comisiones bancarias

9 comisiones bancarias que no verás en televisión

El dinero no es gratis, y menos si una entidad financiera te ayuda a gestionarlo. Las comisiones bancarias son una de las principales fuentes de ingresos de cualquier banco y también una de las principales fuentes de preocupaciones de sus clientes.

Que a nadie le gusta pagar comisiones es un hecho. Que a los bancos les encanta cobrarlas, también.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Según el propio Banco de España, “las comisiones son las cantidades que los bancos te adeudan como contra prestación a los servicios que prestan (por ejemplo, enviar una transferencia, cambiar divisas, administrar una cuenta, estudiar la viabilidad de un préstamo…)”.

Algunas son muy populares y las conocemos todos, otras no tanto. Por esta razón, en Vivus hemos hecho una pequeña recopilación con algunas de las muchas comisiones que aplican los bancos y que, desde luego, no verás anunciadas en televisión.

Nueve comisiones bancarias que debes conocer

comisiones bancarias

  1. Comisiones bancarias por descubierto en cuenta

Es una de las comisiones bancarias más odiadas por todos los clientes de banca. Es la que te cobra la entidad cuando se hace un cargo en tu cuenta corriente por un importe superior al saldo de la misma.

Por ejemplo, si pagases con tarjeta 400 euros por la compra del supermercado y el saldo de tu cuenta fuese de sólo 300 euros, tendrías un descubierto en cuenta (o números rojos) de -100 euros. La mayoría de bancos no rechazarían el cobro, sino que pondrían tu cuenta en negativo y, más adelante, te cobrarían una comisión por ese descubierto.

Algunas entidades conceden un descubierto gratuito hasta cierto importe para sus clientes más fieles (en la mayoría de los casos, si tienen pensión o nómina domiciliada), pero pasada determinada cifra de descubierto, o tras varios días sin regularizar el saldo negativo, aplican la comisión.

  1. Comisión por inactividad

¿Tienes alguna cuenta corriente abandonada desde hace años con un saldo de cero euros? Si la respuesta es sí, quizás te lleves un buen susto la próxima vez que consultes su saldo. Lo más probable es que la cuenta esté en negativo porque el banco te haya aplicado varias comisiones bancarias por inactividad.

Y es que para cancelar una cuenta corriente no basta con dejar el saldo a cero y olvidarse de ella. Por el contrario, hay que dar instrucciones precisas y por escrito al banco solicitando la cancelación de la misma. De no hacerlo, y a pesar de no utilizarla, el banco podría aplicar comisiones de mantenimiento y la mencionada comisión por inactividad, que no es más que una comisión mensual por no hacer uso de la cuenta.

  1. Comisión por gastos de correspondencia

Aún a día de hoy, a muchos clientes, sobre todo de edad avanzada, les gusta recibir en casa por correo ordinario la información sobre sus cuentas bancarias e inversiones. Lo más probable es que lo que no les guste sea pagar comisiones bancarias por ello.

La comisión por gastos de correspondencia es la que aplican muchas entidades por enviar notificaciones por carta a casa de sus clientes.

Hoy en día, gracias a la banca online, recibir cartas del banco por correo postal no tiene demasiado sentido. Todas las transacciones y toda la información sobre nuestras operaciones bancarias pueden consultarse fácilmente desde un teléfono móvil o desde un ordenador.

  1. Comisión por duplicado de tarjeta.

Las tarjetas bancarias, tanto las de débito como las de crédito, son de plástico y su banda magnética suele estropearse con facilidad. Que levante la mano el que nunca haya tenido que solicitar un duplicado de su tarjeta para poder seguir usándola para retirar dinero de los cajeros o hacer compras. ¿Te cobraron comisión por ello?

La comisión por duplicado de tarjeta es la que aplican los bancos cuando solicitas una nueva tarjeta. No debemos confundirla con la comisión de renovación o mantenimiento de las tarjetas, que es otra comisión diferente, normalmente anual, que suelen aplicar los bancos a sus clientes con tarjetas contratadas.

  1. Comisiones bancarias por no mantener un saldo mínimo en la cuenta corriente

A veces, los bancos ofrecen “ofertas” y “regalos” para fomentar la contratación de sus cuentas bancarias. Estas promociones suelen incluir letra pequeña con el objetivo de “fidelizar por la fuerza” al cliente. Por ejemplo, obligándole a ingresar una determinada cantidad de dinero cada mes o a mantener un saldo mínimo en cuenta.

El importe de este saldo mínimo varía de una entidad a otra y de una promoción a otra. A veces es un importe ridículo y otras veces asciende hasta los 3.000 o los 5.000 euros. ¿Y si al cliente se le olvida mantener este saldo? Pues en ese caso tendrá que pagar una penalización en forma de comisión.

  1. Comisión por denegación de un pago

Son muy parecidas a las comisiones bancarias por descubierto y las aplican algunos bancos cuando intentas hacer una transacción que finalmente no se puede llevar a cabo, por ejemplo, porque no tienes dinero suficiente en tu cuenta corriente o porque esta estaba bloqueada por algún motivo.

  1. Comisiones bancarias por reintegro de efectivo en el extranjero

Es una de las comisiones bancarias más habituales que cobran casi todos los bancos cuando se retira dinero de un cajero automático de un país distinto al del cliente. Por tanto, si tienes pensado viajar al extranjero, consulta con tu banco el importe de esta comisión y negocia con él para que no te la aplique. De lo contrario, el viaje te puede salir más caro de lo que tenías planteado.

Otra forma de evitar esta comisión es utilizando tarjetas de entidades como N26, Revolut o Bnext, empresas fintechs en fase de expansión que han venido a cambiar la reglas del juego en el mundo de la banca.

  1. Comisión por pago con tarjeta con una divisa distinta.

En pagos internacionales, si pagas con tu tarjeta una compra realizada en una moneda diferente al euro (por ejemplo, en dólares o libras), el banco te cargará una comisión por el cambio de divisas. A veces esta comisión va incluida en el propio cambio de divisas, por lo que pasa totalmente desapercibida para el cliente.

  1. Comisión por cierre anticipado

Esta comisión se aplica cuando cierras una cuenta bancaria antes de la fecha de vencimiento prevista en un contrato. Por ejemplo, cuando contratas una cuenta de ahorros con permanencia de 12 meses y la cancelas antes de tiempo. O cuando contratas una cuenta corriente que tenía una promoción y decides cerrarla sin cumplir la permanencia mínima.

Ahora que ya conoces estas comisiones, detente un momento a averiguar si tu banco te las está cobrando o si te las podría llegar a cobrar. ¡No pagues por tu dinero ni un euro más del necesario!

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!