IQ financiera

Las 5 claves de la IQ financiera según Robert Kiyosaki

Si aún no lo conoces, Robert Kiyosaki es un empresario, inversor y escritor que saltó a la fama gracias a su libro Padre Rico, Padre Pobre, best seller mundial en el que explica cuál debe ser la mentalidad correcta frente al dinero, el éxito y la riqueza para alcanzar la libertad financiera. Hoy hablaremos sobre las claves de la IQ financiera.

Polémico y famoso a partes iguales, en este libro diferencia claramente entre la mentalidad de la gente pobre y la de la gente rica. Si aún no lo has leído quizás deberías dejar de leer este artículo y empezar a leer esa obra maestra de la independencia financiera.

Sin embargo, no es el objetivo de este artículo mostrarte las virtudes de este libro de Kiyosaki, sino de otro menos famoso pero igual de bueno en el que explica cómo ser más listo con el dinero. Nos referimos a Incrementa tu IQ financiero, obra en la que narra cómo cualquier persona puede mejorar su IQ financiera.

Según Robert Kiyosaki:

La inteligencia financiera es aquella parte de nuestro intelecto que utilizamos para resolver problemas financieros, en tanto que el IQ Financiero es la medida de ese intelecto, es la forma en que medimos nuestra Inteligencia Financiera.”

Y la pregunta obligada es: ¿Cómo se mide nuestra IQ financiera y cómo podemos mejorarla? La respuesta la tienes en el siguiente apartado.

Las claves de la IQ financiera

1º. Producir más dinero

De una forma u otra, todos tenemos la posibilidad de generar más ingresos. Cuánto más ganemos, más alto será nuestro IQ financiero, sin olvidar que la capacidad que tengamos de rentabilizar ese dinero, entre otros factores que veremos a continuación, también nos permite disfrutar de un mayor IQ.

2º. Proteger tu dinero

No basta con generar y acumular dinero, también hay que saber protegerlo de las personas que nos lo quieren quitar. Sin ir más lejos, Kiyosaki explica que los impuestos son una forma legal de quitarnos nuestro dinero. Una persona con un IQ financiero alto utilizará todas las herramientas legales a su alcance para proteger su dinero y que nadie se lo quite.

3º. Presupuestar tu dinero

Independientemente de lo que ganes, tu capacidad para presupuestar tus ingresos y gastos viene determinado por tu IQ financiero. Alguien que gana 5.000 euros al mes pero gasta 4.500 tiene un IQ financiero menor que otra persona que solo gane 1.000 euros pero que es capaz de vivir gastando 500 e invirtiendo los otros 500, lo cual nos lleva al siguiente punto.

4º. Invertir el dinero

Mucha gente guarda su dinero en su banco de toda la vida por miedo a invertirlo. A cambio reciben una rentabilidad prácticamente nula. Frente a estos, otras personas con un IQ financiero mayor invierten su dinero en productos financieros que le reportan una rentabilidad más elevada. En otras palabras, ponen a trabajar a su dinero para ganar más dinero.

5º. Aumentar la IQ financiera

La mayoría de las personas delegan la responsabilidad sobre su dinero en otras personas a las que consideran expertos, como el banquero de turno o el asesor de inversiones. Al hacerlo renuncian a incrementar su propia inteligencia financiera, por lo que tienen un IQ financiero menor del que podrían tener. La solución pasa por aprender finanzas cada día, sin prisa pero sin pausa. Recursos hay a patadas.

Con la actitud correcta, si te esfuerzas conseguirás que tu IQ financiero mejore en muy poco tiempo. Ten por seguro que es una decisión de la que no te arrepentirás jamás.