Habilidades para poner en el CV

Qué habilidades incluir en el CV (y cuáles no)

¿Qué habilidades incluir en el CV? Si te lo  has preguntado, esto te interesa. Hoy en día, y cada día más, los apartados de educación y experiencia profesional van perdiendo importancia en la redacción de nuestro currículum. Las habilidades y aptitudes (y las actitudes) son cada vez más relevantes a la hora de comenzar una relación laboral. Por ello, es normal que te preguntas qué habilidades deberías poner en el cv (y cuáles no).

Estamos frente a la generación más preparada de la historia, con títulos y certificaciones que ocuparían tres folios como mínimo pero, al reclutador, eso le da igual. Tiene miles de currículums, con tres folios de títulos y certificaciones, idénticos al tuyo. La competencia para acceder a un puesto de trabajo hoy en día es brutal.

Así, deberías diferenciarte del resto de candidatos mediante lo que realmente eres capaz de aportar a la empresa: ¿por qué la empresa va a ser mejor si tú empiezas a formar parte del equipo? Esta es la pregunta que deberías resolver en un primer contacto con tu reclutador.

 

Lee también: Cómo encontrar trabajo y desarrollar tu plan profesional

 

Habilidades duras y blandas para el CV

Hay distintos tipos de habilidades: unas que desarrollas dependiendo de tus puestos de trabajo profesionales y muy ligadas a tu profesión, las habilidades duras; y también están las habilidades blandas, que consisten en aquellos aspectos que forman parte de tu personalidad y que son de carácter genérico, es decir, que lo mismo te valdrían para trabajar en la NASA que en la cafetería de la esquina.

En muchas ocasiones infravaloramos las habilidades blandas, pues nos parecen que no son conocimientos que podamos aportar a la empresa o al puesto de trabajo que estamos demandando. Sin embargo, son cada día más valoradas por las empresas, puesto que, las habilidades duras, por ejemplo, aprender a utilizar determinado programa informático, se aprenden al desarrollar el puesto de trabajo en sí, pero las habilidades blandas son mucho más complejas tanto de aprender como de enseñar. No es habitual que en un puesto de trabajo desarrolles liderazgo si no lo trabajas también por tu cuenta, de manera unilateral.

 

Lee también: Cómo conseguir motivación en el trabajo

 

Qué 10 habilidades incluir en el CV (y cómo)

  1. Proactividad

De las personas proactivas se espera que sean emprendedoras, enérgicas y con mucha actividad, es decir, que no se queden de brazos cruzados delante de su ordenador en la mesa de la oficina esperando que le digan qué tienen que hacer.

Si eres una persona proactiva deberías explicar, por ejemplo, cómo encontraste una nueva oportunidad que favoreció a tu anterior empresa para desarrollar otra línea de negocio.

  1. Resolución de problemas

Que todos somos muy resolutivos es algo que ningún reclutador pondrá en duda, sin embargo, a una empresa no le interesan los trabajadores que se dedican a “apagar fuegos”, es decir, que resuelven los problemas una vez ya han sucedido y son urgentes.

Si consideras que eres resolutivo deberías contar cómo anticipaste un problema que podía surgir en tu anterior puesto de trabajo y cómo pusiste los medios para resolverlo antes de que sucediese (o amortiguarlo al menos).

  1. Competencias informáticas

Estamos en el siglo XXI, tener “nivel usuario” o “nivel profesional” en Word y Excel ya no dice nada en tu currículum. Es como si crees que vas a diferenciarte de otro candidato por tener un título en mecanografía. No, puede resultar curioso, pero no es relevante.

Será mejor que expliques en el currículum de qué modo eres capaz de utilizar los programas informáticos para hacer más eficiente tu trabajo y poder proponer nuevas formas de desarrollar determinados procesos.

  1. Dotes comunicativas

Los sudores fríos que siente la mayor parte de la población al tener que enfrentarse a una exposición en público quizá sean una buena noticia para ti. Si eres capaz de plantarte delante de un montón de gente a explicar una idea o venderles algo, ¡tienes muchos puntos a tu favor!

¿Quizá te grabaron en alguna exposición durante tu época universitaria? ¿Has participado en alguna conferencia que pueda verse en YouTube? ¡Es una genial idea añadir el link en tu currículum!

  1. Compromiso

Ser parte de un proyecto dentro de una empresa no tiene por qué justificar que ese proyecto sea parte de tu vida. Es decir, hay dos formas básicas de realizar tu trabajo: hacer lo que tienes que hacer durante las horas que lo tienes que hacer o involucrarte en el proyecto porque te motiva y sientes reconocimiento al participar en él.

Si eres del primer grupo, no incluyas esta habilidad en tu cv, las empresas buscan personas motivadas que sean felices en los proyectos en los que trabajan.

  1. Autonomía

¿Eres capaz de auto-organizarte para sacar el trabajo adelante o necesitas tener a tu jefe respirándote en la nuca para ser productivo?

Si has sido autónomo en algún momento de tu vida, la respuesta a esta pregunta está bastante clara. Si no, puedes resaltar cómo te autogestionabas el tiempo en tus anteriores puestos de trabajo para sacar los objetivos adelante.

  1. Trabajo en equipo

Hay puestos de trabajo que son muy independientes y que prácticamente no exigen que cruces una palabra con nadie en toda la jornada laboral, pero son los mínimos. Por lo general, tú dependes de tus compañeros y tus compañeros dependen de ti, así que lo último que quiere una empresa son trabajadores individualistas que no sean capaces de ayudarse entre ellos.

¿Cuál fue el último proyecto en equipo en el que trabajaste?¿Qué rol tenías?

  1. Asertividad

La forma de comunicarte con tus compañeros, superiores y personas que están a tu cargo es fundamental. Puedes tener una buenísima idea para lanzar la campaña del último producto de tu empresa, pero si no lo comunicas de manera asertiva lo único que vas a lanzar son malos en tu empresa, y ninguna compañía busca eso.

  1. Creatividad

Quizás seas una persona creativa o quizás no. Ser creativo en el ámbito laboral no significa ser capaz de tener las mejores ideas, las más bonitas o las más divertidas. Tal vez deberías ligar esta habilidad a la resolución de problemas y desarrollar el pensamiento lateral para ser el más creativo a la hora de enfrentarte a problemas cotidianos que resolver en tu puesto de trabajo.

  1. Liderazgo

Ser capaz de motivar a tus compañeros y de enfocar los objetivos individuales en pro de un objetivo común último forma parte de la capacidad de liderazgo, aunque no hayas tenido nunca a un equipo de personas bajo tu responsabilidad.

 

Explica cómo puedes desarrollar esta habilidad aunque no seas el responsable último de un proyecto y cuál es el grano de arena que tú puedes aportar para que los proyectos de la empresa salgan adelante.

 

¿Buscas un préstamo sin aval?  En Vivus te ofrecemos un crédito de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!