Vuelve
24/2/2020

Cómo ahorrar en la factura del gas

Autor
cristinajerez

El gas natural es una de las fuente energéticas que más se utilizan en España, sobre todo en las ciudades. Es una energía muy limpia y segura que presenta grandes ventajas frente a otras energías como la electricidad, el gasoil o la biomasa.Probablemente, tras la electricidad, el gasto de gas es uno de los más importantes a los que cada hogar tiene que hacer frente todos los meses. ¿No crees que sería buena idea intentar ahorrar en la factura del gas? ¡Aquí tienes algunos consejos![¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí]

Ocho consejos para ahorrar en la factura del gas natural

1º. Aprovecha al máximo los rayos de sol.

A no ser que vivas en Londres, en invierno no todo es lluvia y días nublados, por lo que deberías aprovechar todo lo que puedas los rayos de sol. Por ejemplo, abriendo persianas y cortinas a las horas de mayor incidencia solar. Esto conseguirá que tu casa suba algunos grados y te resultará menos difícil calentarla.

2º. Regula la temperatura de forma eficiente.

Si pones una temperatura demasiado elevada, además de que no estarás a gusto porque el ambiente se cargará en exceso, aumentarás el gasto de gas de forma innecesaria. Para evitarlo, se recomienda mantener la temperatura en torno a 21 o 22 grados. Es una buena temperatura para estar calentito y confortable sin desperdiciar energía. A partir de aquí, cada grado que subas aumentará el consumo un 7% e impedirá que puedas ahorrar en la factura del gas.Ten en cuenta también que cuánta menos ropa lleves encima más te costará entrar en calor. Te decimos esto porque si en invierno sueles estar en casa solo con camiseta de manga corta, necesitarás subir la temperatura por encima de los 23 grados, o más, para no pasar frío. A lo mejor sería buena idea que cambiases tus costumbres y te abrigases un poco más. Así podrías bajar algunos grados la calefacción y ahorrar.

3º. Apaga la calefacción de noche.

La mayoría de la gente duerme alrededor de 7 u 8 horas al día. Esto es casi un 33% del tiempo. Si durante este tiempo apagas la calefacción y te tapas con una manta, la casa se mantendrá a buena temperatura, tú dormirás bien a gusto y conseguirás una disminución importante de tu consumo de gas.Si no quieres que en el momento de despertarte la casa esté más fría de lo habitual, puedes programar el encendido de los radiadores media hora antes de que suene el despertador.

4º. Trata cada habitación de forma diferente.

Si pasas la mayor parte del tiempo en el salón y un dormitorio de la casa apenas lo pisas, no puedes calentar ambos de la misma forma. Además del uso que hagas de las distintas estancias, también debes tener en cuenta su tamaño, su orientación o las horas de luz que recibe cada día.Si hay habitaciones que no usas nunca, apaga la calefacción y cierra la puerta. En las que uses solo de forma esporádica puedes poner la temperatura a 15 o 16 grados para aminorar la sensación de frío al entrar. De igual manera, si la cocina recibe muchas horas directas de sol, unido al calor que desprende el horno o el simple acto de cocinar, igual no necesitas encender la calefacción a determinadas horas del día.

5º. Aísla puertas y ventanas para ahorrar en la factura del gas.

Si tu casa no tiene un correcto aislamiento de puertas y ventanas, el calor se perderá por ellas y resultará más difícil mantenerla a buena temperatura. En consecuencia, el consumo de gas será mayor.Lo recomendable es sustituir ventanas viejas y mal aisladas por otras de mejor calidad. El problema es que esto es caro. Lo que puedes hacer es sustituir las gomas de los marcos por unas nuevas que logren un mejor cierre y bajar las persianas cuando se vaya el sol para así conseguir un extra de aislamiento.

6º. Revisa la caldera y la instalación en general.

Las cosas se estropean con el paso de los años. La caldera y tu instalación de gas no son una excepción. Por eso se recomienda hacer un mantenimiento anual que evite averías y que nos asegure que el sistema funciona con la máxima eficiencia. Con esto también nos aseguramos de que no haya ningún accidente que pueda darnos un susto.Los radiadores deben purgarse todos los años antes de comenzar el invierno y la caldera debe revisarse a fondo cada cinco años. Además, cada quince años más o menos debemos sustituir por completo la caldera.

7º. Adopta buenos hábitos.

Si ventilas la casa el tiempo justo (unos 10 minutos al día), usas el calor residual en la cocina, te lavas las manos con agua fría, haces duchas rápidas, no pones nada encima de los radiadores o cierras las puertas de las habitaciones que menos usas, también logras un ahorro notable de gas. Los pequeños gestos son los que más ayudan a ahorrar, no lo olvides.

8º. Usa de forma correcta el agua caliente.

El agua caliente supone un gasto importante de gas natural. Por tanto, debemos prestarle especial atención. Te damos algunos consejos muy fáciles de llevar a la práctica que te ayudarán a ahorrar agua para conseguir ahorrar en la factura del gas:

  • Usa sistemas de acumulación de agua caliente. Son más eficaces que los de producción instantánea y sin acumulación.
  • Asegúrate de que los acumuladores y las tuberías no sufren pérdidas.
  • Dúchate en lugar de bañarte y, en general, racionaliza el consumo de agua en tu hogar.
  • Un grifo que gotea puede llegar a tirar 100 litros de agua al mes. Revisa que no tengas ninguno.
  • Usa aireadores en los grifos para reducir su caudal de agua. No lo vas a notar en el uso diario pero sí en la factura.
  • Pon el agua de la caldera a 35 grados, más que suficiente para darse una ducha confortable.
  • Usa grifos de mezcla o monomandos en lugar de grifos independientes.

Sin lugar a dudas, si sigues estos sencillos consejos lograrás reducir tu factura de gas sin pasar frío en casa. ¿A qué esperas para ponerlos en práctica?Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

¿Quieres tu primer préstamo ya?

Consigue tus primeros 300€ sin intereses ni comisiones, y devuélvelos en 30 días

Solicita tu crédito ahora

Artículos Relacionados