ahorrar conduciendo

Consejos para ahorrar conduciendo

Los desplazamientos en coche son parte de la rutina diaria de millones de personas en nuestro país. Aunque somos conscientes de que lo ideal es hacer uso del transporte público, lo cierto es que esta opción no es válida para todo el mundo. Por esta razón, el vehículo en propiedad es un elemento imprescindible en todos los hogares. Pero, ¿es posible ahorrar conduciendo?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

El problema del uso diario del coche son los gastos asociados que conlleva. No nos referimos solamente al gasto de gasoil o de gasolina, sino también a de las reparaciones, los peajes, las sustituciones de neumáticos, etc. Por suerte, podemos aprender a conducir de forma eficiente para reducir considerablemente estos gastos. Aquí van algunos consejos para ahorrar conduciendo.

Los mejores consejos para ahorrar conduciendo

  1. No pises el acelerador cuando arranques el coche. Con los motores antiguos esto era lo habitual, de ahí que muchas personas de edad avanzada aún lo hagan. Sin embargo, hoy en día esto ya no tiene sentido. Lo que sí que deberías hacer tras arrancar el vehículo es esperar unos segundos a que el motor coja temperatura, sobre todo en el caso de los motores diésel.
  2. Usa marchas cortas. Tenemos la mala costumbre de apurar marchas hasta el final pensando que es bueno revolucionar el motor para que “tenga brío”. Es un error. Lo recomendable es cambiar marcha a las 1.500-2.000 rpm en el caso de los diésel y a las 2.000-2.500 rpm en los gasolina.
  3. Conduce de manera uniforma evitando las aceleraciones y frenazos constantes. Lo ideal es mantener el régimen de revoluciones del motor en un nivel medio, ni muy bajo (cuando damos un frenazo) ni muy alto (en una fuerte aceleración).
  4. Comprueba la presión de los neumáticos. Estos deben ir hinchados a la presión recomendada por el fabricante, ni más ni menos. El rendimiento del combustible se ve reducido en torno al 3% cuando conducimos con una presión de 0,5 bares por debajo de la correcta.
  5. Modera la velocidad a la que conduces. La velocidad de circulación es el factor que más afecta al consumo de combustible. Reduciendo la velocidad a la que conducimos un 20%, el consumo de combustible asociado puede llegar a reducirse en torno al 50%.
  6. Frena de forma óptima. Para conseguirlo puedes hacerlo en tres fases: primero, levanta el pie del acelerador; a continuación, usa el freno motor; y solo en última instancia, pisa suavemente el pedal de freno. Ten en cuenta que cuanto más tardes en reducir la marcha del coche, menor será el consumo de combustible.
  7. Por último, usa el aire acondicionado solo cuando sea necesario y no de manera constante. Se estima que para una temperatura exterior de 25º C, el aire acondicionado reduce el consumo de combustible en torno a un 12%.

En definitiva, cuantos más de estos consejos apliquemos, mayor será el ahorro para nuestros bolsillos. ¿Tienes tú algún truco adicional para compartir? ¿Te hemos convencido de que es posible ahorrar conduciendo?

 

¿Buscas un préstamo sin papeleos?  En Vivus te ofrecemos un crédito de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!