¿Puedo empeñar mi coche?

¿Se puede empeñar mi coche?

En ocasiones, las circunstancias nos ponen contra la espada y la pared (financieramente hablando). En esos casos, debemos plantearnos formas de obtener un ingreso adicional. Una opción es hipotecando o empeñando bienes que tenemos en nuestra propiedad, puesto que nos pueden dar liquidez. Y muchas personas se planean si se puede empeñar un coche.

Se trata de una duda recurrente y la respuesta es simple: Sí, se puede. Pero, claro, seguramente no tengas suficiente con que te digamos que sí que se puede, sino que quieres saber cómo hacerlo y cuánto puedes llegar a obtener por él, ¿verdad? Tranquilo, de todo eso es de lo que vamos a hablar en el artículo de hoy. ¡Vamos allá!

 

¿Cómo empeñar mi coche?

Para empeñar tu coche lo primero que debes tener en cuenta es la empresa a la que acudes. Esta empresa debe ser fiable y estar especializada. Por suerte para ti, hoy en día hay una gran cantidad de empresas que se dedican a este tipo de servicios, tanto a nivel online como a nivel offline, por lo que no debería resultarte complicado encontrar una que se adapte a tus necesidades y te dé confianza.

Debes tener en cuenta que no todos los coches se pueden empeñar, por lo que es importante que contactes con ellos mediante teléfono o email (o utilizando la web de su propiedad, que algunos de ellos tienen preparada para este tipo de consultas). Sobre qué coches se pueden empeñar, dedicamos un pequeño apartado a responder a esa pregunta un poco más abajo.

Una vez acepten el empeño, procederán a tasar tu vehículo. Esto suele hacerse con una primera tasación online (para que veas si el dinero que te van a dar es suficiente o no) y una tasación presencial ya más seria para terminar de dar un precio más ajustado. Y, tras esto, tú sólo tienes que decidir si aceptas o no el precio que te den.

 

¿Qué coches se pueden empeñar?

Depende de cada empresa. Por ejemplo, Flexicar sólo permite empeñar coches que hayan sido matriculados en 2007 en adelante. Otras empresas sólo permiten empeñar coches de gama alta. Otras empresas quieren evaluar la situación del coche antes de decidir si aceptan el empeño o no.

En definitiva, depende de cada empresa. Es por ello que debes pensar bien en qué tipo de coche tienes y en qué situación está y buscar la empresa que mejores condiciones te ofrezca. Lo que sí debes tener en cuenta es que todas te exigirán que seas el propietario del vehículo y, en la mayoría de los casos, que esté completamente pagado.

 

Y después de aceptar el empeño… ¿Qué pasa?

Una vez te hayan tasado el coche, si te parece bien, se fijarán las condiciones. Y aquí puede haber dos opciones diferentes (dependiendo de la empresa a la que acudas):

  1.     Seguir conduciendo: En algunos casos, se te permite seguir conduciendo el vehículo mientras devuelves mes a mes el dinero que te han prestado. En cierto sentido, es como pedir un crédito con un aval (el coche).
  2.     Dejar el coche en depósito: En otros casos, la empresa se queda el coche y lo mantiene en custodia, inmovilizado en sus instalaciones hasta que termines de pagar la deuda que has contraído.

Obviamente, la primera opción es mejor que la segunda, y más si necesitamos el coche para seguir trabajando. Sin embargo, en las empresas que actúan de la primera forma, la tasación suele ser inferior, para compensar el riesgo adicional. Por tanto, debes evaluar muy bien las dos opciones para ver cuál es la que más te compensa.

 

¿Qué documentación necesito para empeñar mi coche?

Para empeñar tu coche debes acreditar que el vehículo está en buenas condiciones y que es de tu propiedad. Además, deberás demostrar que está al día en el pago de impuestos. Por tanto, tendrás que presentar los siguientes documentos:

  1.     Documentación que acredite la propiedad del vehículo.
  2.     Ficha técnica con ITV actualizada.
  3.     Certificado de impuesto de circulación pagado.
  4.     Permiso de circulación (esto no siempre lo exigen, pero está bien tenerlo)

 

¿Cuánto me darán si empeño mi coche?

Como puedes imaginar, la cantidad de dinero que vayan a darte por tu vehículo depende de multitud de factores. No obstante, hay algunos más importantes que otros. Los más relevantes serán los siguientes:

  1.     Empresa de tasación: Este es el punto más importante, porque cada empresa gestiona su negocio de forma diferente y, por lo tanto, no todas ofrecen las mismas tasaciones ni condiciones. Una empresa puede darte un 10% más que otra sin que haya un motivo razonable (al menos, en apariencia). Es por ello que es muy importante estudiar diferentes empresas y ver cuál nos interesa más.
  2.     Estado del coche: El estado del coche, lógicamente, también es fundamental. No te van a dar lo mismo por un coche recién salido del concesionario que por uno que está destartalado. En este sentido, los kilómetros que tenga, los posibles golpes o desperfectos, el estado del interior, etc. pueden llegar a marcar una gran diferencia en la tasación.
  3.     Tipo de vehículo: Por último, el tipo de vehículo. Ya hemos comentado que algunas empresas únicamente aceptan coches de gama alta, por ejemplo. No todas las empresas de empeños de vehículos son tan exigentes, pero sí es cierto que la gama afecta a la tasación. Cuanto mejor sea el coche, mayor cantidad de dinero recibirás al empeñarlo (como es lógico).
  4.     Situación financiera: Este último punto es un poco más “tramposo” y no todas las empresas recurren a él, pero las hay que sí (por eso te dijimos al principio que debes elegir con cuidado). Las empresas pueden pedirte información que revele tu situación financiera, y tratar de presionar la tasación a la baja sabiendo que estás necesitado de liquidez. Por ello, trata de aparentar una situación financieramente cómoda.

Como puedes ver, empeñar tu coche es algo perfectamente posible y es una forma excelente de obtener un extra de liquidez en situaciones en que las finanzas domésticas no estén muy boyantes. Por supuesto, debes hacerlo con cuidado para que no te engañen. Pero, si sigues nuestras recomendaciones, seguro que consigues sacar un buen dinero sin riesgos.

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!