IAE

¿Qué es el IAE y quién tiene que pagarlo?

Si por fin has tomado la decisión de emprender y vas a darte darte de alta como autónomo o a crear una sociedad, debes saber que tendrás unas obligaciones fiscales. El IAE, o Impuesto de Actividades Económicas, es uno los impuestos que quizás tengas que pagar a Hacienda.

Saber en qué consiste exactamente este tributo, quién está obligado al pago y quién exento, como darse de alta en él o cuáles son sus tarifas es fundamental para evitar errores que puedan costarte un quebradero de cabeza. Porque con Hacienda ya se sabe, los errores pueden terminar saliendo muy caros.

Nuestro objetivo con este artículo es resolver todas estas dudas para que cualquier persona sin conocimientos avanzados en materia fiscal comprenda cómo funciona el Impuesto sobre Actividades Económicas o IAE.

No obstante, somos conscientes de que el IAE es un impuesto complejo y con mucha letra pequeña, por lo que si te quedan dudas sobre si debes pagarlo o sobre cómo darte de alta en él, lo mejor es que te pongas en manos de un asesor fiscal. Él te guiará y se encargará de que cumplas tus obligaciones fiscales de forma correcta.

Y sin más preámbulos, vamos al lío. Te dejamos con nuestra pequeña guía para entender cómo funciona el Impuesto de Actividades Económicas (IAE),  uno de los impuestos municipales más populares de este país.

¿Qué es el IAE y quién debe pagarlo?

El IAE es un impuesto más del sistema tributario español. En concreto, es un impuesto que grava la actividad económica, ya sea empresarial, profesional o artística, dentro del territorio español. Afecta tanto a las personas físicas (los autónomos) como a las jurídicas (las sociedades),

Se trata de un impuesto directo, porque se aplica directamente sobre la obtención de rentas del sujeto pasivo, es decir, grava la obtención o tenencia de riqueza por parte del autónomo o del empresario. Basta con que el estos lleven a cabo una actividad que les genere ingresos económicos para que sea obligatoria su alta en el IAE.

¿Quién está exento de pagar el IAE?

En el caso de los autónomos, no están obligados a pagar este impuesto si realizan una actividad como empresarios individuales. Sin embargo, si se asocian con otros autónomos y crean, por ejemplo, una Comunidad de Bienes o una Sociedad Civil, entonces sí tendrán que pagar el IAE, siempre y cuando lo socios sean personas físicas.

Tampoco tienen que pagar este impuesto, entre otros:

  • Los autónomos o empresas durante sus dos primeros años de actividad.
  • A partir del tercer año solo están obligados si durante el primer año de actividad la cifra de negocios fue superior al millón de euros.
  • Las Administraciones públicas y sus organismos autónomos.
  • Las personas físicas.
  • Las empresas que paguen el Impuesto sobre la Renta de los no Residentes, con determinadas condiciones.
  • Las entidades gestoras de la Seguridad Social y Mutualidades de Previsión social.

A tener en cuenta que existen algunas bonificaciones del IAE. Por ejemplo, del 50% en Ceuta y Melilla.

¿Cómo darse de alta en el IAE?

En el caso de que como autónomo o empresa realices una actividad económica y estés obligado a pagar el IAE, deberás acudir a cualquier delegación de Hacienda a darte de alta en este impuesto antes de iniciar tu actividad. El trámite también puede hacerse de forma online si dispones de certificado digital.

En cualquier de los casos, vas a necesitar el modelo 840 de la Agencia Tributaria. Además, debes tener en cuenta que el IAE se tipifica en epígrafes. Esto significa que, en función de cuál sea tu actividad empresarial, tendrás que darte de alta en uno u otro epígrafe, y ello determinará la cantidad a pagar.

El listado completo de epígrafes del IAE es enorme (te lo dejamos por aquí) y, si te das cuenta, se estructura en tres categorías: actividades empresariales (que abarcan las ganaderas, mineras, industriales, comerciales y de servicios), profesionales y artísticas.

Elegir el epígrafe correcto puede ser un poco confuso así que, para evitar errores, te recomendamos que te dejes asesorar por un profesional. Él te indicará qué epígrafe te corresponde y, en el caso de que realices actividades de varios tipos o prestes varios servicios, en cuántos de ellos tendrás que darte de alta.

En el caso de los autónomos, cuando más adelante se den de alta en Hacienda deberán incluir ese epígrafe del IAE, así como el régimen de tributación, en el Modelo 036 o 037. De esta forma, pasarán a formar parte del Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores de la Agencia Tributaria, trámite obligatorio para poder emitir una factura en España.

¿Cuáles son las tarifas?

Las tarifas del Impuesto de Actividades Económicas están en función del epígrafe que se elija y de la modalidad de pago. El listado completo aparece recogido en el Real Decreto Legislativo 1175/1990, de 28 de septiembre.

En ellos se fijan las cuotas mínimas a pagar, así como las instrucciones para su aplicación. Puede ser una cantidad fija única, una escala de tramos o un porcentaje, y también pueden influir los metros cuadrados del local dónde se realice la actividad.

Además, en algunos epígrafes hay que elegir entre una cuota municipal, provincial o nacional en función del ámbito del trabajo. A esa cuota también hay que aplicarle un coeficiente de ponderación, en función del importe neto de la cifra de negocio.

Vamos, que el cálculo del IAE a pagar en cada caso es bastante confuso, por lo que una vez más, te recomendamos que te dejes asesorar por un profesional en la materia. Él conocerá toda la letra pequeña de este impuesto y evitará que puedas cometer un error en el pago que acabe con una notificación de recargo en tu buzón.

 

¿Necesitas una ayuda extra? En Vivus tenemos nuestros créditos rapidos con los que te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para que hagas frente a cualquier imprevisto de forma sencilla. ¡En 10 minuto y sin apenas papeleo!