INFOGRAFÍA_separacion de bienes

Separación de bienes vs. bienes gananciales: ¿qué opción es mejor

Todo es muy bonito cuando estás en el altar y das el sí quiero. Casi nadie se para a pensar en que las rosas, el amor y los besos también se agotan. No queremos ser agoreros pero tampoco que seas ingenuo. El matrimonio supone un cambio de tu estado civil con repercusiones a todos los niveles y más vale que estés preparado ante los reveces que pueda dar la vida. ¿Bienes gananciales o separación de bienes

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Ante un casamiento, el Código Civil español ofrece la posibilidad de elegir cuál será la regulación económica por la que se regirá el nuevo matrimonio. Las dos opciones más habituales son en régimen de bienes gananciales y el de separación de bienes. Tres de cada cuatro matrimonios eligen la primera alternativa pero, ¿es así por elección o porque es el régimen que se aplica por defecto?

Nuestro objetivo con este artículo es que estés bien informado. Estas son las principales ventajas e inconvenientes de cada opción.

Ventajas e inconvenientes de los bienes gananciales y la separación de bienes

INFOGRAFÍA_separacion de bienes

CASARSE CON BIENES GANANCIALES

Según este régimen hay que diferenciar entre el patrimonio privativo de cada cónyuge, que es el que poseían antes de la boda (y sobre el que cada uno conserva su autonomía), y patrimonio ganancial, que es el que -con amor- empieza a generarse tras la boda.

Es la opción más solidaria y equitativa. Si un cónyuge genera un patrimonio de 1.000 euros y el otro de 2.000, en caso de separación se dividiría en dos mitades de 1.500 para cada uno. Es una forma de proteger a la parte de la pareja que menos gana, sobre todo en caso de desempleo o incapacidad. También evita problemas futuros con los hijos y con las herencias.

Sin embargo, los bienes gananciales soportan unos impuestos más elevados, sobre todo si la declaración de la renta se hace de forma conjunta. Además, ambas partes asumen el riesgo de que su pareja pueda hacer una pésima gestión de la economía familiar, asuma deudas elevadas o fracase con un negocio como autónomo y acabe en bancarrota profesional y personal.

CASARSE CON SEPARACIÓN DE BIENES

Frente a la anterior opción, en los matrimonios con separación de bienes cada miembro de la pareja conserva por siempre su propio patrimonio, tanto el anterior al enlace como el que se genere después. Es decir, coexisten dos patrimonios independientes en todo momento.

Algunas personas piensan que esta es una forma muy poca romántica, egoísta e insolidaria de afrontar un matrimonio. Sin embargo, tiene como principal ventaja que el control de tu patrimonio personal siempre recaerá sobre ti y no sobre una tercera persona. Si en algún momento te va muy mal y acabas endeudado, será responsabilidad tuya y solo tú tendrás que hacerle frente, no tu pareja.

La fiscalidad es otra de sus ventajas, ya que al hacer declaraciones paralelas, los impuestos a pagar suelen ser menores. Por no decir que en caso de divorcio es la opción que evita más quebraderos de cabeza. Porque no pierdas de vista esta estadística: en España casi 7 de cada 10 matrimonios acaban en divorcio, y estos no son precisamente baratos.

El inconveniente de la separación de bienes es que el cónyuge que menos ingresos genera juega en desventaja. En caso de tener hijos y de que uno de los dos pida una excedencia en el trabajo para cuidarlos, pueden haber problemas también. Otro problema es que este régimen no fomenta el “trabajo en pareja”, sino más bien la toma de decisiones de forma independiente.

 

¿Necesitas una ayuda extra? En Vivus tenemos nuestros créditos rapidos  con los que te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para que hagas frente a cualquier imprevisto de forma sencilla. ¡En 10 minuto y sin apenas papeleo!