casas de empeño

Cómo funcionan las casas de empeño

La pasada crisis económica disparó la facturación de un modelo de negocio que muchos creían condenado al olvido. Por desgracia, muchas familias se vieron obligadas a recurrir a estas entidades buscando la liquidez inmediata que les permitiera afrontar los gastos del día a día. Hoy en Vivus te vamos a contar cómo funcionan las casas de empeño.

¿Qué son las casas de empeño?

Empecemos por la definición. Las casas de empeño son entidades privadas cuyo modelo de negocio se basa en prestar dinero de forma inmediata a sus clientes a través de lo que se conoce como un préstamo prendario.

Un préstamo prendario es un préstamo cuya garantía es un bien con valor. Por ejemplo, una joya, un reloj de oro, antigüedades, un aparato electrónico, un automóvil e incluso un local o una vivienda. Actualmente son muy populares como garantía los smartphones, las tablets, los ordenadores y los ebooks.

Muchas casas de empeño se han especializado en un tipo concreto de bien. Por ejemplo, las casas de empeño donde solo se empeña oro o en las que solo se empeñan antigüedades. No obstante, predominan las que son de tipo generalista y aceptan cualquier tipo de producto.

¿Cómo funcionan?

El funcionamiento de las casas de empeño es bastante sencillo. Cualquier persona que acredite ser mayor de edad puede acudir a una de ellas y presentar el bien que desea empeñar. Un responsable valorará el estado del mismo para determinar cuál es su valor y, en función de este, así será la cuantía del préstamo que ofrecerá.

Son dos los factores que más influyen en la valoración del bien:

  • El estado general del mismo. Comprobarán su estado físico, si le faltan piezas y si funciona correctamente. Esto último es fundamental por si tienen que hacer una futura venta del mismo.
  • La demanda del producto. Los productos que se venden rápido se valoran más que los que son más difíciles de colocar en el mercado, de ahí el auge de los aparatos electrónicos.

La casa de empeño deberá informar a su posible cliente de todas las condiciones del préstamo: cuál será su tipo de interés, cuál la comisión de resguardo, la forma y las fechas de pago, cuáles serán las condiciones que se han de dar para que pueda recuperar su bien o bajo qué condiciones lo perderá para siempre.

Si finalmente ambas partes se ponen de acuerdo, se firmará un contrato en el que todo quedará por escrito. En ausencia de contratiempos, una operación de este tipo se cierra en muy poco tiempo, por lo que una persona que necesita dinero con urgencia lo puede conseguir sin papeleo ni excesivos trámites burocráticos en apenas una hora.

¿Debo fiarme de una casa de empeño?

Las casas de empeño ofrecen préstamos rapidísimos y confidenciales a personas con necesidad de efectivo a muy corto plazo, que normalmente son personas con bajos ingresos. En caso de impago, la entidad se queda con el bien y lo revende, por lo que en todo momento tiene garantizada la recuperación del préstamo.

Estamos ante un tipo de negocio con muchos años de historia y que se encuentra perfectamente regulado por la legislación vigente, por lo que no hay motivos para desconfiar. Eso sí, como en todo, lo recomendable es visitar varias y comparar antes de decantarse por una.