planear jubilación anticipada

Jubilación anticipada: 7 claves para establecer un plan infalible

¿Pensando en la jubilación anticipada? A medida que crecemos, aumentan las responsabilidades familiares, económicas y personales. Además, por si no fuera poco, el trabajo va quemando cada vez más. De hecho, más de la mitad de la población activa afirma sufrir estrés laboral.

Es por eso por lo que muchos trabajadores se retiran antes de cumplir la edad de jubilación. ¿Tú también te lo estás planteando? Te contamos todo lo que debes saber, ¡sigue leyendo!

¿Qué es la jubilación anticipada?

Como ya sabrás, la edad de jubilación va subiendo cada vez un poco más. Aunque este incremento es pequeño de un año a otro, a largo plazo se notan los cambios… De hecho, se espera que dentro de 7 años la edad de jubilación sea a los 67 años y 6 meses, 2 años más que en la actualidad.

Sin embargo, existe la posibilidad de retirarse antes de llegar a esa edad. Es lo que se conoce como «jubilación anticipada», y se puede conseguir, principalmente, por discapacidad del empleado, por cese involuntario del trabajo o si el trabajador lo solicita y cumple los requisitos.

En otras palabras, en realidad casi todo el mundo puede optar a una jubilación anticipada. Pero ¡ojo! Hay que prepararse para ello con antelación. ¿Estás pensando en jubilarte por adelantado y no sabes cómo hacerlo? ¡Toma nota!

 

Lee también: Siete claves para llegar con ahorros a la jubilación

Las claves para planear tu jubilación anticipada

1º. Piensa en tus objetivos tras la jubilación.

Hay muchas maneras de vivir la jubilación. Para algunos, retirarse de la vida laboral significa llevar una vida más relajada, sin necesidad de generar ingresos ni realizar ninguna actividad. Sin embargo, son muchos los que aprovechan esta etapa de su vida para dedicarse a sus aficiones, probar nuevas actividades o viajar. Incluso hay quienes deciden vivir su retiro laboral en el destino de sus sueños y se mudan a una nueva ciudad.

Por eso, para poder planear bien tu jubilación, es imprescindible que pienses qué significa para ti y cómo quieres vivirla. Solo así podrás tomar las medidas y seguir el plan adecuado para hacerlo realidad.

2º. Fija un presupuesto para lograr esos objetivos.

Como puedes imaginar, la cantidad de dinero necesaria no es la misma en todos los casos. No necesitarás el mismo dinero si te vas a dedicar a tus aficiones, como puede ser, por ejemplo, la pintura, que si quieres viajar por el mundo o cambiar de ciudad.

Por lo tanto, es importante que, en función de lo que tengas pensado hacer, establezcas un presupuesto para saber cuánto deberás ahorrar antes de solicitar la jubilación anticipada.

3º. Calcula tu pensión.

A la hora de fijar este presupuesto, además, deberás tener en cuenta el importe mensual de tu pensión, ya que solo así sabrás cuánto debes ahorrar.

La jubilación anticipada supone (casi siempre) una reducción de la cuantía de la pensión pública, de manera que se resta un porcentaje por cada trimestre no trabajado. Y ¡ojo!, esta reducción se mantiene durante toda la jubilación. ¿Qué quiere decir esto? Muy sencillo. Todos los meses se cobrará un poco menos de lo que correspondería si no se hubiera solicitado el retiro anticipado.

Es conveniente que calcules tu pensión, para comprobar si te sale rentable adelantar tu jubilación y, en caso afirmativo, para saber cuánto debes ahorrar para vivir bien durante tu retiro. Para ello, puedes utilizar alguno de los simuladores online que encontrarás en el sitio web de varios bancos y de la Seguridad Social. ¡Una solución fácil, rápida y efectiva!

4º. Ahorra con antelación.

Esta es, probablemente, la clave más importante de todo plan de jubilación anticipada. En muchos casos, la cuantía de la pensión pública no es suficiente para llevar a cabo todos los planes que se desearía; y menos si tenemos en cuenta la reducción por solicitar la jubilación antes de tiempo.

De esta manera, para hacer frente a esta situación y poder vivir como siempre has deseado cuando no tengas responsabilidades laborales, deberás ahorrar durante varios años antes a través de fondos de inversión, seguros de ahorros, etc. Se estima que lo ideal es calcular, aproximadamente, los gastos de un año y ahorrar esta cantidad multiplicada por 25.

A partir de ahí, hay quienes dividen el objetivo en años, meses o incluso semanas para poder llevar la cuenta del progreso. Eso sí, debes ser consciente de que este ahorro supondrá recortar y priorizar gastos; pero ¡tranquilo!, ¡con el tiempo lo agradecerás!

 

Lee también: Cómo elegir un plan de pensiones rentable paso a paso

5º. Paga todas tus deudas.

Para asegurarte de tener esa cantidad planeada cuando te retires del mundo laboral, también es importante que pagues todas tus deudas, préstamos, etc.

En este sentido, es altamente recomendable que dejes la hipoteca pagada antes de retirarte, ya que, de lo contrario, puede que tengas que emplear gran parte de la pensión mensual en pagarla. Esto, aunque pueda parecer un gasto predecible, con el paso del tiempo puede ser una gran limitación. Por eso, hay quienes, desde su experiencia, aseguran que la mejor opción es procurar dejarla pagada antes de retirarse.

6º. Piensa un plan B.

Una vez que has elaborado un presupuesto de tus gastos anuales, has pensado un plan de ahorro y has calculado el importe de tu pensión, nada debería salir mal. ¿Pero y si no va todo lo bien que esperabas? Es cierto que teniendo dinero para hacer frente a los gastos mensuales y un pequeño colchón para otros gastos, probablemente no tengas problemas en un futuro.

Sin embargo, siempre pueden surgir imprevistos: un gasto importante inesperado, una crisis económica que disminuya el valor de tu patrimonio (es decir, tus bienes y propiedades), una caída de la economía que dé lugar a una pérdida de tus participaciones en el mercado financiero…

Por ello, para evitar problemas en un futuro, te aconsejamos pensar un plan B, de manera que la economía familiar se vea afectada lo menos posible si, al final, por cualquier motivo, tienes más gastos de los que pensabas.

7º. Pide ayuda.

Como todo esto depende de muchos factores, nunca está de más ponerse en contacto con un profesional. Así, podrás consultar todas tus alternativas y valorar qué opción es la más favorable para ti, tu bienestar y tu economía.

Planear una jubilación anticipada efectiva y rentable no es fácil, pero ¡tampoco es imposible! Solo debes tener en cuenta estas 7 claves.