CV

¿Qué miran las empresas en los CV?

En cualquier proceso de selección de personal el entrevistador intenta elegir a la persona más capacitada para el puesto de trabajo. En esta difícil tarea son dos las principales herramientas empleadas para encontrar a ese candidato idóneo: el currículum vitae (CV) y la entrevista de trabajo.

En este artículo vamos a centrarnos en el currículum y analizar cuáles son los principales factores que tienen en cuenta las empresas para valorar a un candidato, es decir, qué es lo que miran en los CV para decantarse por una persona u otra.

Esto es lo que más tienes que cuidar de tu CV

1º. La estructura del CV.

Ningún reclutador perderá varias horas de su tiempo en leer de arriba abajo doscientos currículums. De media dedicará entre 30 y 60 segundos a cada uno, no más. Y, en general, le bastarán 10 segundos para descartar candidatos. Por esta razón, lo primero que debes considerar si quieres tener posibilidades a lograr el puesto es que tu CV tenga una estructura visual correcta.

Consejo de Vivus: ganarás puntos si le facilitas el trabajo al reclutador en todo lo que puedas. Para conseguirlo debes presentar un currículum con una buena jerarquía visual, muy limpio de contenido y bien organizado.

2º. Formación.

Sobre todo para los puestos de trabajo más cualificados, la formación es un factor determinante a la hora de seleccionar candidatos. Además de las titulaciones oficiales –formación profesional, grados, licenciaturas, diplomaturas, másters, doctorados…- también se valora la formación complementaria –por ejemplo, un curso de marketing o de idiomas.

Algunas empresas, para filtrar más, pueden solicitar también la nota media del expediente académico de los candidatos.

Consejo de Vivus: incluye cualquier tipo de formación que tengas, aunque no sea reglada y no tengas un diploma. Por ejemplo, un curso en Youtube con el que aprendiste un montón sobre diseño grafico.

3º. Experiencia profesional.

La experiencia profesional es otro factor muy valorado en los currículums. Para determinados puestos de trabajo las empresas buscan a empleados con experiencia de varios años en un empleo similar. De esta forma, la curva de aprendizaje es menor, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero para la empresa.

Sin embargo, en otras ocasiones las empresas prefieren a candidatos jóvenes y sin experiencia previa en el puesto. Al no tener experiencia, tampoco tienen malos hábitos y con una buena formación interna pueden moldearlos para adaptarlos a las necesidades exactas del puesto de trabajo.

Consejo de Vivus: no olvides incluir las fechas exactas de tus anteriores empleos en tu CV, así como tu cargo, las funciones que realizaste y los beneficios que aportaste a la empresa. Por ejemplo, “Colaboré en el proceso de desarrollo de una campaña de publicidad en televisión”.

4º. Competencias digitales.

La sociedad se digitaliza a pasos agigantados por lo que las competencias digitales de los candidatos son un factor determinante en la mayoría de ofertas de trabajo. Debes describir qué sistemas operativos dominas, con qué software has trabajado en el pasado, tu manejo de internet, correo electrónico, redes sociales o web 2.0 y, en definitiva, cualquier información que demuestre tus habilidades con las nuevas tecnologías.

Consejo de Vivus: dada la rapidez con la que avanza la tecnología, los conocimientos se quedan obsoletos en muy poco tiempo.  Por ello, las empresas valoran mejor a los candidatos que siempre están en continua formación. Si es tu caso, déjalo claro en el currículum.

5º. Los pequeños detalles.

A veces son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Por ejemplo, una buena redacción, la brevedad y concisión en las explicaciones, la adaptación del CV a la oferta de trabajo, una buena fotografía…

Consejo de Vivus: recuerda que el objetivo es llamar la atención de esa persona que va a ojear cientos de currículums. Ganarás puntos si, sin pasarte, consigues mostrarte diferente.