perder peso

Objetivo perder peso: Cardio o HIIT, ¿qué es mejor para adelgazar?

Cualquier momento es bueno para ponerse en forma y perder peso. Y elegir el tipo de ejercicio adecuado para cada persona es fundamental. Un tema de debate bastante habitual en cualquier gimnasio es si es mejor realizar ejercicios cardiovasculares, como el running, o bien ejercicios de alta intensidad, conocidos como HIIT. Ambos tienen sus defensores y detractores. Los analizamos a continuación:

PERDER PESO CON CARDIO

Los ejercicios cardiovasculares de larga duración son la opción elegida por la mayoría de personas que quieren perder peso. Para empezar no hace falta nada especial, sino que bastan unas zapatillas de deporte y ropa deportiva. Además, pueden practicarse tanto al aire libre como en un gimnasio.

La duración recomendada está por encima de la media hora. Al tratarse de ejercicios de muy baja intensidad y que se practican a un ritmo lento o moderado, es necesario añadir minutos al cronómetro para que sean efectivos y ayuden a perder peso.

El ejercicio de cardio estrella es salir a correr. De lo que se trata es de mantener un ritmo constante durante todo el entrenamiento. Su gran ventaja respecto a los ejercicios de alta intensidad es que, una vez se está en forma, puede practicarse casi a diario. Además, es muy estimulador.

Sin embargo, hay una serie de aspectos negativos que también hay que tener en cuenta. Uno de los principales es que es fácil lesionarse al principio si no se miden bien los esfuerzos. El sobre entrenamiento es peligroso y suele acabar con tendinitis y mucho reposo.

Su otro gran inconveniente es que los efectos de practicarlo no son inmediatos. De hecho, no están garantizados si el ejercicio no se acompaña de una buena dieta. Esto desespera a muchos principiantes que acaban tirando la toalla a las pocas semanas.

PERDER PESO CON HIIT

Los HIIT (High-Intensity Interval Training) son ejercicios de alta intensidad que se caracterizan porque su duración es muy reducida, en torno a los 15 o 20 minutos. Consisten en intercalar periodos de alta intensidad con otros periodos de descanso completo o activo (de intensidad muy baja).

La gran ventaja de este tipo de ejercicios es que se requiere poco tiempo para practicarlos. Tampoco es necesario hacerlos más de dos o tres veces por semana. A pesar de esto, se ha demostrado que son muy efectivos no solo para perder peso, sino también para prevenir enfermedades cardiovaculares.

Los HIIT son ideales para aquellas personas que disponen de muy poco tiempo libre para entrenar. Con estos ejercicios podrán quemar un gran número de calorías en un espacio de tiempo muy pequeño.

Un ejemplo de HIIT es el Tabata, un método muy extendido que consiste en intercalar 20 segundos de ejercicio de muy alta intensidad y 10 segundos de descaso. Se puede practicar con bicicleta estática, en remo, saltando a la comba e incluso con sentadillas o dominadas.