scoring

Cómo te afecta el scoring a la hora de pedir un préstamo

Si alguna vez has pedido un préstamo, seguro que has oído la expresión scoring o credit scoring. Pero, ¿qué es exactamente eso del scoring? ¿En qué medida me afecta cuando pido un préstamo? En este artículo aclararemos todas tus dudas.

El scoring no es más que un programa informático que ayuda a los bancos a tomar decisiones sobre el riesgo de sus clientes. Se trata de una herramienta estadística, llamémoslo Inteligencia Artificial, que recomienda al banco si debe aprobar o no una operación de financiación.

El scoring es el Skynet financiero del mundo real, una IA capaz de evaluar, eliminando el sesgo humano, el perfil de riesgo de cada persona para prever con un gran porcentaje de éxito si esta será capaz de devolver o no un determinado préstamo en el futuro.

Su objetivo es estandarizar las respuestas para asegurar que el solicitante cumple uno a uno todos los requisitos exigidos por la entidad financiera para la concesión del préstamo. Al tratarse de un programa informático, no hay burocracia ni tiempos muertos: la respuesta es inmediata. Tan pronto se introducen los datos, la IA da su veredicto.

¿Qué tipo de información tiene en cuenta el scoring?

Cuanto mayor sea la información que procese el scoring, más fiables serán sus resultados. Cualquier scoring parte de una información previa sobre el cliente que obtiene de la base de datos del banco: su edad, profesión, vinculación con otros clientes de la entidad, saldos actuales e históricos, productos financieros contratados, ingresos, gastos domiciliados, historial crediticio, información de asnef, rai, cirbe….

En muchos casos esta información es más que suficiente para evaluar su capacidad de pago y el nivel de riesgo que asumiría la entidad. Sin embargo, el banco puede pedir información complementaria para un scoring más completo: tipo de contrato laboral de los intervinientes, justificación de la finalidad del préstamo, información patrimonial, tasaciones, datos registrales…

¿Cómo te afecta el scoring?

En función de la entidad, el scoring puede ser vinculante o no. Esto significa que, a la hora de la verdad, la última decisión sobre la concesión del préstamo la suele tener un humano. Hay entidades que solo consideran el scoring de forma informativa, frente a otras en las que este es decisivo y condiciona de forma casi definitiva la decisión.

Los scoring funcionan muy bien para los préstamos en masa o estandarizados. Sin embargo, a poco que haya que depurar un poco y personalizar el crédito, no son fiables. Puede pasar que a día de hoy el scoring te de para un préstamo de 30.000 euros y que mañana la cantidad baje a 24.000.

Los préstamos preconcedidos, por ejemplo, son el resultado de que un banco pase el scoring a su base de datos de clientes. La IA decide, en función de la información con la que cuenta el banco y de bases de datos externas, cuál es la cantidad de deuda y el plazo de devolución que podría asumir cada persona.

En definitiva, el scoring es una herramienta muy potente y útil que facilita a los bancos la evaluación de riesgos anulando el componente emocional. Pero esto no es suficiente para que su veredicto deba ser taxativo. Al final del proceso debe haber un ser humano que revise el caso, valore toda la información y tome la decisión final sobre la concesión o no del préstamo.