Así funciona un pasaporte

Para qué sirve el pasaporte y cómo renovarlo

La preparación de un viaje siempre conlleva tiempo de organización, búsqueda de hoteles y vuelos, así como preparar la documentación necesaria para realizarlo sin contratiempo alguno. Si vas a viajar al extranjero, es fundamental que sepas para qué sirve el pasaporte y cómo puedes renovarlo.

Aunque es seguro que te suena la palabra y que sabes que es necesario para viajar en algunas ocasiones, conocer los trámites, la normativa y en qué momento necesitarás este documento hará que tu viaje sea más cómodo y placentero.

¡No debes dejar este trámite para el último día!

 

Qué es y para qué sirve el pasaporte

El pasaporte es un documento oficial expedido por la Administración Pública competente, el Ministerio del Interior, que autoriza al titular de este a poder entrar y salir de los países. Además, sirve como sistema de identificación para los ciudadanos españoles en el resto de países del mundo.

El pasaporte español permite entrar y salir de 166 estados sin necesidad de solicitar un visado al país de destino. Dentro del espacio Schengen únicamente es necesario el DNI, pero si vamos a viajar fuera de este espacio, debemos portar con nosotros nuestro pasaporte actualizado.

No debemos confundir un pasaporte con un visado. Este último es un documento que se incluye dentro del propio pasaporte y que autoriza a la persona a entrar a un país que no tiene derecho a libre tránsito o del que no es ciudadano, bien para disfrutar de unos días de estancia o de una residencia temporal.

Por lo general, en el caso de los países que no tienen derecho de libre tránsito y que solicitan un visado para que las personas no ciudadanas entren al país, sus ciudadanos también necesitarán un visado para ir a otro territorio, pues estos acuerdos suelen ser bilaterales entre territorios.

 

Tipos de pasaporte

Existen varios tipos:

  1. Pasaporte ordinario: es aquel que se expide para un viaje de trabajo u ocio.
  2. Pasaporte colectivo: se emite para casos específicos relacionados con peregrinaciones o excursiones y únicamente es válido para un viaje que no exceda de los tres meses.
  3. Pasaporte diplomático: es aquel que se entrega a los altos cargos diplomáticos del gobierno español.
  4. Pasaporte oficial y de servicio: es específico para representantes del gobierno en viajes oficiales.

 

Desde el año 2007, nuestro país modificó los antiguos pasaportes, que dejaron de emitirse, para empezar a emitir pasaportes biométricos.

Aunque suena a ciencia ficción, la realidad es que el pasaporte lleva un microchip incorporado en el que está registrada nuestra imagen facial. Además, posee un número de identificación y una firma digital que hacen imposible que esta se falsifique.

 

Cómo renovar el pasaporte

Si nunca antes has solicitado un pasaporte a las autoridades, debes pedir cita a la administración, bien en la página web del Ministerio de Interior o bien llamando al 060.

El día que tengas la cita debes ir en persona con tu DNI en vigor, con una fotografía reciente (si hace más de dos años desde que te renovaste el pasaporte por última vez) y abonar las tasas.

Debes tener cuidado con la fotografía, pues no vale cualquiera. Tiene que reunir ciertos criterios:

  • Debe medir 32×26 milímetros.
  • Fondo blanco y liso.
  • Tomada de frente sin gafas de cristales oscuros.
  • Debe mostrar claramente el óvalo de la cara: cejas, ojos, nariz, boca y mentón.
  • Debe tener buena resolución.

No deberías esperar a que caduque el pasaporte para renovarlo, pues hay oficinas que tienen mucha demanda y tardan varias semanas en atenderte. Desde que al pasaporte le queden 10 meses de vida, podemos acudir a renovarlo.

 

¿Caducan los pasaportes?

El pasaporte tiene una fecha de caducidad que va en función de la edad del titular en la fecha en la que se solicitó dicho documento. Así, los tramos de edades son:

  • Menores de 5 años: el pasaporte tiene un periodo de vigencia de 2 años.
  • Menores de 14 años sin DNI: hasta cumplir los 14 años o cinco años como máximo.
  • Menores de 30 años: el pasaporte es válido para períodos de cinco años.
  • Mayores de 40 años: el pasaporte caducará cada década.

 

Debes tener cuidado también con la fecha de caducidad de tu pasaporte si vas a permanecer hasta después de dicha fecha en el país al que viajas. La mayoría de países permiten que mantengas el pasaporte en vigor mientras dura el viaje, sin embargo, hay otros que requieren que tu pasaporte siga vigente desde uno a seis meses después de tu vuelo de vuelta a casa.

Además, ten en cuenta que al renovar el pasaporte el número de identificación no se conserva, sino que varía con cada pasaporte que tengas. Por tanto, si indicas en las reservas de los vuelos el número antiguo deberás ponerte en contacto con la aerolínea para subsanar este error.

También debes renovarlo si las hojas disponibles para el sello de visados se acaban. Eso sí, en este caso se mantendrá la misma validez del documento.

 

¿Qué hacer si pierdo o me roban el pasaporte?

Si durante tu estancia en el país extranjero pierdes o te roban este documento debes poner una denuncia en una comisaría, pues es el paso previo a acudir a la Embajada o Consulado de tu país para conseguir la nueva documentación.

Es aconsejable que siempre lleves contigo una copia tanto de tu DNI como de tu pasaporte, incluso del carnet de conducir, ya que aparece una fotografía en la que eres reconocible.

La Embajada realizará los trámites de gestión y obtención del nuevo documento. Si necesitas viajar antes de que este trámite llegue a resolución, pueden facilitarte un salvoconducto.

Por otra parte, es importante que sepas que hay diversos seguros de viaje que cubren todos los gastos derivados de una pérdida o robo de documentación.

El coste de la primera obtención, renovación, extravío, sustitución, anticipo o deterioro está recogido en la Ley de Presupuestos Generales del Estado, que para este año establece el pago de una tasa de 30 euros. Si puedes acreditar que eres familia numerosa, este trámite será sin coste para ti.