Estos son los peligros de conectarte a un WIFI público

Las redes de WIFI público son muy peligrosas. Aunque no debe pasar nada si somos muy, muy, muy precavidos y hacemos un uso responsable de internet cuando estamos conectados a alguna de ellas, lo cierto es que hay riesgos y podemos llevarnos más de un susto innecesario.

Si no quieres que los datos de tus tarjetas bancarias circulen libremente por la red o que tus fotografías y vídeos estén al alcance de cualquiera, debes extremar las precauciones. Estos son algunos de los peligros de conectarte a una red wifi pública.

WIFI público: no es oro todo lo que reluce

infografia_wifipublico

 

  • Pueden capturar tus datos privados

Cuando te conectas a una red wifi público sin que para ello sea necesario una contraseña, cualquier persona podría ver los datos que estás enviando a través de la red. Por ejemplo, el propietario de dicha red o cualquier otra persona que esté conectada a la misma.

  • Te pueden engañar para que te conectes a una red maliciosa

Es muy fácil crear un punto de acceso falso y hacerlo pasar por una red gratuita y pública. Muchos hackers copian los nombres de redes populares (como las de un restaurante conocido, la de un hotel o la de una tienda de ropa) para engañar a los usuarios y que se conecten a sus redes maliciosas, desde las que se atacará al terminal y se robarán los datos.

  • Pueden espiarte

Cada vez que te conectas a un wifi público te expones a ser fácilmente espiado. Al no existir medidas de seguridad que detecten prácticas maliciosas, cualquier persona desde la mesa de al lado podría estar analizando el uso que haces de internet: qué webs visitas, qué información introduces en el smartphone, qué apps utilizas

  • Dejas abierta la puerta a los virus

Las wifis públicas son el caldo de cultivo ideal para los virus que circulan por internet. Si tu teléfono tiene sistema operativo Android deberías instalar un antivirus antes de conectarte a una red de este tipo. De lo contrario te expones a que cualquier malware se instale en tu teléfono móvil sin que te des cuenta de ello.

  • Pueden suplantar tu identidad

Si tras conectarte a una red de este tipo alguien se ha hecho con tus datos privados, podrá suplantar tu identidad y hacerse pasar por ti en un montón de situaciones. Por ejemplo, publicando fotos guardadas en tu teléfono móvil en redes sociales, enviando whatsapps a tus conocidos o incluso realizando compras en tiendas online.

Consejos para usar redes de WIFI público

Como puedes ver, las redes wifi gratuitas son muy peligrosas. Pero si no te queda más remedio que usarlas, al menos toma ciertas precauciones. Por ejemplo, no permitas que tu dispositivo se conecte automáticamente y sin autorización. Debes configurarlo para que antes te pida permiso.

También es recomendable sustituir el uso de apps por el acceso desde el navegador. De esta forma te aseguras de que el protocolo que se utiliza es HTTPS. Y a pesar de que lo sea, evita hacer operaciones bancarias o introducir datos sensibles.

Por último, cuando termines de usar un red pública es recomendable que cierres la sesión de todos los servicios que has utilizado, que te desconectes de la red y que la elimines de forma manual.