Autocaravana

Vacaciones en autocaravana: consejos para principiantes

Viajar en autocaravana está de moda y cada vez más gente se anima a pasar unas vacaciones en familia sobre ruedas. Esta forma de viajar ofrece muchas ventajas, principalmente en términos de ahorro y de movilidad, razón por la que se ha convertido en una tendencia en auge en toda Europa.

Con una autocarava podrás recorrer cada rincón de este país (y de Europa) con la flexibilidad que te otorga el hecho de que tu vehículo es tu alojamiento. Podrás dormir, cocinar o asearte sin necesidad de pagar un hotel o cualquier tipo de alojamiento turístico.

Y lo mejor de todo es que no hace falta que compres la autocaravana (la verdad es que son un poco caras), sino que puedes alquilarla a una empresa y disfrutar de unas vacaciones en familia inolvidables, sobre todo si tienes hijos pequeños.

 

Lee también: Viajes low cost por España: dónde ir de vacaciones por poco dinero

 

Siete consejos para viajar en autocaravana por primera vez

Si nunca has disfrutado de unas vacaciones en autocaravana, no te pierdas los consejos que vamos a darte a continuación.

  1. Pon a punto tu autocaravana antes de viajar.

La autocaravana es un vehículo a ruedas y, como tal, necesita de una serie de cuidados para estar a punto. Si compraste la tuya a estrenar, no tendrás problemas de puesta a punto. Sin embargo, en el caso de que la hayas adquirido en el mercado de segunda mano o si llevas tiempo sin utilizarla, deberías revisar los niveles de líquidos del motor, la presión y el estado de las ruedas, etc.

Es importante también que el extractor solar que se encarga de sacar el aire caliente fuera del habitáculo funcione correctamente, así como el sistema de gas, los aislamientos, el mantenimiento eléctrico, las luces, etc. ¡Y no te olvides de la limpieza! La caravana será tu hogar y disfrutarás más de ella si está reluciente.

En el caso de las autocaravanas alquiladas en empresas, estas suelen venir con la puesta a punto ya hecha. Si se la alquilas a un particular, asegúrate de que se encuentra en buen estado antes de firmar el contrato y de que cuenta con el seguro de circulación en vigor.

 

  1. Planifica tu viaje y disfruta del recorrido.

A diferencia de otros medios de transporte, como el coche, el avión o el tren, viajar en autocaravana es otra experiencia. No se trata de ir del punto A al punto B, sin más, sino de disfrutar del recorrido, planificando minuciosamente el viaje y descubriendo en profundidad cada kilómetro de carretera.

No olvides que la gran ventaja que ofrece viajar en autocaravana es la libertad de agenda. La puntualidad deja de ser un problema; puedes olvidarte del reloj y de los horarios. Tú marcas el ritmo de tus comidas, de tus descansos y de los paseos junto a tu familia. Es el slow travel en su máxima expresión.

No obstante,  sí que es importante que te asegures de dónde podrás realizar las paradas para descansar y que te informes de cuáles son las condiciones y los servicios que ofrecen cada uno de estos estacionamientos. Ten en cuenta que hay muchos sitios donde las autocaravanas no están permitidas. Nuestro consejo es que consultes las ordenanzas municipales y no te la juegues viajando a la aventura.

 

  1. Opta por un viaje sencillo.

Existen miles de lugares recónditos por descubrir y en los que disfrutar de maravillosas experiencias. Sin embargo, si es tu primera vez al volante de una autocaravana, te recomendamos que optes por un viaje sencillo y cercano, evitando las rutas demasiado largas y los entornos naturales vírgenes de difícil acceso.

Es importante que en este primer viaje te sientas cómodo y seguro, descubriendo los pros y contras de este estilo de vacaciones por ti mismo y en un entorno lo más controlado posible. Si te gusta la experiencia, podrás hacer rutas más complejas en próximos viajes.

 

  1. La seguridad es lo primero.

 Puede resultar tentador conducir por la carretera mientras tus hijos se tumban en la cama o juegan en torno a una mesa. Sin embargo, estos comportamientos están prohibidos. Como en cualquier otro vehículo, en carretera todos los usuarios deben ir sentados y con el cinturón de seguridad. La seguridad de todos los viajeros es lo primero, nunca lo olvides.

 

  1. Vigila las reservas de agua del vehículo.

Podrás hacer vida normal en tu autocaravana durante un par de días, siempre y cuando no abuses de la ducha y del uso del retrete. Por esta razón, es importante que no pierdas de vista las reservas de agua del vehículo y que cuentes con que tendrás que hacer una parada en algún camping cada dos días como máximo.

Allí podrás vaciar el depósito de agua sucia (no puedes hacerlo en una gasolinera o en cualquier parada improvisada), proveer al vehículo de agua potable y de electricidad, etc. Porque no querrás quedarte sin electricidad para cargar el móvil en mitad de la ruta, ¿verdad?

 

  1. No te olvides del menaje de cocina y de hogar.

En el caso de que alquilas la caravana, asegúrate de que en el precio se incluye todo el menaje necesario para poder cocinar (platos, vasos, sartenes, ollas…), además de toallas, sábanas o almohadas.

Aunque el tamaño del vehículo es el que es, debes llevar contigo todo lo que consideres necesario para estar varios días fuera de casa (tampoco te puedes olvidar de la comida). Recuerda que es un alojamiento y un medio de transporte, dos por uno.

 

  1. Evita los centros de las ciudades.

Los centros urbanos no son buen lugar para las autocaravanas. Muchos de ellos prohíben la entrada de estos vehículos y la mayoría impiden su aparcamiento. Además, las calles suelen ser estrellas y muy concurridas, y tu vas con un vehículo de dimensiones mayores a las de un coche normal.

Lo mejor que puedes hacer es aparcar la autocaravana en el camping y desplazarte al centro en transporte público. Evitarás muchos quebraderos de cabeza. A unas malas, también puedes aparcarla en un parking alejado del centro