Cómo financiar un teléfono móvil: cuándo te conviene

¿Es mejor financiar el móvil o pagarlo al contado?

Hubo un tiempo atrás en el que las compañías telefónicas “regalaban” los teléfonos móviles a sus usuarios. La competencia entre ellas era tan feroz que el principal reclamo para captar nuevos clientes consistía en regalarles un teléfono móvil si hacían una portabilidad desde otra compañía.

No obstante, este regalo no era gratis. El usuario, a cambio del teléfono móvil, firmaba un contrato de permanencia con la compañía (normalmente de dos años) y se obligaba a mantener una determinada tarifa (normalmente muy cara). Durante este tiempo estaba “atado” a la operadora y si quería marcharse tenía que pagar una alta indemnización.

Hoy en día, las compañías telefónicas no regalan terminales, por lo que si quieres cambiar de teléfono, te toca pasar por caja y pagar. Llegados a este punto, muchas personas se hacen la siguiente pregunta: ¿es mejor financiar un móvil o pagarlo al contado con los ahorros?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Cuándo merece la pena financiar un móvil

Infografía | Cómo financiar un teléfono móvil

Infografía | Cómo financiar un teléfono móvil

Tras este titular que parece que tiene trampa se esconce una respuesta muy sencilla: solo interesa financiar un móvil cuando no conlleve el pago de ningún tipo de interés ni de comisión.

Hoy en día, los tipos de interés están más bajos que nunca, por lo quizás tengas suerte y encuentres una oferta para financiar la compra de un móvil al 0% de interés y con el 0% de comisiones.

Si no hay letra pequeña, en forma de seguro asociado a la compra u obligatoriedad de contratar cualquier otro servicio, financiar la compra puede ser una buena idea por dos motivos:

  1. Le ganas la partida a la inflación. Si todo los meses pagas lo mismo por el móvil y esa cuota pierde valor mes a mes por culpa de la inflación, en general, tú ganas un poco de poder adquisitivo gracias a la financiación.
  2. Puedes invertir el dinero que no desembolsas al contado. Si tenías ahorrado el dinero para comprar el móvil pero decides pagarlo a plazos, puedes invertir en bolsa el dinero y obtener rentabilidad por él.

Desde un punto de vista microeconómico, financiar un móvil sin intereses ni gastos asociados podría ser una buena idea. El único problema es que generas un nuevo gasto fijo: cada mes tendrás que pagar la cuota de la financiación.

Cuándo NO merece la pena financiar un móvil

Una de las grandes ventajas de pagar un móvil al contado es que una vez lo pagas, ya no hay más pagos. Te deshaces de todo el dinero de una sola vez y te liberas de la carga mental de tener que pagar cada mes (y durante muchos meses) la parte proporcional de la financiación.

Por tanto, si tienes el dinero ahorrado y no lo vas a necesitar a corto plazo, quizás la mejor opción sea no financiar la compra del móvil y sí pagarlo al contado.

Si estás muy endeudado, tampoco te recomendamos que adquieras una nueva deuda. En este caso, si no puedes pagarlo al contado será mejor que no te lo compres. Tómate un tiempo para sanear tu economía doméstica, cancela poco a poco tus deudas, ahorra hasta completar tu fondo de emergencia y, solo entonces, cómprate el teléfono.

En los casos en que te cobran intereses o comisiones para financiar el teléfono, tampoco es una buena idea usar la financiación, ya que terminarás pagando más dinero del que realmente cuesta. Si además tenemos en cuenta que los móviles se deprecian muy rápidamente, la inversión no podría ser peor.

Si a pesar de estos consejos decides seguir adelante con la financiación y pagar tu nuevo teléfono a plazos, al menos deberías calcular antes cuánto te va a costar la broma.

 

¿Cuánto puede costar financiar un móvil a plazos?

Como buena pregunta complicada, merece una respuesta complicada: depende. Depende de cuánto cueste el móvil, del plazo de la financiación o del tipo de interés y de las comisiones que te cobren, entre otros factores.

Con un ejemplo todo es más sencillo: vamos a suponer que quieres comprarte un móvil que cuesta 600 euros. Después de hacer un pequeño análisis de mercado llegas a la conclusión de que estas son las opciones de financiación más interesantes.

Opción 1. Préstamo al consumo con un tipo de interés del 10%.

Es la opción más sencilla, porque tu banco de toda la vida podría concedértela. En este caso, el importe total a pagar dependerá del plazo de devolución. Por ejemplo:

  • Si devuelves el dinero en 12 meses, el teléfono te costará 632,99 euros, por lo que pagarás 32,99 euros en concepto de intereses.
  • Si lo devuelves en 24 meses pagarás el doble de intereses, 64,49 euros y el teléfono te costará 664,49 euros.
  • Si lo devuelves en 36 meses los intereses se disparan hasta casi cien euros (96,97 euros) y el precio final sería 696,97 euros.

Como puedes ver, a mayor plazo de devolución, más intereses a pagar. Puedes hacer tus propias simulaciones aquí.

 

Opción 2. Financiación de la tienda al 0% de interés pero con una comisión de apertura del 10%.

En este caso, pagarás 60 euros de comisión independientemente del plazo de devolución del préstamo. Por tanto, si te ofreciesen una “financiación al 0% en 12 meses” (eslogan típico en muchas campañas de marketing), te resultaría más caro que contratar el préstamo de la opción 1.

 

Opción 3. Tarjeta de crédito revolving al 20% TAE.

Si decides usar tu tarjeta de crédito en modo revolving y eliges como forma de pago una cuota fija de 30 euros al mes, si el tipo de interés aplicado es del 20% (más o menos la media de este tipo de tarjetas), terminarás pagando 675,10 euros por tu móvil y tardarás 14 meses en pagarlo.

Si decides poner una cuota más pequeña, por ejemplo, 20 euros al mes, el teléfono móvil terminará costándote 838,70 euros. ¡Pagarás 238,70 euros solo de intereses! Y lo peor de todo es que tardarías tres años y 7 meses en pagar el móvil.

Ahora que tienes los números delante, ¿qué te parece la idea de financiar la compra de tu nuevo smartphone? ¿No crees que sería mejor idea ahorrar antes y pagarlo al contado?

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!