patente

¿Qué es una patente?

Si después de mucho estrujarte el coco has conseguido crear un invento o tienes una idea innovadora que sabes que no se le ha ocurrido antes a nadie y que podría generarte beneficios, seguro que lo último que querrías es que llegase algún listo y se apropiarse de tu esfuerzo. ¿Has pensado en una patente?

Para evitar que esto ocurra existen las patentes. En este artículo te explicaremos qué son, repasaremos cuáles son algunas de las más famosas del mundo, veremos cómo solicitar una patente en España y algunos datos curiosos.

Concepto de patente

La mejor definición que podemos dar a esta palabra la encontramos, como no, en la Wikipedia, que dice lo siguiente:

“Una patente es un conjunto de derechos exclusivos concedidos por un Estado al inventor de un nuevo producto o tecnología, susceptibles de ser explotados comercialmente por un período ilimitado de tiempo, a cambio de la divulgación de la invención”.

En otras palabras, una patente permite que un inventor pueda beneficiarse en exclusiva de la comercialización de su invento, impidiendo que terceros puedan hacer uso de él. Esto puede generarle grandes beneficios económicos, ya que al no tener competencia puede actuar como un monopolio.

La patente garantiza a los creadores que su actividad inventiva será suya y solo suya durante 20 años. Durante ese tiempo nadie más podrá explotarla, a no ser que decidan donarla, venderla o autorizar su uso a un tercero a cambio de unas condiciones económicas.

Pasados los 20 años la patente caduca y cualquier persona puede hacer uso del invento.

Las patentes más famosas del mundo

Algunas de las patentes más famosas de la historia, que revolucionaron la vida de millones de personas y que enriquecieron a sus inventores fueron la bombilla (patentada por Thomas Edison), el telégrafo (lo inventó Samuel Morse), el motor electromagnético (del mítico Nikola Tesla), el rollo de papel higiénico (de Seth Wheeler) y el avión (definida como “máquina que vuela” por sus creadores, los hermanos Wilbur y Orville Wright).

Otros casos de patentes con historia de éxito detrás y sello español son el Chupa Chups, la fregona, el submarino, el futbolín, la calculadora digital y la guitarra española.

Cómo solicitar una patente en España

En España las patentes se encuentran contenidas en la Ley 24/2015, de 24 de julio, de Patentes, y las regula la Oficina Española de Patentes y Marcas, organismo que se encarga de su estudio y concesión, aunque como veremos, hay más entidades a nivel internacional donde solicitarlas.

Se pueden solicitar tres tipos de patentes:

  • Patentes OEPM. Son las que se registran y conceden en la Oficina Española de Patentes y Marcas. Tienen validez única y exclusivamente en territorio español.
  • Patentes EPO. Las aprueba la Oficina Europea de Patentes a través de cualquiera de sus equivalentes nacionales. Su reconocimiento circunscribe a 32 países (los estados miembros de la UE y los que suscriben el Convenio sobre la Patente Europea).
  • Patentes PCT. Son las que se acogen al Tratado de Cooperación en Materia de Patentes, firmado por 148 países, y gestionado por la Organización Mundial de la Propiedad Industrial.

Para terminar, algunas curiosidades

¿Sabías que al cabo de un año se registran en torno a 7 millones de patentes en todo el mundo? China, con 700.000 anuales, es el país que más patentes registra.

En España, entre 2009 y 2017, el total de solicitudes de patentes se ha reducido de 3.712 a 2.286, lo que supone un descenso del 38%. La creatividad de los inventores españoles lleva nueve años consecutivos en caída libre.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte dinero rápido con un crédito fácil de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!