bicicleta eléctrica

Lee ESTO antes de comprar una bicicleta eléctrica

Si hay un medio de transporte cómodo es, sin duda, la bicicleta. Los motivos son más que evidentes: no estás sujeto a horarios, evitas el tráfico, puedes acceder fácilmente a cualquier sitio… Y si encima es una bicicleta eléctrica, puede ser tu mejor alternativa para ir por la ciudad.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Usar una bicicleta convencional como medio de transporte principal requiere un esfuerzo físico considerable y puede hacer que lleguemos cansados a nuestro destino. Por suerte, esto ya no es un problema gracias a la bicicleta eléctrica o e-bike.

La bicicleta eléctrica es el medio de transporte con motor más sostenible, junto con los patinetes eléctricos, ya que reduce la contaminación atmosférica; y más saludable, ya que fomenta un estilo de vida activo, mejorando nuestra condición física. No es de extrañar, entonces, que cada vez sean más las personas que apuestan por este tipo de bicis.

Sin embargo, al ser un sector que está todavía en crecimiento, muchos se encuentran un poco perdidos a la hora de comprar una. ¿Quieres saber qué debes tener en cuenta para comprar una bicicleta eléctrica? ¡Te lo contamos!

11 Consejos para comprar una bicicleta eléctrica

1º. Comprueba la autonomía de tu próxima bicicleta eléctrica.

La autonomía de una bicicleta eléctrica indica la cantidad de kilómetros que podemos recorrer antes de que se agote la batería. Por eso, dependiendo del uso que vayas a dar darle, esto será más o menos importante.

Normalmente, la autonomía de una bici eléctrica oscila entre 35 y 60 km, aunque las hay de hasta 140 km. De todas formas, no deja de ser una bici, por lo que, en caso de que se agote la batería en mitad de la ruta, podrás seguir pedaleando. Pero ¡ojo!, ya no tendrás el impulso del motor.

2º. Procura que sea fácil de cargar.

Hay baterías tanto extraíbles como integradas. Lo más recomendable, sobre todo si tienes pensado ir con ella a muchos sitios, es comprar una bici con batería extraíble. Así, podrás dejar tu bicicleta eléctrica aparcada en un lugar seguro y llevarte la batería, en lugar de transportar la bicicleta entera cada vez que la tengas que cargar. Mucho más cómodo, ¿no te parece?

3º. Fíjate en la ubicación del motor.

En cuanto al motor, hay dos tipos de bicicletas eléctricas: las que tienen el motor en una de las ruedas y las que lo tienen en el eje central. Si está en una de las ruedas, el peso estará menos repartido. Por eso, normalmente, las bicicletas con motor central aportan una mayor estabilidad y equilibro. Pero tranquilo, ¡eso no significa que las demás no sean seguras!

4º. Cuidado con la potencia del motor de tu bicicleta eléctrica.

¿Sabías que una bicicleta eléctrica de más de 250 W se considera similar a una moto? Por eso, en esos casos tendrás que contratar un seguro y carné de conducir. Si no quieres gastar dinero en pagar el seguro o no tienes el carnet, asegúrate de que la potencia no supera esta cifra.

5º. Uso deseado.

Igual que ocurre con las bicicletas convencionales, las hay de uso urbano, de montaña, etc. Como comprenderás, para dar un paseo por la ciudad o ir al trabajo, no hace falta una bicicleta de montaña, ya que tendrá un motor más potente y, por lo tanto, será más cara. Así que, ya sabes… ¡piensa bien para qué la vas a usar antes de gastarte el dinero!

6º. Viajes fuera.

¿Vas a utilizar tu bici por la ciudad o pretendes hacer rutas y viajar con ella? Es importante que tengas esto claro antes de comprarla. Hay bicis plegables que, como es lógico, son más fáciles de transportar. ¿Eres un amante del cicloturismo? ¡Una bici eléctrica plegable es lo que estás buscando!

7º. Comprueba los accesorios antes de comprar tu bicicleta eléctrica.

Hay bicicletas que son más baratas, ya que no incluyen todo el equipamiento posible como, por ejemplo, luces o retrovisores. Dependiendo de para qué quieras utilizarla, necesitarás incorporar estos accesorios. Por tanto, asegúrate de que la bici que compras tiene todo lo que necesitas o, de lo contrario, puede que luego salga más caro comprar los accesorios sueltos, ya sabes… ¡a veces lo barato sale caro!

8º. Presta atención al material de la batería de tu bicicleta eléctrica.

En este tipo de bicicletas encontrarás, principalmente, dos tipos de batería: de litio y de plomo. Las de plomo son más económicas, ya que pesan más y tienen una vida útil más corta, entre 2 y 3 años. Por otro lado, las de litio son más ligeras y duran el doble de tiempo, hasta 5 años, pero, claro, también son más caras. ¡Valora qué opción te sale más rentable a largo plazo!

9º. Asegúrate de que es fácil de manejar.

Sí, es cierto que con estas bicis cuentas con un impulso extra gracias al motor. Pero ¡ojo!, el motor no lo hace todo, también debes poner de tu parte y hacer un esfuerzo. Por eso es importante que, ante todo, la bici sea cómoda y fácil de llevar.

Para ello, es recomendable que no sea  muy pesada, es decir, que la batería no sea muy voluminnosa, que el peso esté bien repartido, etc. Aunque esto eleve un poco el precio de la bicicleta, a largo plazo lo agradecerás.

10º. Ten en cuenta el tiempo de carga de la batería.

¿Vas a usar la bicicleta simplemente por afición?, ¿solo vas a salir a pedalear un rato unos días a la semana? En ese caso, con una batería de carga «lenta», tendrás suficiente, ya que cargará en unas 8 horas. Pero ¿y si lo que tienes pensado es que tu nueva bici sea tu medio de transporte principal?, ¿vas a ir en bici a todas partes? En ese caso, te aconsejamos que busques una batería con una carga más rápida, ¡las hay que cargan en solo 3 horas!

11º. Mira el tipo de frenos antes de comprate una bicicleta eléctrica.

Los frenos más habituales en este tipo de bicicletas son los V-brakes o los de disco. Sin embargo, últimamente son muchos los que apuestan por los frenos hidráulicos, ya que afirman que son más eficientes. Pero ¡para gustos los colores! Así que, ya sabes, ¡busca los frenos que más se adapten al uso que vas a dar a tu bici!

Una bicicleta eléctrica para muchos es un gasto, pero es más una inversión. Un medio de transporte cómodo, sostenible, que nos mantiene activos… ¿Qué más se puede pedir? ¡Sigue estos consejos y compra ya tu bicicleta eléctrica!

 

Si te ha surgido un imprevisto y necesitas dinero rápido  puedes solicitar un préstamo Vivus. Te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Además, la solicitud es muy sencilla y rápida, ¡en tan solo 10 minutos y sin apenas papeleo!