cuesta de septiembre

Cómo superar la cuesta de septiembre e iniciar un otoño ahorrador

El fin del verano se acerca y la vuelta al cole ya está detrás de la esquina. ¿Te has pasado de la raya gastando dinero estas vacaciones? La temida cuesta de septiembre está a punto de llegar y es posible que tus finanzas personales tiemblen solo de pensarlo. Por suerte, podemos ayudarte.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Hoy repasaremos en nuestro blog algunas pautas para superar con éxito la cuesta de septiembre e iniciar un otoño ahorrador.

Cinco consejos para sobrevivir a la cuesta de septiembre

  1. Presupuesto para qué te quiero.

No podemos solucionar un problema si no lo conocemos en profundidad. Partiremos de un presupuesto de ingresos y de gastos que nos permita valorar cuál es la situación inicial de nuestra economía doméstica y cómo podemos optimizarla.

El presupuesto es la única herramienta de la que disponemos para conocer cuáles serán las salidas de dinero a las que vamos a hacer frente en las próximas semanas.

  1. Adiós gastos hormiga.

Hemos hablado mucho en el blog sobre lo peligroso que son los gastos hormiga. No les damos importancia porque parecen insignificantes pero si los sumásemos todos nos encontraríamos con un montón de dinero que mes a mes tiramos a la basura.

La cervecita en el bar a la salida del trabajo, los cafés de máquina en la oficina y el menú diario del restaurante solo conseguirán que la cuesta de septiembre sea más empinada. Limítalos. Prueba a llevar el café de casa en un termo, evita la cerveza y apúntate a la moda de comer en tupper.

  1. Cuidado con las compras online.

Casi con toda seguridad, nuestros gastos serán menores si hacemos las compras de forma online. La mayor parte de los productos que se usan en cualquier hogar están en Amazon a un precio más bajo del que ofrecen la mayoría de tiendas físicas. Hay que aprovecharse de esta situación y ahorrar comprando por internet.

Sin embargo, también hay que ser cuidadoso y evitar compras innecesarias que no haríamos en una tienda convencional. El hecho de que cualquier cosa esté a solo dos clics de ratón de nosotros puede hacer que nos convirtamos en un comprador digital compulsivo.

  1. Aprovecha las rebajas.

Si tienes que renovar el armario, hazlo cuando lleguen las rebajas. Prepara una lista con la ropa que necesitas y ve a comprarla cuando se inicie la temporada de rebajas.

El secreto para ahorrar en rebajas es sencillo: no compres nada que no aparezca en la lista, por muy tentador que resulte el descuento del 80%. El problema es que la mayoría de la gente pica y termina comprando unos zapatos, una corbata o un vestido que no tenían previsto comprar. No caigas en la trampa.

  1. Usa menos el coche.

No somos conscientes del montón de dinero que gastamos al cabo del año en el coche. Nuestro consejo es que, siempre que sea posible, te pases al transporte público, más barato y mucho menos contamintante. Y si vamos un poco más lejos, ¿por qué no ir al trabajo en bici? Llegarás despejado a a oficina y con las ideas mucho más claras.

En teoría, poniendo en práctica estos sencillos consejos deberías conseguir reducir tus gastos un mínimo de 200 euros mensuales. Si además revisas las tarifas contratadas de electricidad, teléfono o internet, controlas tus deudas e hilas muy fino con los gastos de la vuelta al cole, la cuesta de septiembre se convertirá en un tobogán.

 

¿Buscas un crédito facil  y rápido de solicitar?  En Vivus te ofrecemos un préstamo de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!