Comprar un coche por internet

Comprar un coche por internet: qué hacer para que no te estafen

La compraventa de un vehículo es el caso típico de información asimétrica: una de las partes (el vendedor) tiene muchísima más información que la otra (el comprador). El coche que nos vende podría estar muy bien cuidado a nivel de chapa y pintura y, sin embargo, su mecánica ser una chatarra. ¿Hablamos de comprar un coche por internet?

Para el comprador es imposible saber si el vehículo está realmente en buen estado o no. Puede dejarse guiar por su instinto, confiar en el vendedor o, a lo sumo, consultar con un mecánico de confianza para que le de su punto de vista sobre el estado del vehículo. Pero ni siquiera en este último caso podrá hacer una compra con garantías.

Este problema se agrava aún más cuando compramos un coche de segunda mano por internet. ¿Cómo saber si ese vehículo que tiene tan buen precio será o no una buena compra? ¿Nos estarán intentando vender gato por liebre? ¿Será un caso de fraude y yo la víctima perfecta?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Seis consejos para comprar un coche por internet

Eliminar el riesgo intrínseco a la compra es imposible, pero sí podemos reducirlo sin tomamos en consideración los siguientes consejos a la hora de comprar un coche por internet:

  1. Si su precio es demasiado bueno para ser cierto, no es cierto. Desconfía de los chollos: nadie da duros a cuatro pesetas. Si el precio del vehículo está muy por debajo del precio de venta del mismo modelo por otros vendedores, lo más probable es que esconda secretos que no quieres conocer. Este es uno de los mejores consejos que podemos darte para comprar un coche por internet.
  2. Nunca des un adelanto de dinero para reservarlo. Si el vendedor te pide un adelanto para reservar el coche, desconfía. Cualquier pago que hagas debe constar por escrito (contrato) y hacerse mediante transferencia bancaria, nunca en efectivo.
  3. Examina el vehículo en persona. Parece una obviedad pero hay compradores que, cegados por el chollo que creen tener ante sus ojos, compran el vehículo sin ni siquiera ir a verlo. Deberías comprobar, como mínimo:
  • Si hay piezas repintadas.
  • Si los neumáticos están en buen estado.
  • Cuando se cambió por última vez la correa de distribución.
  • Si las puertas y el maletero abren y cierran de forma correcta.
  • Si huele a humedad.
  • Si el desgaste interior se corresponde con los kilómetros del vehículo.
  1. Prueba el coche. Tampoco debes comprar ningún coche por internet sin antes hacer una prueba de conducción. ¿Qué sensaciones te transmite? Si notas problemas de adherencia, frenada, aceleración, ruidos extraños…, descarta la compra.
  2. Comprueba la documentación del vehículo. “Los papeles” deben estar en regla: ficha técnica sin anomalías, ITV al día, libro de mantenimiento, impuesto de circulación pagado, seguro obligatorio en vigor (no es imprescindible, pero sí preferible)…
  3. Y por supuesto, la garantía. El vendedor tiene la obligación legal de concederte un período de garantía. Insistimos, no es opcional: si quién vende el coche es un establecimiento, ha de ofrecer 1 año de garantía como mínimo; mientras que si la venta se realiza entre particulares la garantía será de al menos 6 meses.

Si todo lo anterior encaja, adelante con la compra. Firma un contrato en el que aparezcan todos los datos del vehículo (marca, modelo, matrícula, número de bastidor y kilómetros), así como los datos del vendedor y los tuyos propios. Y ahora sí, ¡disfruta tu nuevo coche!

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo online de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!