Consejos para superar la depresion post-vacacional

Siete consejos para superar la depresión post-vacacional

Seguro que coincides con nosotros en que las vacaciones son uno de las mejores épocas del año. Sin embargo, como todas las cosas buenas, son breves, demasiado breves.  Irritabilidad, apatía, tristeza, cambios de humor… Todos son síntomas comunes de la denominada “depresión post-vacacional”. ¿Te suenan? Si la respuesta es afirmativa, os damos los siguientes consejos para superarla:

  1. Segmenta las vacaciones. Quizás ya sea un poco tarde para este año, pero para el próximo ten en cuenta que lo recomendable es no cogernos todas las vacaciones a la vez, sino segmentarlas en varias partes a lo largo del año. Por ejemplo, dos semanas en verano, una en diciembre-enero y otra en marzo-abril, e incluso en fines de semanas o puentes si es posible.
  2. Programa el regreso a casa con tiempo. A todos nos gusta apurar las vacaciones hasta el último día, pero esto no es lo aconsejable. No hay mente humana que sea capaz de pasar sin traumas de un hotel todo-incluido a la oficina de un día para otro. Lo recomendable es regresar de las vacaciones un par de días antes de comenzar la rutina laboral, para que nuestro cuerpo se adapte poco a poco al nuevo (y conocido) entorno.
  3. Comienza el trabajo priorizando tareas y pensando en positivo. Suele ser habitual agobiarnos los primeros días de trabajo porque este se nos ha amontonado. Se aconseja comenzar a trabajar progresivamente, sin agobios y pensando en positivo. Es fundamental saber priorizar adecuadamente las tareas. La primera semana siempre es la más dura, pero pasada la misma nuestra mente vuelve a adaptarse al entorno laboral.
  4. Respeta las horas de sueño. Nuestro cuerpo tiene que descansar tras haber estado varios días comiendo mal, trasnochando y durmiendo a horas no habituales. Acabadas las vacaciones, hay que volver a regularizar nuestros ritmos de sueño. El objetivo es que este sea reparador y no estemos cansados durante todo el día.
  5. Haz deporte. Con la práctica del deporte liberamos endorfinas, unas proteínas que nos hacen ser más felices. Además, nuestra mente se relaja, desconectamos de las preocupaciones y somos más optimistas. Si no eres deportista habitual, no hay ninguna razón por la que no puedas empezar a dar caminatas de una hora tres o cuatro veces a la semana. Cuánto más deporte practiques, más te apetecerá practicarlo.
  6. Ponte pequeñas metas. Las metas sacan lo mejor de cada uno. Las pequeñas metas ayudan a que el tiempo pase más rápido y tienen un efecto motivador importante. Por ejemplo, una cena con amigos apuntada en el calendario, una hucha para ahorrar para un fin de semana… La idea es tener un objetivo en mente que nos ayude a ser optimistas y felices.
  7. Huye de la rutina tanto como sea posible. Busca algo diferente, algo que te guste. La rutina no es buena, resulta tediosa y deprimente. Por ello, hay que intentar realizar actividades que se salgan de nuestra vida cotidiana. No tiene que ser un cambio radical. Puedes empezar por consultar las actividades culturales y de ocio de tu ciudad. Quizás te lleves una sorpresa y descubras un hobbie que jamás te planteaste que tenías.

 

¿Buscas una ayuda extra? En Vivus te ofrecemos un micropréstamos online de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!