Cómo traspasar un negocio

Cómo se hace para traspasar un negocio

¿Estás pensando en traspasar un negocio? Cuando te planteas emprender un negocio hay muchas incertidumbres. Una de las dudas que se tienen es si será mejor empezar de cero o poner tu sello personal a algo que ya estaba funcionando. Para esta alternativa existen los traspasos, pero ¿sabes cómo se hace un traspaso de negocio?, ¿qué implica?, ¿qué ventajas e inconvenientes tiene?

El traspaso es una opción muy habitual en pequeños comercios minoristas como establecimientos de hostelería, restauración, centros de estética o peluquerías. Los motivos que llevan a un propietario a la cesión son muchos aunque, los más habituales, son por jubilación de los dueños, por disolución de la sociedad que llevaba el negocio, por separaciones o porque el negocio de pérdidas.

 

Lee también: Ayudas para autónomos por el coronavirus

 

Qué es traspasar un negocio

A diferencia de cuando alquilas un local, que solo recibes el inmueble, en el traspaso se realiza la cesión del contrato de arrendamiento, es decir, además del espacio físico del negocio se incluyen diversos condicionantes.

  • Cesión de activos comerciales tangibles: el mobiliario, la maquinaria o equipos, el stock de productos, vehículos asociados…
  • Cesión de activos comerciales intangibles: como la marca o la cartera de clientes.
  • Subrogación del personal. Si el negocio tiene trabajadores también se puede acordar, dentro del traspaso, la subrogación del personal. Con esta fórmula los empleados pasan directamente a depender del nuevo propietario. Esto es habitual en empresas que tienen una misma finalidad ya que, de este modo, se aseguran contar con trabajadores con experiencia.

Todas estas negociaciones se realizan entre quien traspasa y el emprendedor que se quiere hacer con el negocio, sin necesidad de que intervenga el arrendador. En todo caso, es importante que compruebes que en el contrato en vigor no existen cláusulas que vinculan la cesión del negocio.

Otro punto que tienes que saber es que hay diferentes tipos de traspaso:

  • Cesión del contrato de arrendamiento. Se puede hacer directamente con el dueño del negocio sin que intervenga el propietario.
  • Traspaso de un local de una sociedad. En este caso te pueden ofrecer la cesión del negocio o de la sociedad. Ten cuidado e infórmate previamente de que no haya obligaciones económicas pendientes.
  • Locales propios. Lo habitual es que quién se hace con el traspaso pague un precio por el negocio y un alquiler mensual al arrendatario.
  • Por fallecimiento. En caso de defunción de la persona que llevaba el negocio se puede traspasar el local en las mismas condiciones.

 

Cómo hacer un traspaso de negocio

Grábate estos cinco puntos clave. Son la base que nunca tienes que olvidar antes de aceptar un traspaso:

  1. Valora la situación.

Antes de dar el sí a la persona que quiere realizar el traspaso es importante que tengas toda la información en tu mano. No te limites a ver el contrato de arrendamiento. Pregunta por las tasas e impuestos que tiene el negocio. Algunos cánones municipales dependen además de los metros de categoría de la calle en la que esté.

  1. Revisa el estado del equipamiento, no te vayas a encontrar con que la mitad de lo que te han ofrecido no funciona.

Comprueba el inventario que tiene el local y, sobre todo, infórmate de los motivos que han llevado al traspaso. Con todos estos datos y un estudio de mercado que te diga cómo está ese sector empresarial en tu zona, ya sabrás si es interesante aceptar esa cesión.

  1. Redacta un contrato claro.

Es importante dejar todos los acuerdos escritos en un contrato vinculante. Aquí te recomendamos que incluyas cuestiones como a qué parte corresponden los impuestos y aquellos en los que obligatoriamente te tienes que dar de alta.

  1. Convivencia.

El traspaso, como ya te hemos dicho, no es un alquiler sin más. Mientras en este sistema tú entregas las llaves y el inquilino se las apaña, aquí estás entregando un negocio completo. Por eso, lo habitual es que se pacte un periodo en el que el antiguo y el nuevo propietario estén juntos para conocer la maquinaria, proveedores o al personal si se mantiene subrogado.

  1. Trámites administrativos.

Aunque el negocio sigue existiendo, incluso con el mismo nombre, tienes que hacer un cambio de titularidad de la licencia de actividad para que la pongan a tu nombre o al de tu sociedad. Dependiendo del ayuntamiento, se puede tramitar online o personándose físicamente en las dependencias municipales.

 

Lee también: Qué es el ingreso mínimo vital y cómo funciona

 

Consejos ante un traspaso

No te olvides de seguir estos consejos y dejarte guiar por un profesional a la hora de firmar un traspaso:

  1. Revisa el contrato.

 Antes de dar el paso revisa bien el contrato de arrendamiento ya que algunos incluyen una cláusula específica en caso de cesión o traspaso. Puede ser que el propietario pida un porcentaje (que legalmente no le corresponde), la revisión del contrato o que se prohíba la cesión o traspaso. También debes ver si el arrendador te permite hacer obras o un cambio de actividad. Todas estas cláusulas deben estar fijadas en el contrato.

  1. Investiga las causas del traspaso. 

 Antes de aceptar un traspaso es importante que conozcas las causas que llevan al cierre de ese negocio. No es igual que el local eche la persiana porque no tiene suficiente clientela o que sea un negocio que funcione pero con unos propietarios en edad de jubilarse.

Pide certificados de ingresos y declaraciones de la renta para contrastar lo que te dice el propietario. En caso de que el negocio vaya mal piensa si es porque no se ha llevado adecuadamente o porque la idea no funciona. En ese caso, es como si empezamos de nuevo.

  1. Estudio de mercado. 

No te emociones, comprueba antes como está el mercado en esa zona. Mira el número de establecimientos iguales al tuyo que hay en los alrededores, tantea las posibilidades de clientes que tienes, la ubicación del local… Cuando emprendes hay que considerar muchos factores para llevar un negocio a buen puerto.

  1. Negocia. 

Quizá la parte más dura de conseguir un traspaso es el tira y afloja que se produce entre ambas partes. El propietario intenta imponer un precio, pero debes ser tú, con todos los datos que has recogido, el que negocie si la cantidad te parece excesiva.