Como los mejores colchones ayuda a descansar mejor

Cómo elegir los mejores colchones para dormir

¿A ti también te pasa? Ir corriendo a todas partes, con mil cosas que hacer, siempre rodeado de gente… Hoy en día todos sufrimos estrés de vez en cuando, y en ocasiones se debe, en parte, a la falta de sueño o de a que no descansamos de forma adeduada. Para ello hay una clave: saber elegir los mejores colchones.

¿Por qué? Muy fácil. Dormir lo recomendado (ocho horas diarias) no significa necesariamente que se descanse lo suficiente. Son muchos los factores que influyen en la calidad del descanso. Y uno de ellos, aunque a veces no se tenga en cuenta, es el colchón.

Se estima que los colchones duran aproximadamente diez años, ya que con el tiempo empiezan a hundirse y pueden causar problemas de espalda o musculares. Por tanto, siempre llega un momento en el que no cumplen su función correctamente y es necesario cambiarlos. Por eso, aunque cada uno tenga sus preferencias a la hora de dormir o conciliar el sueño, será mejor que sepas cómo elegir el colchón adecuado.

¡Te enseñamos a hacerlo!

 

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

12 consejos para elegir los mejores colchones

1º. Asegúrate de que no se te quede pequeño.

Es importante que tengas espacio de sobra para moverte a tu antojo mientras duermes. Por eso, es aconsejable comprar colchones de, aproximadamente, 100 cm para camas individuales y 150 cm para camas dobles. Pero esto no es todo: ¡no te olvides del grosor! Por debajo de los 15 cm de grosor tu espalda no descansará correctamente… ¡Tenlo en cuenta!

2º. Infórmate de la dureza de los colchones.

Hay colchones duros y colchones blandos. Lo ideal es que compres uno de dureza media. Un colchón muy blando no aguanta bien el peso y acabarás «hundiéndote», mientras que un colchón duro te causará molestias en la espalda. Así que, ya sabes, para la próxima vez lo ideal es un término medio.

3º. Busca un colchón que se adapte a tu manera de dormir

Cada persona es un mundo, y esto influye hasta en los mejores colchones que debemos usar. Si duermes boca arriba, tu mejor opción será un colchón bien firme; pero si duermes de lado o boca abajo, será mejor que compres uno blando para asegurar que la columna esté en una buena postura. Esto es realmente importante, ¡recuérdalo cuando vayas en busca de un nuevo colchón!

4º. Olvídate de pasar frío o calor.

A la hora de dormir cada uno tiene sus gustos: unos duermen tapados todo el año y otros, en cambio, pasan calor hasta en diciembre. Si eres de los primeros, que no cunda el pánico. ¿Sabías que hay colchones de látex o viscoelásticos que, según la transpirabilidad de sus materiales, pueden acumular calor? Y si eres de los segundos, opta por un colchón de muelles y olvídate de pasar calor cada noche.

5º. Compra un colchón adaptable.

¿Tienes problemas musculares?, ¿sufres dolores en las articulaciones? En ese caso, será mejor que te acostumbres a dormir en un colchón viscoelástico que se adapte a tu cuerpo y a tu espalda. ¡Lo notarás enseguida!

6º. Piensa en la comodidad de todos.

Seguro que alguna vez has dormido en un colchón de muelles con otra persona y te has despertado cada vez que se movía, ¿verdad? Por suerte, esto también puedes evitarlo con los colchones viscoelásticos, que no transmiten el movimiento. ¿Duermes acompañado? Compra uno de estos colchones y ambos saldréis ganando.

7º. Consulta los materiales.

Muchos colchones con el tiempo acumulan ácaros, por ejemplo, los colchones de espuma. Sin embargo, hoy en día podemos comprar colchones de materiales antiácaros o antibacterianos, como los de viscografeno, entre otros. ¿Eres propenso a las alergias? Consulta los materiales antes de comprar y tu colchón ya no será un problema.

8º. El colchón no lo es todo.

Como venimos diciendo, el colchón es muy importante, sí; pero no lo es todo. De nada servirá que tengas el mejor colchón del mercado si llevas años y años sin cambiar tu almohada, ya que seguirás sufriendo molestias en el cuello y la espalda, e incluso puede traer problemas más serios a largo plazo. Por eso, si quieres descansar bien es importante que también elijas una buena almohada.

9º. Ve a la tienda con la mente abierta.

Nos ha pasado a todos: a veces vemos algo anunciado en la televisión y ya pensamos que es lo mejor que hay en el mercado. Pero es un error. No te cierres en comprar ese colchón, ya que puede que no sea adecuado para tu manera de dormir o que sea más caro solo por el nombre de la marca. Hay cientos de colchones de buena calidad y a un precio de lo más asequible. Tal vez ahí fuera esté tu colchón ideal, ¡valora todas las opciones!

10º. Antes de pagar… asegúrate de que es el colchón adecuado.

El precio suele depender de la calidad, la durabilidad, la adaptabilidad, etc. Es fundamental que analices bien las características del colchón antes de decidirte por uno. Piensa que del colchón dependerá tu descanso, tu rendimiento y tu salud: no te dejes llevar por una oferta o un precio demasiado bajo y asegúrate de que es el colchón que estás buscando. De lo contrario, tendrás que reemplazarlo al poco tiempo, ¡al final lo barato sale caro!

11º. Prueba los mejores colchones.

Comprar un colchón no es ninguna tontería; al fin y al cabo es el lugar donde vas a pasar horas y horas cada día durante muchos años. No te conformes con conocer sus características y comprueba por ti mismo si es lo suficientemente cómodo.

12º. No te olvides de la garantía.

Antes de decidirte definitivamente por un colchón, consulta las condiciones de compra de la tienda. Es recomendable que compres en una tienda que te de un tiempo razonable de garantía. Por mucho que pruebes el colchón en la tienda (si es blando o no, si es cómodo o no) no sabrás si realmente es el colchón perfecto hasta que duermas un par de semanas en él. No te precipites y asegúrate de que la oferta incluye garantía.

¡Y esto es todo! Sí, ya sabemos que son muchos los factores que debes tener en cuenta para comprar el colchón ideal, pero la búsqueda merece la pena… ¡tu salud te lo agradecerá!

 

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!