Comer de tupper

Comer de tupper, la mejor opción en la oficina

Preparar la comida en casa y llevarla en una tartera al trabajo es una de las formas más efectivas que existen de ahorrar con la alimentación y de desarrollar buenos hábitos alimentarios. Comer de tupper es nuestra mejor opción si tenemos el tiempo justo y además queremos ahorrar. Por si tenías alguna duda sobre estos dos hechos, en este artículo analizaremos por qué el tupper puede llegar a ser nuestro mejor aliado en la oficina.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

¿Por qué comer de tupper te ayuda a ahorrar?

Son dos los principales motivos para comer fuera de casa en el trabajo: la falta de tiempo para cocinar y el placer de desconectar de la oficina durante el rato del almuerzo. Sin embargo, comer en restaurantes cada día es caro. En 2013 la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI) señaló en un informe que seis de cada diez españoles comían fuera del trabajo durante su jornada laboral, con un coste medio por persona de unos 217 euros al mes.

Es lógico pensar que con el tupper ahorraríamos una importante cantidad de dinero cada mes. No los 217 euros completos, puesto que elaborar nuestra propia comida también tiene un coste, pero sí bastante dinero que podríamos destinar a nuestro ahorro si empezamos a comer de tupper. Con toda seguridad, más de 1500 euros al año.

Comer de tupper: mucho más saludable

Por otra parte, comiendo nuestra propia comida ganaremos en salud. Comiendo menús en restaurantes siempre picaremos con un refresco azucarado y en muchas ocasiones no pediremos lo más sano, sino lo que más nos apetece en ese momento, ya que pediremos con hambre y nuestra decisión seguramente no será la más inteligente. De los postres mejor ni hablamos.

Comer de tupper nos permite planificar mucho mejor nuestro menú semanal ya que cuando lo elaboramos no tenemos hambre y pensamos con la cabeza y no con el estómago. Así,  además de que sabemos lo que comemos, también eliminamos las tentaciones y reducimos considerablemente los alimentos más calóricos y los menos sanos. Vamos, que nuestra alimentación es muchísimo más sana.

La clave para no aburrirnos con la comida de tupper es preparar platos que nos gustan en un menú variado, evitando repetir comidas durante la misma semana. Desde un buen cocido madrileño hasta una suculenta paella valenciana, todo puede ir en el tupper sin problema.

Es importante tener en cuenta que cuando hablamos de comer de tupper no nos estamos refiriendo exclusivamente a la comida principal del día. Si el desayuno y la merienda entran en nuestra jornada laboral, lo mejor es llevarlos también preparados de casa. Volvemos al principio: ahorramos dinero (en torno a 5 euros diarios) y ganamos en salud (mejor un sándwich de jamón york que un bollo industrial de una máquina expendedora).

En resumen, las razones para cambiar nuestra rutina y empezar a comer de tupper en la oficina caen sobre su propio peso. Sin lugar a dudas, es una de las decisiones más inteligentes que podemos tomar y de la que seguro no nos arrepentiremos.  Te invitamos a que lo compruebes por ti mismo: tu cartera y tu cuerpo te lo agradecerán toda la vida.

 

¿Necesitas una ayuda extra? En Vivus tenemos nuestros créditos rapidos  con los que te ofrecemos hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para que hagas frente a cualquier imprevisto de forma sencilla. ¡En 10 minuto y sin apenas papeleo!