Así te afecta un historial crediticio negativo

Así te afecta un historial crediticio negativo a la hora de pedir un préstamo

¿Sabes qué es un historial crediticio negativo? Muchas son las razones por las que una entidad financiera puede denegarte un préstamo: porque estás incluido en una lista de morosos, porque tu empleo es inestable, porque tus ingresos son escasos, porque no tienes avales… Tener un historial crediticio negativo es otro de los motivos más habituales.

El historial crediticio es un factor muy importante a la hora de acceder a la financiación y que no todo el mundo conoce. Por eso, en este artículo repasaremos qué es exactamente, cómo puedes conocer el tuyo y, en definitiva, todo lo que necesitas saber sobre el mismo para no perjudicar a tus finanzas personales.

 

¿Qué es el historial crediticio negativo y cómo me afecta?

El historial crediticio (también llamado historial de crédito) es un informe en el que se recogen los antecedentes financieros de una persona. En otras palabras, los pagos e impagos de todas sus deudas, tanto las presentes como las pasadas.

Este informe es muy importante porque todas las entidades financieras lo solicitan antes de conceder un préstamo (bancos, compañías de seguros, cajas de ahorro, empresas de telefonía y suministros, empresas de préstamos rápidos…) y es uno de los factores que más valoran para decidir sobre tu capacidad de pago y tu futura solvencia.

En este informe no sólo aparece el importe de las deudas que tenemos en la actualidad, sino también si hemos sido puntuales con los pagos de la cuotas en el pasado, si en alguna ocasión hemos dejado algún recibo (por ejemplo, de la luz o de internet) sin pagar, etc.

Las entidades financieras usan estos datos para estudiar si estás demasiado endeudado, si eres un buen pagador, si has dejado colgada alguna factura en el pasado… Toda esta información la utilizan para decidir si pueden prestarte dinero o, si por el contrario, no eres un prestatario confiable.

Como te puedes imaginar, para acceder a cualquier tipo de financiación es fundamental tener un buen historial crediticio. Si en el pasado no pagaste tus deudas a tiempo o si tienes alguna factura aún sin pagar, ninguna entidad financiera te prestará dinero y ninguna empresa de suministros te ofrecerá sus servicios. Sencillamente, no se fiarán de ti.

 

¿Cómo puedo saber cuál es mi historial crediticio?

Si resides en España, conocer tu historial crediticio es bastante sencillo. Basta con acudir al CIRBE, que es la Central de Información de Riesgos del Banco de España, una enorme base de datos sobre riesgos bancarios que lleva funcionando en nuestro país desde 1972.

Como te explicamos en otra ocasión , el CIRBE es el lugar en el que las entidades financieras están obligadas a volcar los riesgos que tienen de sus clientes, que pueden ser de dos tipos:

  • Riesgos directos: los derivados de un préstamo o crédito cuyo titular es la propia persona (si es por importe superior a 6.000 euros).
  • Riesgos indirectos: los derivados de avales y garantías sobre las deudas de otras personas (si son por importe superior a 30.000 euros).

Esta información es utilizada por las propias entidades financieras para conocer el riesgo de sus clientes, pero también pueden acceder a ella los particulares que quieran saber cuál es su historial crediticio.

 

¿Cómo solicitar mi historial crediticio al CIRBE?

Cualquier persona física o jurídica con préstamos, créditos, avales y riesgos en general tiene derecho a obtener su informe de riesgo. Para solicitarlo hay tres vías posibles:

  1. Presencial.

Solicitando el informe de forma presencial en la sede central del Banco de España o en cualquiera de sus sucursales. La entrega del informe en este caso es inmediata o, si no fuera posible, se envía por correo certificado al domicilio del solicitante.

  1. Por correo.

Se puede enviar la solicitud (formulario “Solicitud de informes de Riesgos a la Central de Riesgos”) y el resto de documentación requerida a la siguiente dirección postal:

Banco de España

Central de Información de Riesgos

C/ Alcalá, 48, 28014 Madrid

A los pocos días recibirás por correo certificado el informe.

  1. De forma electrónica.

Es la forma más sencilla y rápida de todas. En el apartado “Tramitación”, debes acceder a la aplicación “Petición de informes y Reclamaciones CIR”. Para poder hacer esto necesitas firma digital o certificado electrónico aceptado por el Banco de España.

Te dejamos el enlace a la Oficina Virtual del Banco de España por si necesitas ampliar la información.

 

Cómo conseguir un buen historial crediticio

Si tienes alguna deuda pendiente de pago, es posible que cuando recibas el informe de tu historial crediticio te lleves una desagradable sorpresa. Para resolver este problema sólo puedes hacer una cosa: ponerte en contacto con el acreedor de la deuda y llegar a un acuerdo para pagarla y cancelarla.

Si no pagas tus deudas, tu historial crediticio nunca estará limpio y el problema jamás desaparecerá. Pero ese no será tu único inconveniente, ya que probablemente tus datos acaben en un fichero de morosos como ASNEF, lo cual dificultará, más si cabe, tus posibilidades de conseguir un préstamo.

Para evitar que esto ocurra y tener un buen historial creditico, lo recomendable es ser un buen pagador, tanto de las facturas habituales que todos tenemos (agua, luz, teléfono, internet, gas…) como de las tarjetas de crédito, de los préstamos personales o de las hipotecas.

Si pagas a tiempo, no tendrás nada de lo que temer. De hecho, será un punto a tu favor que mejorará tus posibilidades de lograr financiación. Todos los bancos y entidades financieras valoran mucho este aspecto a la hora de conceder un préstamo, crédito o microcrédito.

Ahora que ya sabes lo importante es que tener un historial crediticio limpio, tómate en serio tus deudas y se puntual con los pagos. Para conseguir esto, intenta tener unas finanzas ordenadas, controla tu flujo de ingresos y gastos, haz presupuestos mensuales y, lo más importante de todo, no gastes dinero por encima de tus posibilidades.

¿Sigues teniendo dudas? Estaremos encantados de resolverlas en los comentarios. ¡No seas tímido!