impuestos indirectos

¿Cuáles son los impuestos indirectos y cómo funcionan?

En nuestro día a día, realizamos compras y pagamos impuestos sin darnos cuenta. Los denominados impuestos indirectos se abonan, por lo general, cuando adquirimos algún producto. Como su importe va integrado dentro del precio, muchas veces no somos conscientes de su existencia.

Cómo se definen los impuestos indirectos

Este tipo de tributación grava una manifestación indirecta de la capacidad económica. Esta expresión que, aparentemente es muy técnica, indica que este tipo de impuestos se aplica sobre los bienes, el tráfico o el consumo. Además, a diferencia de otros, como el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), su importe es igual para todos los ciudadanos, independientemente de sus condiciones económicas.

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

El más importante y conocido de los impuestos indirectos es el IVA, que recae directamente sobre el consumo. Como hemos adelantado, es igual para todos los compradores ya que no atiende a circunstancias personales y es independiente del nivel adquisitivo.

Existen tres tipos de IVA. El general, del 21%, y dos reducidos del 10% y el 4%. Este último se aplica a bienes como el pan, la leche, el queso, los huevos, los libros, los periódicos y las revistas. El del 10% corresponde a otro tipo de productos como, por ejemplo, las aguas aptas para el consumo humano o para el riego, los medicamentos de uso veterinario, las compresas, los tampones o los preservativos.

Por otro lado, existen determinadas operaciones exentas de tributar mediante el IVA, tal es el caso de la hospitalización y la asistencia sanitaria pública o de las prestaciones procedentes de la educación impartida en entidades públicas o en entidades privadas autorizadas.

Impuestos especiales

Este tipo de tributación se aplica sobre bienes como las bebidas alcohólicas, los hidrocarburos, el tabaco, la electricidad o la matriculación de medios de transporte, cuyo importe está sujeto a la cantidad de contaminación que cause el vehículo en cuestión.

Quizás te interese: Comprar coche en el extranjero, ¿Compensa?

Impuesto sobre transmisiones patrimoniales

Este impuesto recae sobre la compra de bienes de segunda mano en los que no es posible aplicar el IVA. Está regulado por cada una de las CCAA.

Quizás te interese: Consejos para vender tu coche de segunda mano

Impuestos locales

Hay una serie de tributaciones que son de carácter local o autonómico como, por ejemplo, el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (también llamado Impuesto de Circulación) o el Impuesto sobre Actividades Económicas.

Los impuestos indirectos se aplican, por tanto, sobre el consumo y la posesión de bienes y, aunque a veces ni siquiera somos conscientes de que los estamos pagando, están presentes en nuestro día a día.

Quizás te interese: ¿Por qué nos retienen el IRPF en la nómina?