Cómo conseguir la firma digital

¿Cómo puedo conseguir la firma digital?

La firma digital es un documento que facilita los trámites digitales con la Administración y otras entidades tanto para las empresas como para los particulares y autónomos. Por ello, en Vivus te queremos explicar qué es, para qué sirve y cómo podemos conseguirlo. Si quieres evitarte desplazamientos, costosos trámites burocráticos y largas colas en las diversas administraciones lee atentamente este post sobre la firma digital.

En primer lugar, vamos a explicar qué es la firma digital o también llamado certificado digital. Muy sencillo, se trata de un documento digital que es la única opción totalmente legal para garantizar tu identidad en Internet. Lo expide la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

Al tratarse de un documento totalmente legal y avalado por una institución dependiente de la Administración, la firma de cualquier documento mediante la firma digital garantiza que la persona que ratifica ese documento es realmente esa persona.

La firma digital son dos claves formadas por dos parejas criptográficas. Una de las claves es pública y la otra privada. Ambas se crean a través de un algoritmo matemático y cada una de las claves tan sólo se puede descifrar con su pareja.

¿Para qué sirve la firma digital y qué ventajas aporta?

La firma digital permite realizar trámites seguros tanto con la Administración Pública como con Entidades Privadas de forma online. Algunos tipos de trámites permitidos son:

  • Presentación y pago de impuestos
  • Firma de documentos y formularios oficiales
  • Presentar recursos y reclamaciones
  • Trámites relacionados con el padrón municipal
  • Consultar las multas de circulación
  • Tramitar subvenciones
  • Consultar y cumplimentar el censo

Poder realizar todo este tipo de trámites sin moverte de casa es la principal ventaja que se obtiene de tener una firma digital. También es muy importante que gracias a ella puedes olvidarte de desplazamientos y esperas innecesarias en oficinas de la administración.  No obstante, tiene otras muchas ventajas:

  • Garantía y fiabilidad de la firma electrónica al estar garantizada por un organismo público.
  • Validez legal de los documentos firmados mediante la firma digital.
  • Acceso a la información únicamente por las partes que comparten la información. Ya que las comunicaciones están cifradas.
  • Se gana tiempo: los trámites se pueden realizar a cualquier hora y cualquier día del año y no hay que esperar colas.

¿Qué pasos hay que dar para conseguir la firma digital?

Una vez que ya conocemos las bondades de la firma digital y cómo nos puede ayudar tanto en nuestra vida personal como laboral vamos a explicar qué pasos hay que realizar para conseguir la firma digital para personas físicas, es decir, para cualquier ciudadano:

  1. Acceder a la web de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre al apartado de persona física y obtener certificado de software. Antes de comenzar la solicitud hay que tener en cuenta las especificaciones que se necesitan para hacerlo. Para ello, hay que leerse detenidamente el apartado de “Consideraciones previas y configuración del navegador”.
  2. Tras estar documentado, ya se puede solicitar la firma digital. Para ello, hay que rellenar los datos personales del formulario y “enviar la petición”. Una vez enviada, llegará al correo electrónico un código que es necesario mantener a mano a la hora de acreditar tu identidad en una administración pública.
  3. Acreditar tu identidad ante un organismo público. La acreditación se realiza mediante la presentación del DNI, carnet de conducir o pasaporte junto al código enviado al correo tras la solicitud de la firma digital. La acreditación se puede realizar en las más de 400 Oficinas de Registro distribuidas en todo el territorio nacional.
  4. Una vez acreditada la identidad, hay que descargar el certificado. Para ello, hay que usar el mismo ordenador, el mismo navegador y el mismo usuario con el que se realizó la solicitud e insertar los siguientes datos: nº de documento de identificación utilizado en la solicitud, primer apellido, código de solicitud.

Una vez realizados estos trámites ya se tendrá el certificado y se podrá utilizar. Hay que tener en cuenta que la firma digital tiene una validez de tres años y que pasado este tiempo habrá que renovarla si se quiere seguir usando.

¿Ya tienes tu firma digital? ¿Te resulta útil? ¿Crees que es fácil conseguir la firma digital? Cuéntanos tu experiencia personal.