ahorrar en un festival

Cómo ahorrar en un festival de música

¿Nos vamos de festival musical? Te espera buena música, mucha marcha y diversión a raudales. Si tienes pensado asistir a un festival próximamente pero no quieres que tu presupuesto del mes explote en mil pedazos más vale que pongas en práctica los consejos de ahorro que te vamos a enseñar en este artículo. Hoy aprendemos a ahorrar en un festival de música.

Como verás a continuación, no es necesario que te gastes un dineral para disfrutar de una buena fiesta, sino todo lo contrario. Puedes pasarlo genial sin gastar más dinero del imprescindible: entrada, desplazamiento, alojamiento, comida y bebida.

Te enseñamos algunos trucos para ahorrar en un festival sin renunciar a pasarlo bien.

Se puede ahorrar en un festival y pasarlo estupendamente

1º. AHORRAR EN EL DESPLAZAMIENTO

Seguro que irás al festival en compañía de tus amigos. En este caso la opción de transporte más económica es el vehículo privado. Además de que os vais a reír un montón durante el trayecto, también podréis compartir los gastos de gasolina, de parking o de peaje.

Si eres un lobo solitario y lo que quieres es disfrutar de una buena fiesta en compañía de desconocidos, entonces lo mejor para ahorrar en el desplazamiento es buscar un coche compartido en BlaBlaCar que te deje cerca del propio festival. Esta parte es fundamental para ahorrar en un festival.

2º. AHORRAR EN EL ALOJAMIENTO

El alojamiento casi siempre es el gasto más elevado de cualquier viaje. En el caso de los festivales, si la duración es de varios días, la organización suele permitir que la gente lleve tiendas de campaña y que acampe en las proximidades del evento. Es la opción más barata por lo que tienes que ser resolutivo; las plazas de camping suelen agotarse rápido.

Si eres un poco señorito y no quieres dormir tirado en el campo puedes alquilar una casa con Airbnb o cualquier plataforma del estilo. Si viajas con un grupo de amigos podréis compartir el gasto entre todos. Otra posibilidad es reservar un hostal barato de la zona. En cualquier caso, recuerda que solo usarás el alojamiento para dormir, por lo que no merece la pena que seas exquisito con la elección.

3º. AHORRAR EN COMIDA Y BEBIDA

Lo ideal para ahorrar con la comida y la bebida durante el viaje de ida (también en el de vuelta) es llevarla preparada. Puedes hacerte unos bocadillos en casa y así te ahorrarás de tener que pagar por una comida en un bar de carretera que no conoces de nada.

Para comer en el propio festival (y dado que estos suelen ser eventos cerrados a los que no se puede acceder ni con comida ni con bebida) no te va a quedar más remedio que pasar por caja y pagar lo que te pidan. Solo en el caso de que el festival dure varios días y tu entrada incluya acampada te dejarán pasar con alimentos.

4º. EVITA LAS COMPRAS INNECESARIAS

Nuestro último consejo es que evites las compras que no sean necesarias. Cuando se viaja los impulsos para comprar siempre son mayores, tanto en las paradas del trayecto, por ejemplo, el snack de la gasolinera, como cuando llegues al destino y estés dentro del propio festival (la camiseta de recuerdo, la gorra para protegerte de sol…).

No se trata de transportar una maleta repleta de cosas pero sí que deberías llevar una mochila con tus cosas básicas para no tener que comprar nada. Te recomendamos que prepares una lista varios días antes de salir y así no te traicionará tu mala memoria. Una opción perfecta para ahorrar en un festival de música.