ahorrar espacio en la maleta

Como ahorrar espacio en la maleta para no tener que facturarla

Esos pantalones por si acaso, la chaqueta de pelo por si hace frío, los tacones de aguja por si hay que ir a una fiesta… Que levante la mano el que no haya sido capaz de cerrar la maleta en alguna ocasión. Para qué negarlo, nos ha pasado a todos. Pero… ¿cómo se puede ahorrar espacio en la maleta?

A continuación te ofrecemos algunos consejos para que tus cosas ocupen el mínimo espacio posible dentro de tu maleta. Si los sigues a rajatabla podrás hacer el apaño con una maleta de mano y te ahorrarás la facturación.

Cómo ahorrar espacio en la maleta ANTES de hacer la maleta

El espacio en la maleta se empieza a ahorrar antes de hacer la maleta. ¿Cómo? Muy fácil. Pon en práctica estos sencillos consejos:

  1. No esperes a última hora para hacerla. Por el contrario, redacta con suficiente antelación una lista con todo lo que vas a necesitar para tu viaje: documentación, ropa, accesorios, medicamentos, calzados…
  2. Estudia milimétricamente la ropa que te vas a llevar. Cuéntala por mudas: la del lunes, la del martes… y no lleves nada más. No te va a hacer falta, y lo sabes. Si acaso, una de reserva por si hubiese algún imprevisto.
  3. Intenta que la ropa sea básica y tenga colores neutros, así podrás combinarla fácilmente. Los colores grisáceos y azulados dan mucho juego ya que se pueden combinar fácilmente con vaqueros y calzado de cualquier tipo.
  4. Coloca encima de la cama todo lo que tienes que llevarte para que tengas una perspectiva general de lo que vas a meter en la maleta.

Manos a la obra. Una vez que tenemos todo esto claro, podemos empezar a hacer la maleta.

Cómo ahorrar espacio en la maleta MIENTRAS haces la maleta

Consejos vendo que para mí no tengo. Te deseamos mucha suerte haciendo el Tetris para ahorrar espacio en la maleta:

  1. Enrolla muy bien la ropa.

La mejor forma de doblar la ropa es enrollándola. Sigue los consejos de Marie Kondo: en el caso de las camisas y camisetas, extiéndelas y enróllalas creando cilindros y rectángulos; y los pantalones dóblalos en vertical en tres partes.  Por si no lo sabías, esta también es la mejor forma de evitar las arrugas y las marcas de doblado.

  1. Aprovecha los zapatos.

El calzado es lo que más espacio ocupa en el interior de la maleta, por lo que solo deberías llevarte el mínimo necesario. Recuerda que es verano y que estarás la mayor parte del tiempo en la piscina y en la playa.

Si no te queda más remedio que incluir algunas zapatillas de deporte o algún zapato para la noche, al menos aprovecha su interior. Por ejemplo, puedes meter ahí dentro calcetines y ropa interior bien envuelta en papel transparente o en pequeñas bolsas de plástico. Esta parte es clave para ahorrar espacio en la maleta.

  1. Usa bolsas al vacío.

Si las arrugas te importan más bien poco, usa bolsas al vacío. Metes en su interior la ropa, le enchufas la aspiradora y… ¡magia! Te sobrará maleta por todos partes.

También puedes usar esta técnica con la ropa sucia para el viaje de regreso. Ten en cuenta que cada recuerdo o regalo que traigas de vuelta necesitará su espacio en la maleta.

  1. Aprovecha los laterales.

La mayoría de la gente no aprovecha los espacios muertos que quedan en los laterales de la maleta. En esos espacios pequeños caben un montón de cosas: ropa interior, perfumes, desodorantes, cepillo de dientes, cremas, bisutería, cargadores…

No te preocupes por el orden. En menos de cinco minutos lo tendrás todo ordenado cuando llegues al hotel y deshagas la maleta.

No dudes en poner en práctica estos consejos si quieres optimizar al máximo el espacio de tu maleta. ¡Disfruta de tus vacaciones!

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!