etiquetado de alimentos

¿Qué información tienen que incluir el etiquetado de alimentos?

El pasado 13 de diciembre del 2016 cambió la legislación sobre el etiquetado de alimentos para hacerlo más efectivo, claro, sencillo y completo. En este sentido, se ha ampliado la información obligatoria en todas las etiquetas para que de este modo el comprador sepa en todo momento qué compra, de dónde procede, fecha de envasado, etc.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

La norma fundamental del etiquetado de alimentos es que una etiqueta debe ser legible, comprensible y además indeleble. Es decir, fácil de ver y de leer por parte de cualquier consumidor. No puede inducir a error o confusión, ni contener propiedades que el alimento no tiene. En este sentido, su obligación es ajustarse de la forma más fiel posible a la realidad de lo que explica.

Quizá te interese leer | Comer de tupper, la mejor opción en la oficina

etiquetado de alimentos

Novedades introducidas en la legislación de etiquetado de alimentos

Las principales novedades introducidas en diciembre de 2016 en la legislación sobre el etiquetado de alimentos y que son de obligatorio cumplimiento son que las etiquetas deben incluir los siguientes datos:

  • Denominación: Es decir, el nombre del alimento. En ocasiones es bastante sencillo, como el arroz, la pasta o las conservas. Pero en otras, cuando son productos elaborados o precocinados, se debe realizar una descripción lo más detallada posible de lo que es.
  • Ingredientes: Es necesario mostrar todos los ingredientes que componen el alimento. Lo que muchos consumidores desconocen es que estos se colocan de mayor a menor peso en el envase. En muchos casos se incluyen los porcentajes de cada ingrediente, al menos de los principales.
  • Alérgenos: Al igual que los bares, restaurantes y tiendas de alimentación se han visto obligados a incluir todas las sustancias que pueden causar alergias, esto ocurre en los productos envasados. Gracias a ello, las personas con alergias o con problemas especiales con algún alimento pueden planificar de antemano lo que van a ingerir y programarse dietas especiales. En este sentido el etiquetado se adapta a las nuevas demandas como los avisos sobre producto con gluten. A efectos prácticos son solo 14 los tipos de alimentos que deben contener información sobre alérgenos:

Quizá te interese leer | Cocinar barato: 5 blogs para convertirte en un chef

    • Cereales que tengan gluten, incluyendo los productos semielaborados con cereales como el pan, pastas, pan rallado, harinas, rebozados, etc.
    • Huevos y derivados que aparecen en salsas, pasteles, productos precocinados o cremas.
    • Pescados incluidos en sopas, cremas o pastillas de caldo.
    • Frutos secos dentro de aceites o chocolates.
    • Soja o derivados, en especial cuando vienen mezclados con lácteos.
    • Otros productos como el apio, mostaza, sésamo, dióxidos de azufres, altramuces, moluscos o crustáceos.
  • Cantidad: Obviamente la cantidad que viene dentro del envase debe detallarse en la etiqueta, ya sea en gramos, litros, etc.
  • Fecha de caducidad: Uno de los elementos fundamentales de las etiquetas y que más tiempo viene incluyéndose como medida de protección del consumidor. La frase en la que se incluye la fecha de caducidad debe indicar: «consumir preferentemente antes del…». Es obligatoria en especial en los productos perecederos como la carne, el pescado, los yogures o los congelados.

Quizá te interese leer | ¿Cómo se puede combatir el desperdicio de alimentos?

Otros datos en el etiquetado de alimentos de menor importancia

Tras éstos, hay otros datos del etiquetado de los alimentos que son menos importantes pero que también tienen que aparecer en el etiquetado. Éstos son:

  • Formas de conservación.
  • Empresa.
  • País de origen.
  • Información nutricional.
  • Porcentaje de alcohol en las bebidas que lo tengan.
  • Modo de empleo siempre y cuando sea necesario para poder utilizar el producto.

¿Te fijas en el etiquetado de los alimentos? ¿Crees que es fácilmente comprensible para todo tipo de usuario o que es muy complicada y no ayuda al usuario? ¡Danos tu opinión!

 

¿Necesitas una ayuda extra? En Vivus tenemos nuestros créditos rapidos  con los que te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para que hagas frente a cualquier imprevisto de forma sencilla. ¡En 10 minuto y sin apenas papeleo!