Cómo y dónde invertir

Cómo y dónde invertir 10.000 euros en 2020

Si tienes unos ahorrillos en el banco y quieres ponerlos a trabajar, has llegado al artículo que buscabas. A continuación te explicaremos cómo y dónde invertir 10.000 euros en 2020.

Hemos dividido el artículo en dos partes. Por un lado te explicaremos cuáles son las mejores inversiones sin riesgo, pero con muy poca rentabilidad, para tu dinero. Por otro, descubriremos otras estrategias de inversión un poco más arriesgadas pero que ofrecen una rentabilidad mayor.

Depósitos bancarios, cuentas remuneradas, criptomonedas, fondos de inversión… En función de cuáles sean tus objetivos personales y cuál tu aversión al riesgo, podrán interesarte unas u otras. Decídelo tú mismo.

 

Inversiones sin riesgo pero con muy poca rentabilidad

Hoy por hoy, las mejores inversiones que te podemos recomendar en las que el riesgo es cero son estas tres:

 

  • Depósito bancario

Históricamente, el depósito bancario ha sido el producto de inversión más demandado por los españoles. El problema es que la rentabilidad que ofrece hoy en día es de prácticamente el 0%. Antes era fácil encontrar depósitos con un interés del 4%, pero hoy apenas rondan 0,3-0,4%, muy por debajo de la inflación. Como consecuencia, el inversor pierde capacidad adquisitiva.

Fuera de España sí es posible contratar depósitos con un tipo de interés mucho más atractivo. Por ejemplo, a través de la plataforma Raisin.

 

  • Cuenta remunerada

 Las cuentas remuneradas son muy parecidas a los depósitos y ofrecen una rentabilidad más elevada que las tradicionales cuentas de ahorro. Además, la inversión también se puede recuperar en cualquier momento. El problema es su letra pequeña: suelen obligar a domiciliar la nómina y algunos recibos, a usar tarjetas de crédito, el capital máximo a remunerar suele ser pequeño…

 

  • Renta fija

 Las Letras del Tesoro, los Bonos del Estado y las Obligaciones son los principales títulos de renta fija que emite el Tesoro Público español. Para un inversor conservador, puede ser una buena opción de rentabilizar mínimamente sus ahorros. El problema es que esta rentabilidad también es muy limitada y, con toda seguridad, estará por debajo de la inflación.

 

Inversiones con riesgo y mayor rentabilidad

Si tu perfil inversor no es tan conservador y prefieres asumir riesgos a cambio de obtener una rentabilidad mayor, estas son algunas de las mejores alternativas par tu dinero:

 

  • Crowdlending

El crowdlending (o p2p lending) se ha puesto muy de moda en los últimos años. Su funcionamiento es bastante sencillo: particulares prestando dinero a particulares y obteniendo buenas rentabilidades por el camino (en muchos casos superior a la que ofrece la bolsa).

Sin embargo, se trata de una alternativa de inversión tan novedosa y tan arriesgada que no seremos nosotros quienes te la recomendemos (y más si tenemos en cuenta que en los últimos meses han quebrado varias plataformas de crowdlending). Además, debes tener en cuenta que el capital invertido queda inmovilizado y no podrás recuperarlo hasta que el crédito venza.

 

  • Criptomonedas

La inversión en criptomonedas (Bitcoin, Etherum, etc) también se ha vuelto muy popular en los últimos años y está ofreciendo una alta rentabilidad a largo plazo. El problema en este caso es que se trata de una inversión no regulada por ningún banco central ni por ningún Estado, sino que funciona a través de un tecnología muy innovadora, el blockchain.

Además, su comportamiento es muy volátil y la posibilidad de perder mucho dinero en poco tiempo está presente en todo momento. Nuestra opinión es que solo deberías invertir en criptomonedas el dinero que te puedas permitir perder. Ni un céntimo más.

 

  • Acciones de empresas

 Comprar acciones de empresas es una de las formas más extendidas de invertir en bolsa. Solo necesitas un bróker (que será tu intermediario en la compra) y elegir correctamente las empresas en las que quieres invertir. A partir de aquí, hay varias estrategias posibles: empresas que reparten dividendos, growth, value

La mayor dificultad de la inversión directa en acciones no es otra que hacer la selección de las empresas en las que invertir. Esta tarea requiere tiempo y unos conocimientos financieros bastante altos, ya que tendrás que estudiar y analizar los distintos indicadores económicos de cada empresa.

 

  • Fondo de inversión

Los fondos de inversión reúnen todas las ventajas de la compra de acciones pero con una diferencia significativa: no eres tú quién decide cuáles son las mejores empresas en las que invertir, sino que es un gestor profesional el que hace la selección en tu nombre. Por tanto, es un tipo de inversión mucho más sencilla y accesible.

En general, hay dos tipos de fondos de inversión: los de gestión activa y los de gestión pasiva. Los primeros intentan obtener una rentabilidad superior a la del mercado, mientras que los segundos simplemente replican al mercado (es decir, a un índice bursátil) para obtener la misma rentabilidad que él.

Puestos frente a frente, los fondos de inversión de gestión pasiva (también llamados fondos indexados) ganan por goleada a los de gestión activa: no sólo logran una mayor rentabilidad a largo plazo, sino que además sus comisiones son significativamente más bajas (debido a que el gestor sólo tiene que copiar al índice y no seleccionar una a una las empresas).

Hoy en día la forma más sencilla de invertir en un fondo indexado es a través de un robo advisor, que no es más que un gestor automatizado de inversiones, es decir, un asesor financiero robotizado.

 

Para empezar a invertir a través de él, el inversor debe responder un cuestionario tipo test. En función de las respuestas, el algoritmo recomendará una cartera de inversión u otra. Estas carteras recomendadas se ajustan al perfil de riesgo del inversor y a sus objetivos financieros.