Qué son las marcas blancas

Todo lo que siempre quisiste saber sobre las marcas blancas

Hace más de una década, con la llegada de la crisis económica, mucha gente empezó a consumir las llamadas marcas blancas que ya todos conocemos. Aunque las grandes empresas esperaban que este auge acabase tras la crisis, la realidad es que las marcas blancas siguieron teniendo protagonismo en los supermercados, hasta el punto de que hoy en día estos productos forman parte de la cesta de la compra de casi cualquier familia.

De hecho, estudios recientes estiman que más del 30 % de la compra corresponde a productos de marcas blancas, lo que demuestra que el éxito de esta forma de consumo está lejos de desaparecer. El motivo es, principalmente, el precio. Sin embargo, hay quienes siguen pensando que lo que se gana en dinero se pierde en calidad. ¿Es esto cierto? ¡Veámoslo!

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

¿Qué son las marcas blancas?

Llamamos marcas blancas a aquellos productos que se elaboran y se distribuyen bajo el nombre de la propia marca del supermercado que los comercializa. Su nombre se debe a que, para no mostrar el nombre del fabricante, antiguamente se vendían con un simple envase blanco con una etiqueta que indicaba su contenido.

Estas marcas conseguían clientes a base de ofrecer productos de menor calidad a un precio mucho más bajo. ¿Cómo era esto posible? Muy sencillo. Como las marcas blancas tenían asegurado un punto de venta con muchos clientes (es decir, los supermercados), apenas necesitaban invertir en publicidad, lo que permitía ahorrar una suma importante de dinero que se veía reflejada en el precio de los productos.

Aunque en un principio, las marcas blancas cubrían solo los productos más básicos como, por ejemplo, azúcar, leche o detergente, hoy en día podemos encontrar todo tipo de artículos de marca blanca (desde cremas hasta todo tipo de salsas).

A esto debemos sumar que, aunque hace años la calidad de estos artículos era menor, hoy en día apenas hay diferencia con el resto de marcas. Entonces ¿por qué sigue habiendo consumidores que rechazan estas marcas? ¿Cuáles son sus ventajas e inconvenientes? ¡Te lo contamos!

Ventajas de comprar marcas blancas

Infografía | Qué son las marcas blancas

Infografía | Qué son las marcas blancas

Si hablamos de ventajas de las marcas blancas es muy probable que todos pensemos el dinero. Pero ¡ojo!, hay muchas más:

1º. Ahorro.

Algunos productos cuestan hasta la mitad de su precio promedio. A simple vista esto parece no suponer mucho ahorro, ya que se trata solo de unos cuantos céntimos. Sin embargo, si multiplicamos el ahorro por la cantidad de productos que llevamos en el carro, la cosa cambia. Y si vamos un paso más allá y pensamos en todas las compras que hacemos a lo largo del mes o del año, al final nos estaremos ahorrando un buen pellizco.

2º. Aumento de la calidad.

La presión que ejercía la calidad de los productos de las marcas competidoras, hizo que los supermercados aumentasen la de sus marcas propias. Por eso, aunque en un principio eran productos «peores», ya no tienen nada que envidiar a las otras marcas. Además, el aumento de la calidad de estos artículos ha sido tan grande que hay marcas blancas que están en proceso de evolución a ser una marca de prestigio como cualquier otra de las grandes.

3º. Mayor cantidad.

En un supermercado cualquiera encontrarás todo tipo de marcas. Sin embargo, si hay algo que abunda es la marca propia del supermercado, ya que la distribución y reposición es mucho más sencilla. Por eso, es mucho más difícil que estos productos se agoten, ¡los encontrarás siempre con total seguridad!

4º. Punto de venta fijo.

Si compramos productos de un fabricante determinado, es posible que vayamos a un supermercado donde no los tienen —ya que no todos los comercios disponen de todas las marcas que hay en el mercado—. Pero aquellos que consumen marcas blancas no tienen ese problema, siempre sabrán donde encontrar lo que están buscando.

5º. Consumo de marcas líderes.

Si hay una marca que te gusta especialmente y buscas sus productos a toda costa sin mirar los demás… ¡no descartes las marcas blancas! Muchos productos de estas marcas como, por ejemplo, Hacendado están fabricados por prestigiosas empresas de renombre. Calidad asegurada, y a mejor precio.

6º. Aumento de la cesta de la compra.

Como el precio de los productos es más barato, puedes aprovechar para comprar más, sin gastar más. Así, podrás olvidarte de comprar la justo y permitirte algún que otro capricho.

 

Inconvenientes de las marcas blancas

Pero como pasa con todo en la vida, no es oro todo lo que reluce. Aquí van los cuatro principales inconvenientes del consumo de marcas propias:

1º. Difícil innovación.

Algunas marcas, al ser menos conocidas y tener menos capital, no tienen departamentos de I+D+I. Esto se traduce en una disminución de la investigación e innovación que, indirectamente, supone un menor número de puestos de trabajo.

2º. Menor conciencia de lo que se consume.

Como estas marcas apenas invierten en publicidad, el cliente no tiene manera de saber si un producto se ha cambiado o mejorado. De hecho, hay estudios que demuestran que estas marcas cambian más de lo que pensamos. Por eso, en cierta medida, puede que no seamos realmente conscientes de lo que estamos consumiendo.

3º. Posibilidad de aumento de precios.

La compra excesiva de estos productos es un arma de doble filo para los consumidores. ¿El motivo? Muy sencillo. La gran mayoría de clientes consumen estas marcas por su bajo precio. Sin embargo, si se les da demasiado protagonismo y se hacen excesivamente reconocidas, puede que las empresas aprovechen para subir sus precios y, entonces, ¿qué podremos hacer para gastar menos?

4º. No todo es de calidad.

Como hemos visto, muchas marcas propias tienen ya prácticamente la misma calidad que las marcas líderes. Pero ¡ojo!, no debemos meter todas en el mismo saco o puede que nos llevemos una sorpresa, pues algunas marcas blancas de poco presupuesto siguen sin tener la calidad de las demás.

¡Y eso es todo! Ahora ya conoces todo lo necesario sobre las marcas blancas… ¿y bien?, ¿ya sabes como harás tu próxima compra?

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!