Llegar fin de mes

Guía básica para llegar a fin de mes sin sobresaltos

Necesitamos un techo para vivir, combustible para el automóvil, una forma de pagar la comida del supermercado y la ropa de los niños… En definitiva, necesitamos dinero. En la sociedad actual, por muchas vueltas que queramos darle, es imposible vivir sin él, y llegar a fin de mes no siempre es fácil.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

El problema de miles de familias en nuestro país es que el dinero que ganan no les llega a final de mes. Los sueldos son los que son y vivir es cada vez más caro. Mucha gente pasa la mayor parte del día en el trabajo solo para subsistir. ¿Qué se puede hacer para salir de esta espiral tan deprimente?

En este artículo te damos la respuesta en forma de una guía básica de solo cinco pasos que te permitirá llegar a final de mes sin sobresaltos y con ahorros.

Cómo mejorar tus finanzas personales en 5 pasos para llegar a fin de mes

Llegar fin de mes

1. Conoce tus ingresos y tus gastos para llegar a fin de mes.

El primer paso para poner orden en tus finanzas personales es el más sencillo de todos: conocer al milímetro todos y cada uno de tus ingresos y de tus gastos.

Con los ingresos es bastante sencillo, ya que la mayoría de la gente solo percibe una nómina por su trabajo por cuenta ajena. Con los gastos, ya es otra historia, ya que suelen ser tantos y tan dispares que poca gente los tiene bajo control.

Nuestro consejo es que descargues alguna aplicación móvil de finanzas personales que te permita anotar tus gastos de forma manual y por categorías. Una de las que más nos gusta es Money Pro, ya que es fácil de usar y cien por cien personalizable, pero puedes elegir cualquiera.

Día a día llevarás el registro de todos tus ingresos y de todos tus gastos, sin excepciones y sin olvidos.  Por pequeño e insignificante que parezca un gasto, anótalo en su categoría correspondiente. Pequeñas cifras suman una cifra mayor.

Una vez al mes debes volcar toda la información de la app en una hoja de Excel. Puedes crear la tuya propia o personalizar alguna que descargues de internet. Enero, Febrero, Marzo, Abril… Hazlo todos los meses y al cabo del un año tendrás una información extraordinariamente valiosa: un desglose de tu vida financiera.

2. Reduce tus gastos.

Una vez que sabes cuáles son tu salidas de dinero, llega la hora de ponerse manos a la obra y sacar la tijera para hacer recortes. Mucha gente siente miedo cuando piensa en reducir gastos porque creen que su calidad de vida disminuirá, pero se equivocan.

Nuestro consejo para seguir este paso y llegar a fin de mes es que diferencies entre:

  • Gastos fijos: son gastos que difícilmente podrás reducir, a no ser que estés dispuesto a hacer grandes cambios en tu vida. Por ejemplo, la hipoteca o el alquiler.
  • Gastos variables principales: son gastos que no puedes eliminar, poro sí optimizar y reducir. Por ejemplo, las facturas de la luz o del teléfono, el gasto en combustible o el gasto en el supermercado.
  • Gastos variables secundarios: estos sí que se pueden eliminar sin pensarlo. Por ejemplo, la cuota del gimnasio, la suscripción a Netflix o a Spotify, la asistenta del hogar…

Sobre reducir gastos hemos escrito largo y tendido en el blog. Si echas un vistazo a nuestra hemeroteca aprenderás a ahorrar en cumpleaños, en la factura del teléfono, en el hogar, organizando un bautizo… Hay trucos y consejos para ponen a dietas todos y cada uno de tus gastos y llegar a fin de mes.

3. Aumenta tus ingresos.

Reducir gastos es imprescindible para sanear una economía doméstica, pero no es la única fórmula que podemos aplicar. Los ingresos son la otra variable fundamental en finanzas personales, y eso mucha gente lo olvida.

La mayoría de las personas piensan que no pueden controlar sus ingresos, y se equivocan. Nuestros ingresos no son ajenos a nosotros y, con imaginación, esfuerzo y ganas de trabajar, podemos conseguir que aumenten.

Aquí van algunas formas de conseguirlo:

  • Dar una hora extra al día en tu trabajo actual.
  • Trabajar algunas horas los fines de semana en hostelería.
  • Dar clases particulares.
  • Si eres un manitas, hacer reparaciones de fontanería o electricidad para tus vecinos.
  • Cuidar niños pequeños.
  • Sacar mascotas a pasear los fines de semanas.
  • Diseñar páginas webs.
  • Ser community manager de alguna empresa.
  • Hacer consultorías online sobre tu especialidad.
  • Monetizar webs con el programa de afiliados de Amazon

Tú te conoces mejor que nadie así que seguro que se te ocurre alguna forma de encontrar un ingreso extra. En realidad, todo se reduce a tener imaginación y a echarle ganas. Si quieres, puedes tomártelo como un reto: empieza por conseguir un ingreso extra de 50 euros al mes. Solo eso.

4. Mantente firme y vive frugal

Si sigues nuestros consejos, llegados a este punto ya deberías saber en qué gastas tu dinero cada mes, deberías haber puesto las medidas necesarias para reducir tus gastos y deberías estar en el camino de aumentar tus ingresos y llegar bien a fin de mes.

Por fin, tus finanzas personales comienzan a ir por el buen camino, solo tienes que mantenerte firme, ser constante y no permitir que los ánimos decaigan. Esto te resultará mucho más fácil si adoptas un estilo de vida frugal.

Lo conseguirás consumiendo únicamente lo que necesitas, gastando tu dinero de forma eficiente, no viviendo por encima de tus posibilidades, evitando las deudas, no desperdiciando recursos y aprendiendo a valorar tu tiempo.

5. Ahorra y crea tu fondo de seguridad, nuestro último consejo para llegar a fin de mes.

Es una cuestión matemática: en el momento en que tus gastos sean menores que tus ingresos, el ahorro llegará a tu vida. Al principio será muy pequeño. Acabará el mes y pensarás: “Uy, me han sobrado 50 euros”. Pero con el paso del tiempo, mes a mes, este ahorro cada vez será mayor.

Nuestro consejo es que utilices este dinero para crear tu fondo de emergencias, también llamado fondo de seguridad.

Un fondo de emergencias no es más es una hucha, es decir, una cantidad de dinero suficiente para afrontar cualquier tipo de emergencia económica que aparezca en tu vida. Por ejemplo, la rotura de una tubería en casa, una avería del coche, la sustitución del frigorífico…

El fondo de emergencia cumple dos funciones:

  1. Aportar tranquilidad. Dormirás más tranquilo sabiendo que tienes un colchón de ahorros.
  2. Evitar que te endeudes. Si surge un gasto imprevisto, no será necesario que te endeudes para afrontarlo.

En cuanto a su importe, lo ideal es que puedas cubrir con él, como mínimo, tus gastos durante tres meses. No obstante, si en lugar de tres meses consigues cubrir seis, mucho mejor. A mayor tamaño del fondo de emergencia, más margen de seguridad ante imprevistos.

Y ya está, no tienes nada más que hacer. ¿O acaso te ha parecido poco?

Si sigues los cinco pasos que te explicamos en esta pequeña guía conseguirás, por fin, poner en orden tus finanzas personales y nunca más tendrás problemas económicos que te impidan llegar a final de mes.

 

¿Necesitas una ayuda extra? En Vivus tenemos nuestros créditos rapidos  con los que te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para que hagas frente a cualquier imprevisto de forma sencilla. ¡En 10 minuto y sin apenas papeleo!