El fenómeno Sillicon Valley

La zona sur de la Bahía de San Francisco, en el norte de California, es conocida por todos como Silicon Valley. En esta área se alojan muchas de las mayores empresas tecnológicas del mundo, así como pequeñas start-ups que eligen esta región para empezar su actividad. La innovación, el talento y la alta tecnología son los emblemas del fenómeno Silicon Valley.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Algunas ejemplos de gigantes tecnológicas ubicados allí son Apple, Google, Facebook, Adobe Systems, Ebay, Electronic Arts, Hewlett-Packard, Intel, Oracle, Symantec, Yahoo! o Tesla. Además, Sillicon Valley cuenta con importantes universidades en sus alrededores, que en muchas ocasiones nutren de empleados a las empresas de la zona. Las más conocidas son las universidades de Berkeley y de Stanford, aunque también se ubican otras como la Universidad Estatal de San José, la de Santa Clara o el San José City College.

El sueño actual de no pocos dirigentes políticos actuales a lo largo y ancho del planeta es recrear un Sillicon Valley en sus respectivos países. Sin embargo, esta tarea no es nada sencilla. Los habitantes de la Bahía de San Francisco no se despertaron una mañana y se encontraron a corporaciones tecnológicas como Intel o HP allí, sino que el proceso fue largo y duró años.

Uno de los factores más importantes y que menos mencionan los medios de esta área es el buen clima: la costa californiana es uno de los lugares más agradables para vivir. No obstante, la historia de la simbiosis de investigación tecnológica entre el valle y la Universidad de Stanford es larga, y sin el apoyo de esta universidad quizás nunca habría llegado a generarse esta popular área empresarial.

Podríamos datar el comienzo del fenómeno Silicon Valley entre los años 40 y 50 cuando Frederick Terman, profesor de la Universidad de Stanford, promovió emprendimientos empresariales de algunos de sus alumnos, algunos de los cuales dieron origen a empresas como Hewlett-Packard.

William Shockley, inventor del transistor, fue otro de los grandes pioneros de la zona. La empresa Shockley Semiconductors se estableció en terrenos rurales cerca de la Universidad de Stanford, ya que su fundador era profesor visitante de la misma. Sin embargo, el terrible estilo de management de Shockley provocó la salida de algunos de sus miembros, que terminarían fundando otras empresas en la zona.

Con el paso de los años, las empresas tecnológicas han seguido proliferando como setas en Silicon Valley. Hoy en día, las start-ups invaden la zona aprovechando la simbiosis empresarial de la zona. La tendencia a largo plazo es que la densidad empresarial en Silicon Valley vaya a más. Todo un fenómeno que con casi toda seguridad se perpetuará para el resto de la historia.