La marca blanca

La marca blanca: nuestra fiel aliada

Muchos somos muy perezosos a la hora de hacer la compra. Vamos al supermercado más cercano, y metemos en la cesta lo que más nos apetece en ese momento. Sin embrago, simplemente evitando un par de vicios podemos hacer que nuestra compra cueste la mitad. Si, si, la mitad. Y uno de los trucos es apostar por las marcas blancas.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Creo que a estas alturas, el mito de la baja calidad de las marcas blancas se ha derrumbado. Es más, muchas veces nos gusta más el chocolate, el producto para limpiar la vitrocerámica, o las galletas de marca blanca. Hasta hace poco, el “precio psicológico” se utilizaba para dotar de calidad a los productos. “Si esta pasta de dientes cuesta cuatro euros más es porque es mejor”, pensábamos; y puede serlo. Pero con la llegada de la crisis nos hemos forzado a comprar la marca blanca… y nos hemos dado cuenta de que nos gusta. “Estás más buena que las galletas Príncipe del Hacendado” he escuchado ya más de una vez.

¿Hemos estado engañados durante todo este tiempo? ¡Pues puede ser! Y nos damos cuenta cuando investigamos en las etiquetas y podemos ver que los productores son prácticamente los mismos. Otra señal de nuestro engaño es que durante la crisis se han ajustado los precios de los productos con marca, hasta el punto en el que a veces se igualan a los de marca blanca con promociones.

Todo esto nos lleva a pensar que la diferencia entre la marca blanca y “la de verdad” es tan sencilla como que es cuestión de gustos. Con la diferencia de que una cesta con cosmética, alimentos y bebidas sin marca nos puede aliviar en nuestras compras diarias sin renunciar a la calidad. Además, combinando diferentes establecimientos podemos conseguir que llenar nuestra alacena nos salga a la mitad de precio. Para ello, hacer una lista antes de salir de casa es fundamental, y dejarnos caer por sitios diferentes para poder comparar precios. Una vez que te acostumbras, puedes comprar casi automáticamente lo necesario al precio más barato.

¿Qué producto has descubierto de marca blanca que nunca jamás dejarás de utilizar? ¿El guacamole de Mercadona? ¿El fregasuelos de Alcampo? ¿Los frutos secos del Dia? ¡Comparte tu secreto con nosotros!