economía sumergida

¿Qué es la economía sumergida?

Seguro que has escuchado hablar de la economía sumergida en las noticias o en los medios de comunicación. De hecho, se erige como uno de los principales problemas de la economía española.

Popularmente, la economía sumergida está denominada dinero negro y se puede definir como el conjunto de actividades económicas que no se declaran, escapando del control de la Administración y fuera de la legalidad fiscal, laboral y de la Seguridad Social. Por ejemplo: trabajar horas extras para tu empresa sin que coticen esas horas, pagar un trabajo o servicio sin aplicarle el IVA vigente o realizar una compra-venta de un bien sin pagar impuestos. En definitiva, todas estas acciones son economía sumergida.

Consecuencias de la economía sumergida

La economía sumergida en España suma 168.000 millones y provoca la pérdida de 26.000 millones de euros, según los economistas más prestigiosos. Y eso siendo conservadores, ya que otros informes elevan la cifra a 40.000 millones que se dejan de recaudar. Con estos datos, comprobamos que el 16 % de la riqueza del país se basa en dinero negro, cantidades astronómicas de las que el Ministerio de Economía y Hacienda tiene constancia.

La actividad económica ilegal en nuestro país es una de las más altas dentro de la zona euro, superada por Italia. Según los expertos se trata de un problema estructural en la capacidad de recaudar los impuestos y que pone en riesgo nuestro bienestar.

En este sentido, los analistas sostienen que la Seguridad Social es la más afectada con el impago de 70.000 millones, poniendo en riesgo las pensiones del futuro.

Hay que tener en cuenta además que los trabajos en negro no sólo son un problema para el futuro en materia recaudatoria, sino para las personas que se encuentran en esta situación, ya que no cuentan con ninguna protección ni derechos laborales.

Quizá te interese: Finanzas para dummies: el IVA  

Medidas para frenar el mercado negro en España

En nuestro país se han puesto en marcha algunas medidas que intentan frenar la evasión de impuestos. Por ejemplo, un profesional debe justificar cualquier ingreso o retirada de 1.000 € de sus fondos bancarios, obligando a las entidades a informar de los movimientos a Hacienda.

Además, se puso en marcha una amnistía fiscal que permite a las personas aflorar pagos ocultos pendientes con el fisco. Por otro lado, los contribuyentes deberán informar del patrimonio que posean en el extranjero, tributar obligatoriamente el IVA en las operaciones de compra-venta de viviendas, entre otras acciones

Todo acompañado con un endurecimiento de las sanciones para las personas físicas o jurídicas que no declaren sus impuestos, además de un mayor control de Hacienda sobre actividades turísticas o de venta ambulante.

Ahora que ya conoces la gravedad de la economía sumergida en España, entenderás porque es un tema tan recurrente en los medios. Un problema que nos afecta a todos y que debemos ayudar a erradicar.

Quizá te interese: ¿Qué es el TIN?