la vista y de que es gratuita, permite gestionar fácilmente trabajos en equipo (organizar las tareas de cada miembro, asignar roles, hacer seguimiento…).

 

Lee también: Las mejores apps para hacer videoconferencias si trabajas desde casa

  1. Gestor de proyectos.

En según qué entornos de trabajo, un planificador de tareas puede quedarse pequeño. En estos casos, lo ideal es hacer uso de un gestor de proyectos, que no es más que una aplicación que permite organizar en un solo lugar todo el trabajo (e incluso todo el trabajo de tu empresa).

En el mercado hay muchos y para todos los gustos. Si tuviésemos que quedarnos con uno, posiblemente sería con Trello, una especie de tablón de notas online desde el que gestionar tareas, listas, clientes, proveedores… Sea cual sea tu trabajo, seguro que puedes meterlo en Trello y mejorar tu productividad.

Otro gestor muy bueno es Asana. Por las funciones que incorpora y las posibilidades que ofrece, esta herramienta no compite directamente con Trello, sino que puede utilizarse de forma complementaria para llevar la productividad personal a otro nivel.

 

  1. Herramienta para la comunicación.

 Teletrabajar no significa necesariamente trabajar a solas. La mayoría de las personas que trabajen desde casa lo hacen en equipo, es decir, con jefes o subordinados en otros confines de la ciudad, del país o del mundo. En estos casos, las herramientas de teletrabajo para comunicación son esenciales para lograr que el trabajo se agilice.

A nivel de comunicación escrita nos quedamos con Slack. Las posibilidades que ofrece esta herramienta son infinitas: permite crear canales, grupos de trabajo, mantener conversaciones privadas, compartir archivos… Eso sí, solo es gratuita hasta 15 personas (y tiene algunas limitaciones en su versión free).

En algunas empresas se ha extendido el uso de Telegram. Esta app de mensajería es muy parecida a Whatsapp, pero con mejoras importantes en privacidad y seguridad.

Si lo que necesitas es hacer videollamadas, cada vez hay más y mejores alternativas. Una de las más extendidas es Zoom, una herramienta basada en la nube que es ideal para reuniones virtuales. Otra opción interesante es Whereby.

 

  1. Crear equipos de trabajo con las herramientas de teletrabajo.

Sobre todo en el caso de los autónomos, emprendedores o freelances que teletrabajan por libre, recomendamos utilizar algún tipo de herramienta que permita crear equipos de trabajo con personas desconocidas.

El objetivo es que no te sientas solo en el mundo digital, sino que conozcas a gente que está en tu misma situación y que pueda echarte una mano, ofrecerte sus conocimientos, darte una opinión constructiva, etc. SinOficina es un ejemplo de comunidad online que comparte estos principios y filosofía.