jubilarte antes de los 65

Cómo crear un plan que te permita jubilarte antes de los 65

Vemos normal trabajar 8 horas cada día durante cinco de los siete días que tiene la semana. Nos han dicho además que debemos hacer esto hasta que cumplamos los 67 años y que cuando llegue ese momento nos jubilaremos y podremos disfrutar de nuestro retiro de oro. Pero ¿hay alternativas? Jubilarte antes de los 65, ¿es posible?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Afortunadamente, hay otra forma de hacer las cosas. Una alternativa que te permitirá ser el dueño absoluto de tu tiempo sin tener que esperar tantos años. Se llama libertad financiera y es el único camino posible para los que no quieren trabajar hasta el mismísimo día de tu jubilación.

Si quieres alcanzar la libertad financiera tienes que diseñar un plan que a largo plazo te permita vivir la vida que quieres sin tener que preocuparte por consultar el estado de tu cuenta corriente cada día. Si no sabes por donde empezar, estás en el lugar correcto.

Cuatro pasos para conseguir jubilarte antes de los 65

1º. Define cuál es tu situación actual

Debes tomar conciencia sobre cuál es tu situación financiera actual. ¿A cuánto ascienden tus ingresos? ¿Y tus gastos? ¿Consigues ahorrar lo que te gustaría? ¿Es este el estado de finanzas que te gustaría tener durante el resto de tu vida? Si la respuesta es negativa, ¿podrías hacer algo para cambiarlas?

2º. Define cuánto dinero necesitas para vivir

En el segundo paso debes concretar la cantidad de dinero que cada mes vas a necesitar para vivir. Considera tanto tus gastos fijos mensuales como tus gastos recurrentes (el seguro del coche, el IBI de la casa…). Lo ideal es que calcules el gasto aproximado de todo el año, lo dividas entre doce y le añadas un margen del 15% para estar curado en salud ante imprevistos.

Una forma fácil de hacer este cálculo es mirar el saldo que había en tu cuenta corriente hace justo 365 días, le sumas lo que has ganado durante todo el año y le restas el saldo actual. La diferencia serán tus gastos anuales.

3º. Define cuánto dinero tienes que ahorrar e invertir cada mes

Para alcanzar la libertad financiera y jubilarte antes de los 65 estás obligado a ahorrar dinero cada mes y destinarlo a la inversión, ya que los intereses generados por tus inversiones serán los encargados de cubrir tus gastos mensuales cuando llegue el día de tu retiro.

No es lo mismo ahorrar 300 euros al mes que ahorrar 600. Y tampoco es lo mismo obtener una rentabilidad del 3% que una del 8%. Cuánto más ahorres cada mes y cuánto más elevados sean los intereses, antes alcanzarás la libertad financiera. Si quieres hacer una proyección matemática con tus ahorros y distintas rentabilidades debes usar una calculadora de independencia financiera. Por ejemplo esta.

4º. Pon en marcha tu plan para jubilarte antes de los 65

Ya sabes donde estás hoy, donde quieres estar dentro de unos años y cuál es la fórmula para conseguirlo. Solo te falta poner en marcha tu plan. Para lograrlo, apriétate el cinturón con los gastos, intenta aumentar tus ingresos y, quizás lo más importante, aprende a vivir de forma humilde y sin excentricidades.

Todo el dinero que ahorres deberás invertirlo. Los intereses generados por esa inversión deberás reinvertidos también. Ojo, invertir no es complicado pero eso no significa que puedas hacerlo por ti mismo sin antes recibir la formación adecuada o sin la ayuda de profesionales.

Con el paso de los años tus inversiones generarán más y más intereses y, si te has ajustado al plan inicial, gastando lo mínimo y ahorrando lo máximo, antes o después el importe de dichos intereses será mayor que tus gastos mensuales. Cuando llegue ese momento podrás jubilarte, dedicarte en exclusiva a gestionar tu dinero y disfrutar de la vida. Habrás alcanzado la libertad financiera.

 

¿Buscas una ayuda extra? En Vivus te ofrecemos un micropréstamos online de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!