microcréditos

¿Por qué las empresas de microcréditos dan el dinero tan rápido?

Los microcréditos son productos de financiación que permiten conseguir dinero rápido a devolver en períodos cortos de tiempo, sin dar explicaciones. El dinero de estos pequeños préstamos está disponible para el solicitante en menos de 24 horas, tras haber hecho la solicitud por Internet.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Las empresas que prestan estos pequeños préstamos, cuya cuantía suele ser de unos 300 euros o 1000 euros, a devolver en 30 o 60 días, pueden realizar las gestiones de forma rápida porque disponen de una estructura ágil y sencilla. No están sometidas a la burocracia de la banca tradicional.

Las empresas que conceden microcréditos no piden avales, ni nóminas. Solo se necesita el DNI para poder acceder a la financiación. Las compañías prestatarias no son financieras, ni tampoco forman parte de la banca tradicional. Se trata de empresas que prestan dinero amparadas por la Ley 22/2007 de 11 de julio, sobre comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores.

Gracias a la rapidez de su gestión, a no cuestionar la solvencia de los solicitantes y a su discreción, cada vez son más las personas que tienen acceso a la financiación. El papel de estas organizaciones es muy importante, ya que no niegan un crédito a una persona que, en un momento de su vida, no haya podido pagar la factura de la luz y por eso esté en un fichero de morosos. Más bien, velan por la universalidad de la financiación, dando la oportunidad de conseguir para resolver un problema o dar solución a una emergencia.

Muchos particulares optan por la financiación rápida para, por ejemplo, pagar la reparación del coche, ya que puede ser un gasto inesperado. El dinero rápido permite hacer frente al imprevisto de la reparación sin poner en riesgo la economía familiar, ya que el coche es necesario para trabajar.

No obstante, hay que tener en cuenta que al solicitar un crédito tradicional o un microcrédito hay que ser responsable puesto que es dinero que se tiene que devolver. En este sentido, se tiene que solicitar sabiendo que se va a poder devolver en el plazo asignado o bien asumir el posible aumento de intereses que supone no pagar en tiempos.

 

¿Buscas un préstamo sin aval?  En Vivus te ofrecemos un crédito de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!