Descubre cómo tener éxito al estudiar online o estudiar a distancia

10 consejos para estudiar online y ser productivo

¿Te has planteado estudiar online o a distancia o te has visto obligado por el coronavirus? Gracias a las nuevas tecnologías, cada vez son más los centros de estudios, las escuelas de negocio y las universidades que han puesto en marcha modelos de estudio online y desde casa. Esta posibilidad permite a los centros ahorrar en recursos, facilitar los materiales y ofrecer una modalidad de estudio mucho más cómoda y flexible a sus alumnos.

Sin embargo, estudiar de forma online no está hecho para todo el mundo. Exige constancia, sacrificio y disciplina. Pero hay formas de hacerlo de forma eficiente.

 

Consejos para estudiar online o estudiar a distancia y tener éxito

Os dejamos 10 consejos para que estudiar de forma online y tener éxito.

 

1º. Aprovecha las nuevas tecnologías

Los estudios online requieren simplemente de un ordenador o dispositivo similar y una conexión a Internet. La academia que imparta los estudios proporcionará el resto de recursos necesarios para poder estudiar. Sin embargo, Internet pone a nuestra disposición toda la información del mundo para poder complementar los estudios y enriquecer la formación.

Es importante organizar toda la información que vayamos visitando, y que creamos que puede ser interesante, para no perderla. Para ello, puedes crear carpetas específicas en tu escritorio, marcadores o incluso utilizar algunas herramientas en la nube para visualizarla posteriormente en otros dispositivos.

 

2º. Organiza tu tiempo de manera eficiente

Estás estudiando desde casa, y esto significa que eres tú el único que va a organizar tu tiempo, ya que nadie más lo va a hacer por ti. Esta es una diferencia bastante importante respecto a la formación presencial, en la que son otras personas, generalmente los profesores, quienes se encargan de administrar todas tus jornadas de estudio.

Conviene ser disciplinados y establecer rutinas diarias en nuestros horarios: levantarnos todos los días a la misma hora, que los descansos sean los mismos y, si puede ser, que nos tomemos el café en el mismo momento de la mañana. Es decir, hacer en nuestro hogar lo mismo que haríamos si estuviésemos en clase.

 

3º. Acondiciona un lugar de estudio adecuado

El lugar de trabajo debe estar acondicionado para estudiar de la forma más cómoda y eficiente posible. Debe ser un lugar tranquilo, cómodo y, por supuesto, lo suficientemente aislado del resto de habitaciones para que la concentración sea posible.

Es importante elegir una sala que tenga una mesa amplia (dependiendo del tipo de estudio, quizá deba ser incluso más grande), una silla cómoda y todos los recursos necesarios a nuestra disposición.

 

4º. Complementa tus conocimientos

La mayoría de estudiantes creen que sus conocimientos deben limitarse en lo que aprenden en los cursos o en la formación que están teniendo. Pero también existen un sinfín de recursos en Internet para complementar tus conocimientos que pueden marcar la diferencia.

Herramientas como foros, MOOC’s (cursos abiertos), redes sociales, webinars, chats o videoconferencias sirven como recursos adicionales para complementar tus conocimientos. La mayoría de ellos son gratuitos, de manera que no aprovecharlos sería un desperdicio.

 

5º. Sé constante y paciente

Estudiar desde casa exige mucha disciplina, constancia y paciencia, virtudes que no siempre tenemos trabajadas. Puede ser muy difícil al principio, pero conviene que nos acostumbremos a este ritmo de trabajo y estudio si no queremos acabar agotados.

De ahí la importancia de establecer rutinas claras que ayuden a conseguir los objetivos. Y, por supuesto, la importancia de ser lo más paciente posible ante los resultados.

 

6º. Haz resúmenes de lo estudiado

A diferencia de la formación presencial, en la mayoría de cursos y carreras online disponibles en Internet, no existen pautas claras sobre qué es lo más importante de un temario o qué es lo más residual.

Así que, cuando recibas el material de estudio, es importante que sintetices y resumas en la medida de lo posible todos estos recursos educativos. Serán de gran utilidad cuando tengas que hacer los repasos.

 

7º. Intenta no distraerte con las cosas de tu casa

Estudiar desde casa tiene sus riesgos, especialmente por la gran cantidad de cosas que tenemos a nuestro alcance para distraernos: el móvil, el ordenador, la consola, la televisión… y no digamos ya si convivimos con niños pequeños; la concentración es una tarea prácticamente imposible en estas circunstancias.

La habitación o el despacho desde donde estudiemos tiene que estar lo más alejada posible de todas estas distracciones. En ocasiones, es una tarea imposible, sobre todo porque nuestros hijos no entienden que tenemos que estudiar, pero hay que intentar que las interrupciones sean las mínimas.

 

8º. Márcate metas e hitos de estudio

Tu objetivo principal es llegar a final de curso y aprobar los exámenes. Para llegar a ello, tienes muchos meses por delante, así que no tienes necesidad de empezar a estudiar hasta que no lleguen las fechas señaladas en el calendario. Te das un buen atracón a estudiar, y llegas a los estudios con el temario bien fresco, pero agotado.

El problema es que no siempre te ha dado tiempo a revisar todo el temario. Una pobre planificación puede hacer que no consigamos nuestro objetivo por mucho que hayamos estudiado. Por eso, es importante marcarte metas y objetivos de estudio intermedios, pero constantes en el tiempo.

 

9º. Nunca dudes en preguntar

Estar estudiando desde tu casa no significa que estés tú solo. Siempre tendrás un profesor (o más) de apoyo. Y en ocasiones surgen dudas para las que no siempre tenemos respuesta, ni siquiera consultando en Internet.

Los canales de comunicación en este modelo de estudios son bastante amplios: chats, videoconferencias, correo electrónico, teléfono, foros… Una amplia variedad de plataformas para que los estudiantes puedan resolver sus dudas de una forma sencilla y rápida. Así que nunca dudes en preguntar.

 

10º. No olvides tus periodos de descanso y haz deporte

Tan importante es estudiar como descansar. De nada sirve seguir delante del ordenador o de los libros si nuestra concentración ha caído a mínimos. Por eso, son importantes los periodos de descanso entre jornada y jornada. Nos ayudarán a relajarnos, a no estresarnos y a facilitar la concentración.

 

Los opositores lo tienen claro. Es necesario establecer al menos un día a la semana de descanso total, y otro de descanso parcial. Durante este tiempo de ocio, no olvides quedar con tus amigos, estar con tu familia y, por supuesto, hacer deporte. Abrirá tu mente, te relajará mucho más y te ayudará a dormir mejor.