Vuelve

¬ŅQu√© es la web 3.0?

21/2/2022
ūüíĽ ¬ŅQu√© es la web 3.0? | Vivus.es
Autor
Remo

Si hay un t√©rmino que estemos hartos de escuchar en lo que llevamos de 2022 es Web 3.0. ¬ŅQu√© carajos es la Web 3.0? ¬ŅEstamos en la 2.0? ¬°Y no nos hab√≠amos enterado! Bueno, lo cierto es que estos son conceptos que utiliza una peque√Īa parte de la poblaci√≥n especializada en el mundo online. Pero, hoy, t√ļ tambi√©n conocer√°s su significado. Vamos a explicarte qu√© es la Web 3.0 y cu√°l es su importancia.

Como podr√°s comprobar, la Web 3.0 es un concepto que pretende ser revolucionario. Si llega a ocurrir todo lo que promete, sin duda, nos encontraremos con un internet totalmente diferente al que estamos acostumbrados. Pero, bueno, no adelantemos acontecimientos. Vamos a ir paso a paso para que quede todo claro. ¬°Venga!

La web 1.0 y 2.0

Para entender qu√© es la web 3.0, es importante entender antes qu√© es la web 1.0 y la 2.0. Y es que, aunque quiz√° a ti todo esto te suene nuevo, lo cierto es que ya hace tiempo que se utilizan estos conceptos para referirse a las diferentes etapas por las que ha pasado internet a lo largo de sus m√°s de 30 a√Īos de historia.

Así, la web 1.0 sería aquella que estaba compuesta por sitios web muy dispersos, con poca centralización. Existían miles de webs y ninguna de ella tenía un peso mucho mayor que las demás. Además, como crear páginas web era difícil, era muy difícil, también, que el usuario crease contenidos. Es decir, internet era unidireccional. Las webs emitían información, pero no recibían respuesta por parte de los usuarios.

La web 2.0, en cambio, supuso la concentración de internet en unos cuantos sitios web. Así, la mayor parte del tráfico web, actualmente, se concentra en Google, Facebook, Amazon, Netflix y algunos otros pocos grandes jugadores. Por supuesto, hay cientos de millones de webs más, pero éstas apenas tienen peso. El tráfico web se ha concentrado en este tipo de gigantes tecnológicos, sea directamente (caso de Facebook e Instagram) o indirectamente (caso de AWS de Amazon).

Además, la web 2.0 trajo algo más, y es la posibilidad de que el usuario pudiera participar. Estas grandes webs lo que hicieron, en buena medida, fue facilitar a los usuarios poder publicar sus pensamientos y contenidos. Facebook permitía compartir lo que pensabas, Instagram tus fotos, etc. De este modo, sacrificamos descentralización de internet a cambio de poder comunicarnos con más facilidad y de forma bidireccional.

La web 3.0 y sus promesas

La web 3.0 promete ser una síntesis de las dos etapas anteriores. Pretende tener la misma descentralización que la web 1.0, pero con el mismo nivel de bidireccionalidad que la web 2.0. Es decir, pretende que cualquiera pueda crear contenidos, pero que los datos no estén concentrados en unas pocas manos. En un supuesto idealista, ni siquiera el tráfico se concentraría en unas pocas webs, aunque esto es menos probable, como veremos.

Las promesas de la web 3.0 no dejan de ser una evolución de la idea inicial que se tenía del internet. En los albores de internet, los más frikis y nerds imaginaban una forma de comunicación descentralizada y sin censura. Con el paso del tiempo y el crecimiento de los gigantes tecnológicos, vimos que esto no sucedió. Se masificaron ciertas webs y éstas obtuvieron poder para censurar. Eso busca cambiar la web 3.0.

La web 2.5

Antes de pasar a hablar de las posibilidades de éxito de la web 3.0, conviene hacer mención de lo que se conoce como la web 2.5. Y es que, mientras migramos desde la web 2.0 a la 3.0, es muy probable que veamos soluciones híbridas que no terminan de ser ni una cosa ni la otra. Esto es lo que va a suceder con empresas como Twitter, que integrarán cuestiones de web 3.0 a pesar de tener una estructura de web 2.0.

Estas empresas pueden contribuir hacia esa idea de web 3.0 o pueden hacer que todo el proyecto colapse, convirtiendo a la web 3.0 en una web 2.0 con otra apariencia y otras tecnolog√≠as detr√°s. Es algo que est√° por ver. Pero, en cualquier caso, parece inevitable que veremos muchas de estas webs 2.5 en los pr√≥ximos a√Īos, puesto que el auge de las criptomonedas y de la web 3.0 atrae mucho dinero.

¬ŅSe cumplir√°n las promesas de la web 3.0?

La pregunta del millón. Y la verdad es que no es fácil de contestar. Lo cierto es que hay una razón para creer que sí se cumplirán y muchas razones para creer que no se cumplirán. La razón por la que sí es posible que se cumpla es que hay millones de personas muy inteligentes trabajando para que, efectivamente, suceda. Las razones por las que, probablemente, jamás llegue a suceder, son más variadas.

En primer lugar, es posible que alcancemos un nivel aceptable de descentralización de datos y que los protocolos de las plataformas sean abiertos, pero existe una cosa que se llama efecto de red que dice que, cuanta más gente participa en la red, más atractiva se vuelve. Es mejor Facebook con mil millones de usuarios que con cinco. Es probable que, en la web 3.0, también se concentre el tráfico en unas pocas plataformas.

En segundo lugar, la gente no va a aprender tecnología, y eso llevará a una situación como la que sucedió en el internet 1.0, donde la gente no podía crear sus propias webs. En tercer lugar, ya estamos viendo que se va a producir una centralización. Por ejemplo, en el mercado de los NFTs, hay dos o tres grandes jugadores que aglutinan todo el mercado. Así que… Es poco probable que lleguemos a ver una web 3.0 completa tal y como se suele plantear.

 

Como puedes ver, la Web 3.0 es una propuesta de lo m√°s interesante. Y, sin duda, tenemos las herramientas tecnol√≥gicas para llegar a ella. Sin embargo‚Ķ ¬ŅEstamos listos para tener un internet de este tipo? ¬ŅLas din√°micas sociales conducir√°n a ello? S√≥lo el tiempo lo dir√°. De momento, lo mejor que podemos hacer como emprendedores, inversores y usuarios es mantenernos atentos y tomar posiciones para tratar de beneficiarnos de la tendencia.

¬ŅQuieres tu primer pr√©stamo ya?

Consigue tus primeros 300‚ā¨ sin intereses ni comisiones, y devu√©lvelos en 30 d√≠as

Solicita tu crédito ahora

Artículos Relacionados