IRPF

El IRPF para dummies: ¿Qué es el IRPF y para qué sirve?

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF para los amigos) es uno de los impuestos más importantes del sistema tributario español. Se trata de un impuesto progresivo que el Estado cobra a las personas, familias y entidades en función de su riqueza: a mayores ingresos, mayor impuesto.

No existe contraprestación a cambio del pago de este tributo. El IRPF es de obligado pago por el contribuyente, sin que por ello tenga derecho a percibir algo. O al menos no de forma directa.

Están obligados a pagar IRPF las personas físicas que residen en España, independientemente de su origen o de su nacionalidad.  Su finalidad, como la del resto de impuestos, es contribuir al sostenimiento de los gastos públicos.

El Impuesto sobre la Renta se paga mes a mes a través de las retenciones que se producen en las nóminas de los trabajadores. Al llegar el periodo de hacer la declaración de la renta pueden pasar dos cosas:

  • Que se haya pagado más IRPF del que correspondía. En este caso el borrador saldrá “a devolver”.
  • Que se haya pagado menos IRPF del que se debía. En este caso el borrador saldrá “a ingresar”.

Al ser un impuesto progresivo, se adapta a las circunstancias personales y familiares de las personas. Por tanto, los que más dinero ganan pagan más IRPF que los que menos ganan. Además, existen desgravaciones para discapacitados, para los que tienen hijos o personas a cargo, para las personas mayores… El objetivo es que sea un impuesto justo.

¿Qué tributa en el IRPF?

El IRPF grava la renta de las personas que, según Hacienda, la forman la totalidad de los rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales del contribuyente. Cinco tipos:

  1. Rendimientos del trabajo. Es el dinero que ha recibido una persona como consecuencia de su trabajo. Entre otros, serían el salario (excluyendo las dietas y los gastos de viaje) o la prestación por desempleo.
  2. Rendimientos del capital. Se trata del dinero procedente de los elementos patrimoniales, bienes o derechos que posee el contribuyente y que no están relacionados con actividades económicas. Por ejemplo, los rendimientos del capital inmobiliario (como el alquiler de una casa).
  3. Rendimientos de actividades económicas. Es el dinero que obtiene una persona jurídica como consecuencia de una actividad económica. Por ejemplo, los procedentes de una actividad de comercio, de prestación de servicio, artística o deportiva.
  4. Ganancias y pérdidas patrimoniales. Son las obtenidas por los titulares de elementos patrimoniales, como un fondo de inversión o unas acciones. Por ejemplo, las ganancias obtenidas por invertir en un fondo indexado tributarían en el IRPF al recuperar el dinero.
  5. Imputaciones de rentas establecidas por ley. Aquí encontramos las rentas inmobiliarias, las rentas en régimen de transparencia fiscal internacional, las rentas por cesión de derechos de imagen y las rentas obtenidas por socios o partícipes de las instituciones de inversión colectiva (IIC) formadas en paraísos fiscales

Por su parte, en el IRPF también hay una catálogo extenso de rentas exentas de tributar. Estas son solo algunas de ellas:

  • Las indemnizaciones por despido o por cese del trabajador (hasta cierto límite).
  • Las prestaciones reconocidas al contribuyente por incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.
  • Las prestaciones y ayudas familiares vinculadas al nacimiento, parto, adopción o acogimiento de menores.
  • Las becas públicas concedidas.

Puedes consultar la lista completa aquí.