transporte público

5 razones por las que deberías usar el transporte público

No te dejes engañar por los anuncios de la tele. Tener coche en propiedad ya no mola. Además del importante desembolso de dinero que hay que hacer para adquirir uno, también están los mantenimientos, revisiones, repostajes… Por eso el transporte público es tu salvación.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Las nuevas generaciones, millennials incluidos, prefieren alternativas más económicas y respetables con el medio ambiente, como el vehículo en alquiler, el transporte colaborativo y, la opción más demandada por todos: el transporte público. Ya puedes dejarte de excusas y olvidarte del coche.

Estas son los motivos por los que debes usar el transporte público

  1. Le haces un favor al medio ambiente. Es el argumento más utilizado para defender el transporte público y no faltan motivos. Cuanto más grandes son las ciudades y más vehículos privados circulan por ellas, peor es la calidad del aire que se respira. Madrid es un buen ejemplo. Si reducimos el uso del vehículo en propiedad y lo sustituimos por el transporte público, la calidad del aire mejora considerablemente y la polución se reduce a niveles casi nulos.
  2. Ganas tiempo para ti. Si conduces tu coche solo puedes hacer una cosa: conducir el coche. Nada de móvil ni de ordenador, por ejemplo. Sin embargo, con el transporte público podemos optimizar nuestro tiempo realizando alguna otra actividad de camino a casa o al trabajo: repasar el email, meditar, consultar las redes sociales, leer un buen libro…
  3. Es bastante más seguro. La probabilidad de sufrir un accidente mientras viajamos en metro o en autobús público es mucho menor que si lo hacemos en transporte privado. Solo viajar en avión o en barco es más seguro que en transporte público.
  4. Contribuyes a la armonía y al silencio de tu ciudad. Las ciudades con más uso del transporte público son también ciudades más silenciosas y armoniosas. La abundancia de tráfico provoca muchísimo ruido. Quizás nos hayamos acostumbrado al mismo y nos parezca lo habitual, pero no lo es en absoluto. El transporte público fomenta ciudades mucho más apacibles y con menos ruido.
  5. Tu salud lo agradecerá. Hay estudios que demuestran que los usuarios de transporte público tienen mejor estado de salud que los conductores de vehículos. Por ejemplo, un estudio del Centro Moriguchi de Salud en Osaka destacaba que los viajeros de autobús y tren tenían menores tasas de diabetes, hipertensión arterial y sobrepeso.

La calidad del transporte público de una ciudad es un indicador básico del compromiso de las autoridades con la habitabilidad de ésta. Cuanto más desarrollado está este, más lo está la ciudad. Desde Vivus invitamos a nuestros lectores a aparcar el coche y usar el transporte público. Todos ganamos.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!