tarjeta sanitaria europea

Cómo obtener la tarjeta sanitaria europea GRATIS

Si estás planeando viajar a Europa, ya sea por trabajo, por estudios o para pasar tus vacaciones, no olvides meter en la maleta la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE), un documento que puede ahorrarte algún disgusto y que hará que tu viaje sea mucho más seguro.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

¿Qué es la tarjeta sanitaria europea?

La Tarjeta Sanitaria Europea es una acreditación personal e intransferible que te da derecho a recibir asistencia sanitaria en cualquier país de la Unión Europea y en Suiza, siempre que la finalidad del viaje no sea recibir el tratamiento médico.

Los países en los que tiene validez son Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumania, Suecia y Suiza.

Esta tarjeta no tiene ningún coste, es totalmente gratuita, y puede obtenerla cualquier persona que tenga derecho a asistencia sanitaria en España, es decir, cualquier trabajador, desempleado, pensionista, jubilado… afiliado a la Seguridad Social o beneficiario de ella.

Con la TSA en el bolsillo, en caso de accidente o enfermedad que requiera atención médica, tu viaje por Europa no se convertirá en una pesadilla. Te podrá asistir un médico, recibir tratamiento en un hospital, ser transportado en ambulancia… Vamos, lo normal de cualquier residente en ese país, pero con un “pero”.

El “pero” es que la atención médica que recibirás será la misma que recibiría el residente de ese país, pero no la misma que recibirías en España. Esto significa que si en el país en el que te encuentras hay algún tipo de copago o tasa por la asistencia médica para sus habitantes, tú también tendrás que pagarlo.

En Francia, por ejemplo, la consulta médica tiene un coste de 1 euro. Por tanto, si estás de vacaciones en París y un médico francés tiene que asistirte, tendrás que pagar ese euro.

¿Cómo obtener la tarjeta sanitaria europea?

La Seguridad Social alertó en el pasado de ciertas webs ilegales que ofertaban esta tarjeta cobrando dinero por ella, así que mucho cuidado con confundirnos y dejarnos engañar. En realidad, obtener esta tarjeta es muy sencillo. Basta con acceder a la web oficial de la Sede Electrónica de la Seguridad Social y solicitarla completando el formulario habilitado para ello. Este trámite puede hacerse sin necesidad de certificado digital.

Para los que no son demasiado ágiles delante del ordenador y prefieren hacer estos trámites en persona, también puede solicitarse con cita previa en cualquiera de los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS), o bien en las Direcciones Provinciales o Locales del Instituto Social de la Marina (ISM)

Una vez solicitada, la tarjeta llegará al domicilio que figura en las bases de datos de la Seguridad Social en un plazo máximo de 10 días. Ojo con esto si te mudaste y olvidaste actualizar tu residencia si no quieres tener problemas con la recepción.

La validez de esta tarjeta es de diez años, aunque existen algunas excepciones. Para renovarla basta con contactar con los centros de Atención e Información de la Seguridad Social hasta 30 días antes de su caducidad. Si lo haces por la Sede Electrónica, el plazo es de 60 días.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!